X
En línea con su postura nacional, el Frente de Todos reclama acciones urgentes para las clases baja y media. Proponen extraer $10 mil millones del Presupuesto para solventar la batería de medidas.
Por 09/09/2019 12:01

Con la campaña hacia las elecciones generales de octubre nuevamente en marcha desde el fin de semana, el peronismo porteño puso en un brete a Horacio Rodríguez Larreta y, en espejo con la postura nacional del Frente de Todos, demandó que el jefe de Gobierno declare la emergencia económica y social en la Ciudad de Buenos Aires. El fundamento es el agravamiento de la crisis económica, producto de la reciente disparada del dólar y su consecuente impacto inflacionario.

A nivel nacional, los sindicatos, el PJ Nacional, el bloque de diputados nacionales de Unidad Ciudadana y las organizaciones sociales avanzan en un proyecto similar que aún se discute en el Congreso. La propuesta del peronismo capitalino ya ingresó como proyecto de ley en la Legislatura local y contempla una "traslado" de $10 mil millones del Presupuesto 2019  para "reducir la carga impositiva de los vecinos, direccionar recursos para el consumo y reactivar la actividad económica", según el texto al que accedió Letra P.

En rigor, se propone reservar esa cuota del presupuesto desde octubre hasta diciembre próximo para solventar el paquete de medidas. El Frente de Todos porteño también propone que el Banco Ciudad financie promociones en supermercados para compras con tarjetas de débito y que el Gobierno aumente la masa de subsidios al servicio eléctrico y prohíba los cortes de luz por falta de pago.

 

 

El paquete de medidas incluye una bonificación "total" de $1.000 en la boleta mensual de ABL y de $200 en el pago de patentes.

A nivel nacional, la ley para declarar la emergencia nacional implica darles al Ministerio de Desarrollo Social y a la Jefatura de Gabinete las herramientas administrativas necesarias para acelerar la compra de alimentos que llegan a los comedores, las intendencias y las provincias, En tanto, el proyecto del peronismo porteño involucra a la Jefatura de Gabinete porteña, el Ministerio de Economía y Finanzas, el Banco Ciudad y la Administración General de Ingresos Públicos (AGIP).

A imagen y semejanza de la campaña previa a las PASO, el peronismo porteño buscará un paralelismo entre la gestión de Mauricio Macri, la crisis económica y el gobierno de Rodríguez Larreta. En la previa del 11 de agosto, el Frente de Todos y su candidato a alcalde, Matías Lammens, instaló la leyenda "Larreta es Macri" para trasladar la imagen negativa del Presidente hacia el jefe de Gobierno. El proyecto de emergencia alimentaria para la Ciudad entra en la misma lógica, que tiene su capítulo en el  territorio: sottovoce, la dirigencia del peronismo y el kirchnerismo capitalinos incentiva el flashmob "Larreta ya fue", que arrancó como una escenificación espontánea y se repetirá todos los viernes en distintos barrios de la Ciudad.

 

 

Con respecto a los comedores escolares, el proyecto promueve un incremento de $1.000 por alumno en el complemento alimentario que mes a mes se destina desde el Gobierno de la Ciudad a los comedores escolares. En el orden impositivo, propone un reintegro del 3% de Ingresos Brutos en compras en supermercados con tarjetas de crédito y débito. En tanto, el peronismo quiere que los jubilados y pensionados obtengan un reintegro del 10% en consumos con tarjeta de débito en la cuenta en la que perciben sus haberes. 

Al mismo tiempo, la oposición al PRO sostiene que la emergencia alimentaria debe contemplar un "subsidio especial de hasta $200" para que los porteños puedan pagar el servicio de electricidad y, al mismo tiempo, contempla una "prohibición" de la suspensión del servicio por falta de pago de los contribuyentes.

La iniciativa salió del despacho del diputado peronista Santiago Roberto y enseguida comenzó a recoger el apoyo de sus compañeros del Bloque Peronista, que integran María Rosa Muiños, Claudio Heredia y Silvia Gottero. En paralelo, el kirchnerismo porteño también elaboró su texto y se espera que haya un consenso sobre la emergencia alimentaria antes de que la iniciativa llegue al recinto.

 

 

Sin embargo, el oficialismo hará pesar su mayoría para bloquear el avance de la propuesta. Con la composición actual, la oposición porteña no puede habilitar el tratamiento sin el acompañamiento del bloque Vamos Juntos, aversión local de Cambiemos. Desde la gobernación porteña señalan que "no es necesaria" una ley y que el Ejecutivo ya lanzó una batería de medidas para morigerar el impacto de la crisis en el territorio. Días después de las PASO, Rodríguez Larreta anunció créditos blandos para pymes, una moratoria para posponer el pago de impuestos y una especie de hot sale porteño con el Banco Ciudad para incentivar el consumo.

Para el peronismo, el descuento supermercados para clientes del Banco Ciudad debe contemplar un reintegro del 50% de cada compra efectuada y se establecería "tres veces por semana". El plan que autorizó Rodríguez Larreta implica un descuento del 25% para clientes de esa entidad el primer fin de semana de cada mes y sin tope de devolución en los supermercados COTO. En el supermercado DÍA todos los martes hay 25% de descuento con monto máximo de devolución por transacción de $1.000.

"Con una compra de $8.000 el primer fin de semana del mes y cuatro compras semanales de $1.000, los clientes del Banco Ciudad pueden ahorrar $3.000 por mes", explican en el Gobierno. En tanto, con tarjetas de crédito se amplía el descuento a 25% (antes era 20%).

Bajo esa lógica, todos los lunes en COTO hay 25% de descuento con monto máximo de devolución por transacción de $1.000. Y todos los martes 25% de descuento con monto máximo de devolución por transacción de $1.000. 

“La Ciudad no es ajena a la crisis que se vive en todo el país, y que golpea no solo a los sectores vulnerables, sino también a la clase media. Planteamos la necesidad de reordenar las prioridades presupuestarias de la Ciudad y aliviar el bolsillo de todos los vecinos”, explicó el peronista Roberto.