15|1|2022

Ganó el radicalismo mendocino. Ganó Cambia Mendoza. Ganó Suárez, el próximo gobernador y ganó Cornejo, el saliente.

 

Los protagonistas de la victoria se encargaron de señalar las diferencias y ocultar parentescos con los objetivos del presidente Macri. (“Mi relación con él no fue buena”, afirmó el mandatario provincial en funciones). La estrategia resultó adecuada. La ola nacional del Frente de Todos post-PASO no pudo con la evaluación positiva que los ciudadanos cuyanos realizaron de las gestiones locales.

 

Las imágenes mostraban referentes de la UCR provinciales y nacional, centralmente. Ellos ya están pensando en el día después de mañana. Después del 27. Los apartados de ayer son los protagonistas de hoy.

 

El estigma de la vieja política desaparece y los referentes del centenario partido de distintos puntos del país viajaron para salir en la foto mientras la “nueva política” del Cambiemos original saludó a la distancia por Twitter. Desde algún cafetín de Buenos Aires (cercano a Barrancas de Belgrano?) el núcleo central del gobierno nacional observa con la ñata junto al vidrio.

 

 

 

Se impostarán argumentos para sumar la experiencia de Mendoza a la campaña del “Si se puede” con mucho de oportunismo antes que de convicción. Más que brindarles motivos a los defensores de la reelección presidencial, desde la cordillera llegan vientos esperanzadores para los intendentes oficialistas que, tijera en mano, buscan su propia reelección.

 

Desde el comando de campaña de la calle México podrán señalar que se hizo el esfuerzo por apuntalar a la candidata propia. Pero queda claro que el capital político acumulado el 11 de agosto encuentra algunos límites en su capilaridad.

 

A partir de ahora queda casi despejado el horizonte hasta el último domingo de octubre. La campaña sigue su curso, la economía sigue su odisea y los debates empezarán a surcar el horizonte de los medios y los analistas. (Habrá que ver si en la misma proporción que las expectativas de los ciudadanos).

 

La geografía política argentina se va acercando en sus colores y matices al punto de partida con que contará el titular del Poder Ejecutivo en el inicio de sus cuatro años. La combinación de esa cartografía con la composición de las Cámaras Legislativas también comenzará a ser parte de las especulaciones.

 

De a poco el rompecabezas se va armando. Pero a diferencia de aquellos que se compran en las jugueterías y que traen en la tapa de la caja la imagen a componer aquí se va armando sin referencias. Sobre la marcha. Sólo con las distorsionadas referencias que permite una crisis prolongada.