X
La propuesta surge de la presentación formal que hizo la compañía francesa para justificar su plan empresarial ante el Gobierno. También, propone cambiar el sistema de “guardas” en las formaciones.
Redacción 22/01/2020 14:59

A la espera del cierre del plazo para presentar impugnaciones y con una nueva prórroga para Metrovías hasta que se apruebe la adjudicación por 15 años de la operación del subterráneo de la Ciudad de Buenos Aires, la empresa francocanadiense propuso achicar la planta de personal y aumentar la carga laboral de los trabajadores.

La información surge de la presentación formal que hizo la compañía sobre el plan empresarial y las inversiones que piensa desarrollar si gana la licitación, que ya lleva más de un año de curso. En ese expediente, que analiza la Comisión Evaluadora, Keolis consigna que "la eficiencia que el consorcio aportará a la programación de todo el personal operativo nos permitirá prestar el servicio con menos personal que el que actualmente figura en la nómina"

Bajo esa lógica, aclara que no tiene previsto el reemplazo de personal dado de baja por fallecimiento o jubilación. También, la propuesta incluye la operación de trenes con un solo operario y la eliminación del guarda de formación. Según trascendió, la compañía pretende que el guarda pase a ser un operario que, megáfono en mano, será el encargado de orientar a los pasajeros a la hora de subir y bajar de la formación y de ordenar el tránsito bajo tierra.

 

Lento. El proceso licitatorio para definir el nuevo operador del subte se atasca.

 

A su vez, Keolis le propuso al Gobierno porteño sumar una hora de trabajo a la jornada: pasaría de seis a siete. La novedad llegó a la velocidad de la luz a las oficinas de Metrodelegados y la UTA, los dos gremios que cohabitan el subterráneo. "Identificamos un requisito de 498 conductores en comparación con un total actual de 557. Esto crea un posible excedente de alrededor de 60 empleados que pasarán a integrar nuestro programa de mejoras que se implementará inmediatamente después de la toma de posesión", le propone Keolis al Gobierno porteño.

"Somos conscientes de la sensibilidad con respecto al despido obligatorio y no tenemos intención de adoptar ese enfoque", aclara la empresa, que participa de la licitación junto al Grupo Eurnekián.