X

Contra la mayoría abrumadora de Larreta en la Legislatura, la oposición busca caldear la discusión pública para intentar torcer el apoyo de los aliados de JxC.

Por 15/10/2020 18:29

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta avanza con un megaproyecto en la Costanera Norte que, consumada la venta de terrenos, permitiría la construcción de un parque lineal de 13 hectáreas y un desarrollo inmobiliario de lujo similar a Puerto Madero, cuando ese terreno podría utilizarse en su totalidad para saldar una gran deuda de la ciudad con sus habitantes: los espacios verdes. Ya consiguió el aval del bloque de Martín Lousteau en la Legislatura y ahora espera atravesar sin obstáculos la audiencia pública, pero el peronismo porteño se prepara para estallar esa instancia obligatoria y previa a la sanción definitiva.

La rezonificación de terrenos se aprobó en primera lectura el jueves, en el marco de una sesión cargada de cruces entre el bloque oficialista y los opositores de la izquierda y del Frente de Todos (FdT). En paralelo, el tema escaló y generó un movimiento de reacción en redes sociales porque implicaría, según la versión de la oposición, una “privatización” del acceso al Río de la Plata en ese sector de la costanera porteña.

 

 

Subido a ese descontento social, el FdT lanzó la campaña “Defendamos el Río” para regar de voces opositoras al PRO y al proyecto del oficialismo en la audiencia pública que se celebrará el 27 de noviembre. Este tipo de audiencias son de carácter no vinculante, por lo cual lo que allí se debate no impacta en la reglamentación parlamentaria final.

En 2021 culminan las concesiones de Costa Salguero y Punta Carrasco, que llevan más de 30 años, atravesaron gobiernos de todos los colores políticos y fueron transferidas a la Ciudad por el Congreso recién en 2001. El gobierno porteño, a través de la Secretaría de Desarrollo Urbano, impulsa la “puesta en valor” de la zona ante años de explotación privada de ambos complejos, donde se instalaron locales gastronómicos, centros de convenciones, estacionamientos y discotecas. Es decir, un sector rodeado de cemento que torna al río inaccesible para la gente.

 

 

La iniciativa que propone Rodríguez Larreta contempla el Parque Salguero –paralelo a la Costanera Rafael Obligado, desde Aeroparque hasta Costa Salguero– y promueve una superficie edificable de 265 mil metros cuadrados, donde se podrán levantar comercios, oficinas, hoteles y viviendas. Aunque se lo presenta como un mix de parque verde y desarrollo inmobiliario, la oposición advierte que el proyecto del oficialismo replica el mismo escenario y la vista y el acceso al río continuará “privatizada”.

El FdT se juega todo a frenar el megaproyecto, aunque no cuentan con los votos necesarios para bloquear la iniciativa. La llave, como quedó demostrado la semana pasada, es y será el bloque de Lousteau, que ya adelantó que acompañará la segunda lectura si el PRO respeta las modificaciones propuestas en torno al incremento de espacios verdes en la zona.

 

 

Por cuestiones sanitarias, las audiencias públicas se realizan mediante una plataforma digital de videoconferencias y son transmitidas en vivo en el canal de YouTube de la Legislatura porteña. Al mejor estilo afiliación partidaria, el peronismo lanzó una campaña para que vecinos y vecinas se anoten para participar. En la Legislatura hay un antecedente de una audiencia pública cargada de tensión que terminó con un revés para el PRO: en 2014, el oficialismo proponía nombrar como juez al exfuncionario porteño involucrado en la tragedia de Beara, Martín Diego Farrell, pero la presión social pudo más y se cayó el pliego.

En paralelo, organizaciones de ambientalistas de la Ciudad piden firmar una petición para “frenar la venta de Costa Salguero y la cementación de la Ciudad”. Al mismo tiempo, circularon en redes sociales listas con el nombre y apellido de cada legislador y legisladora que avaló el proyecto del oficialismo, desde los macristas hasta los aliados de la UCR, Coalición Cívica, Confianza Pública y el socialismo de Roy  Cortina.

La postura del principal bloque opositor se asemeja a la de JxC en el Congreso: sin número para torcer el destino de la agenda del larretismo, se promueve un escenario de confrontación total. Con la conformación actual, el gobierno porteño tiene un interbloque de 37 bancas de un total de 60, un número que le permite alcanzar la mayoría simple y el quórum propio.