X
Tras reunirse con Cambiemos, las entidades agrarias sondearán a los espacios minoritarios que votaron a favor del aumento impositivo junto al Frente de Todos. Ultras y grietas.
Por 24/01/2020 11:10

La renegociación de la deuda externa no fue el principal tema que abordaron los diputados de Juntos por el Cambio durante esta tercera semana del año. La mayor atención se la llevó el agro, luego de una reunión que mantuvieron los representantes de la Mesa de Enlace con las principales autoridades legislativas de la alianza opositora. “El oficialismo no tiene los 136 votos que le permitió aumentar las retenciones en diciembre. Sólo tiene 120. Por eso nosotros fuimos claros: las entidades tienen que tejer lazos con los bloques minoritarios para inclinar la balanza del consenso a favor de los productores”, le explicó a Letra P el diputado de la UCR y productor agropecuario Atilio Benedetti.

Desde la mesa que reúne a las entidades confirmaron a este medio que tomarán el guante y se reunirán con los bloques Consenso Federal y Unidad Federal para el Desarrollo, dentro del pelotón de seis minibloques que concentran a los 18 diputados que votaron en diciembre a favor del aumento de las retenciones con el Frente de Todos. La decisión confirma que las entidades agrarias comenzarán a surcar los pasillos del Congreso para resistir nuevos aumentos impositivos y, si es posible, revertir los vigentes. El objetivo es directamente proporcional a las dificultades que deberán afrontar para lograrlo, pero es el aspecto menos conocido de la reunión. 

 

 

En medio del sopor veraniego, la primera versión que circuló sobre el encunetro habló de un presunto pedido opositor a las entidades para que señalen y “escrachen” a los diputados que se manifiesten a favor de otro aumento impositivo. Según confiaron en el PRO, “ése no fue el tono de la reunión”. Se trató de una cita programada para “escuchar las preocupaciones que tienen los productores, pero también para darles herramientas dentro del Congreso que les permitan sumar adherentes, no rechazarlos”, remarcó uno de los legisladores macristas que tomó nota del rosario de planteos y lamentos que llevaron los dirigentes agropecuarios.

 

 

También aportaron un detallado mapa de los reclamos que protagonizan sectores “autoconvocados”, que se identifican con el movimiento Campo Más Ciudad. A principios de este año ese espacio resolvió “reconocer a la Mesa de Enlace como único interlocutor válido ante el Poder Ejecutivo”, con el objetivo de presentar en el Congreso un proyecto de ley que elimine las retenciones. Según pudo saber Letra P, ese texto todavía no fue terminado, pero la demora también refleja las tensiones que atraviesan a la Mesa de Enlace desde que fue recibida por el presidente Alberto Fernández antes de fin de año: un sector más cercano a los pequeños y medianos productores apuesta a buscar una negociación que baje la carga impositiva y los grandes exportadores y arrendatarios sostienen una posición más dura.

 

 

“Uno de los puntos prácticos que tienen que trabajar tiene que ver con el 3% adicional que quedó planteado en diciembre, durante la sanción de la Ley de Solidaridad y Reactivación productiva. Si hubiere un nuevo proyecto, deberían buscar los votos para apoyarlo. Nosotros ya hemos dado muestras de eso, pero la otra pieza la tienen que aportar ellos antes de endurecer sus posiciones”, reflexionó un miembro del PRO muy empapado de la situación agraria.

Desde Confederaciones Rurales Agrarias (CRA), confirmaron que se comprometieron a “trabajar la cuestión impositiva tanto nacional como provincial”, aunque las preocupaciones del agro no sólo tienen que ver con impedir el aumento de las retenciones. También, en los aumentos que afrontarán en el pago de impuestos locales a partir de la suspensión por un año del Consenso Fiscal firmado en 2017, otro de los temas que preocupan a las patronales del campo.