X

Con la licitación frenada, a Larreta le estalla un conflicto subterráneo

Los metrodelegados denuncian que las formaciones de la línea E no pueden circular. La cuña del peronismo. La puja del Gobierno con Metrovías.

Por 26/10/2020 14:59

La formación circulaba con normalidad en dirección al microcentro. Al llegar a la estación Independencia, la unidad de la Línea E descarriló y uno de sus vagones, que viajaba con 20 pasajeros, impactó de costado con el andén. Según la empresa Metrovías, se decidió evacuar a esa cantidad de personas, ninguna herida, pero los metrodelegados advierten que dos empleados del servicio de transporte debieron ser atendidos por personal médico. La colisión ocurrió el martes 20 de octubre a las 18.30 y, con la empresa operadora y los sindicatos en el medio, la mirada apunta hacia el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, mientras el peronismo porteño se subió al tema y elevó un pedido de informes para que la administración porteña detalle el estado de toda la flota de la línea que une Flores con Retiro.

La "desinversión" de la Línea E, como denuncian los sindicatos, le estalla a Rodríguez Larreta en medio del demorado e inconcluso proceso de licitación del subte de la Ciudad. La pelea por el contrato ya lleva dos años y quedó con la actual operadora, Metrovías, como única oferente, tras el retiro de la oferta de la francesa RATP y de Keolis, también francesa pero en alianza con la londinense TFL y Corporación América (Grupo Eurnekián). La empresa del Grupo Roggio quedó en soledad y todo indica que retendrá la operación de las seis líneas y el Premetro porque ya tiene luz verde de la gestión Larreta sobre todos los trámites técnicos, jurídicos y económicos. El último paso fue la aprobación de la oferta económica, pero resta la adjudicación, que debe pasar por la Procuración General de la Ciudad, que en estas horas se dedica casi en exclusividad a defender la demanda ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) por el recorte de la coparticipación.

 

 

Por ese motivo, la resolución del contrato del subterráneo no es prioridad para la Jefatura de Gobierno. Al ser un servicio esencial, la prestación del transporte no puede interrumpirse. En rigor, Metrovías amplió su consorcio y todavía hay cuestiones burocráticas que deben finalizar antes del take over, pero, como se trata de la misma firma (cambiaría solo la razón social), el gobierno porteño mantiene congelado el proceso.

 

Así quedaron el andén y la formación de la Línea E tras el impacto en la estación Independencia (FOTO: Bloque FdT)

 

La empresa, por estas horas, estudia la falla de la formación de la Línea E, que cuenta con las unidades más antiguas de toda la red. Tal cual lo establece el contrato vigente, la compañía del Grupo Roggio no interviene en las inversiones para la compra, remodelación o cambio de vagones y formaciones. Esa potestad es de SBASE, la empresa estatal que controla el subte y negocia mes a mes los subsidios que gira a la empresa para garantizar el servicio. 

A la espera de una resolución de la licitación, la puja entre Metrovías y el Gobierno es por el estado actual del servicio: producto de la pandemia por coronavirus y las normas de aislamiento, se restringió la cantidad de pasajeros. Hoy, el subte transporta el 8% de pasajeros que trasladaba previo a la cuarentena. Sin embargo, opera al 50% de su capacidad y tiene habilitadas 50 de las 90 estaciones. Bajo esa lógica, la operadora también pugna por apertura de actividades y ampliar el espectro de pasajeros habilitados a tomar el subte para engrosar la recaudación.

 

 

Ante la colisión en la estación Independencia, legisladores del Frente de Todos (FdT) se movieron en bloque con los metrodelegados y alertaron sobre la "desinversión" de la Línea E. "La falta de inversión en el subte de la Ciudad se observa en formaciones obsoletas, con presencia de amianto, que deben dejar de circular a la brevedad", cuestionó el bloque opositor.

"Lo más urgente es la renovación de la flota. Deben retirar todas las formaciones con amianto, que son obsoletas, como la que descarrilló", cruzó Roberto Pianelli, titular de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro. De acuerdo al gremio, la formación que descarrilo es de 1963 y "debería estar fuera de circulación desde hace 20 años".

Tras la reunión con metrodelegados, los diputados del FdT Claudio Ferreño, Cecilia Segura y Javier Andrade presentaron un pedido de informes en la Legislatura porteña para que el gobierno porteño detalle el estado de todas las formaciones de la Línea E y comunique "el plan de acción y de inversión futuro para renovarlos".