X

El líder sindical de la banca bonaerense, Santiago Etchemendi, focalizó en el reclamo por derogar la polémica ley vidalista y, de cambiar el gobierno, bregó por “una primera señal” en esa línea.

Por 02/09/2019 11:29

Desde su sanción en la Legislatura bonaerense en diciembre de 2017, la Ley 15.008 que contempla la reforma previsional para los empleados del Banco de la Provincia de Buenos Aires viene siendo fuertemente resistida por la Comisión Gremial Interna (CGI) de la banca pública bonaerense que marca la “inconstitucionalidad” de la norma y los perjuicios que acarrea tanto para el personal como para las arcas de la entidad, razones por las cuales insiste en su derogación. Tomando nota de la posibilidad de cambio de gobierno, el secretario General de la CGI del Banco Provincia, Santiago Etchemendi, señaló en diálogo con Letra P que “una primera señal” de una hipotética futura gestión bonaerense de Axel Kicillof sería “desandar” esta ley que lleva de forma escalonada la edad mínima jubilatoria de 57 a 65 años, teniendo que computar 35 años de servicios como mínimo.

Al marcar que el candidato bonaerense del Frente de Todos “se ha encontrado en todas las ciudades” con este planteo de empleados del Banco Provincia, Etchemendi sostuvo: “Ese es un primer punto que sabe Kicillof que tiene que meter, pero además es un reclamo genuino y que debe ser de toda la sociedad, no porque seamos los del Banco Provincia, sino para que ninguna mujer del país tenga que jubilarse a los 65 años y con 35 de aporte. Es una locura, porque eso te lleva a que no te jubiles a los 35, si no hay empleo en blanco. Te vas a jubilar a los 70 o más, cuando acumules 35 de aportes”.

 

Por una transición armónica y responsable

Publicado por CGI Banco Provincia en Lunes, 12 de agosto de 2019

 

El dirigente gremial insistió en el planteo de “inconstitucionalidad” de la norma al argumentar que la Legislatura “tiene prohibido por la Constitución determinar los fines de las ganancias que tenga el Banco Provincia y esta ley determina que, con las ganancias, el banco se haga cargo del déficit de la Caja de jubilaciones. Es contra la Constitución”.

En ese sentido, Etchemendi recalcó que es el Estado el que “debe atender el déficit que tiene la Caja (de Jubilaciones y Pensiones del banco), como cualquier déficit previsional, porque lo marca la Constitución”. Y sostuvo que, debido al nuevo esquema fijado por la ley 15.008, este año el Bapro “tuvo que dedicar $8 mil millones a atender el déficit de la Caja. Antes, en todos los gobiernos anteriores, fue el Estado nacional y provincial. Es la única patronal del mundo que se hace cargo de las jubilaciones de sus empleados”. Por esta razón, consideró que ese panorama “le impide funcionar” al directorio que se haga cargo de la banca pública bonaerense en diciembre.

De concretarse un cambio de administración en la esfera bonaerense, el titular de la CGI del Bapro pidió “señales inmediatas y una primera señal es que desandemos esa ley”.
 

 

El requerimiento también lo dirigió a la Corte Suprema de Justicia provincial, que a mediados de este año emitió una sentencia contraria a esta ley promovida por el vidalismo, en relación a un amparo individual de un jubilado del Bapro. Pero en la CGI exigen un fallo de fondo que suspenda la aplicación de la reforma: “Que la Corte Suprema deje de acatar órdenes políticas y también sea objetiva. Sabe que esa ley no vale porque la Legislatura le obligó al Bapro hacerse cargo de todo el déficit previsional y tiene que ser el Estado nacional y el provincial quienes nos atiendan”, insistió Etchemendi, que bregó por “alternativas”, entre las cuales proponen “sumar aportantes” a la Caja jubilatoria a partir de que “no haya trabajadores tercerizados”.

En este punto, denunció que la gestión vidalista incentivó la tercerización de tareas: “Por ejemplo, en Provincia Net los empleados no están considerados bancarios y son alrededor de 800 compañeros que tendrían que estar aportando genuinamente el 14% de su salario a nuestra Caja de jubilaciones”.

“Hay soluciones, pero hay que tomar definiciones políticas que no vayan en contra de los trabajadores”, exclamó el dirigente sindical que admitió “reuniones informales” con cuadros técnicos del Frente de Todos en el Instituto Patria, donde expresaron “no solo la problemática previsional que tenemos, sino también hemos establecido las bases de lo que sería un banco público que empiece a trabajar para el pueblo”.

 

 

Con expectativa de que “va a haber diálogo” con un hipotético gobierno de Kicillof, el titular de la CGI Bapro cuestionó que con Vidal haya sido “imposible dialogar” ya que –dijo- “vino con un plan concreto: destrucción de leyes laborales”. También, denunció que durante la actual gestión se vulneró la carrera bancaria para “que a futuro cualquiera puede subir sin dar ningún tipo de examen, sin tener que recorrer sucursales, etc. La carrera es muy importante dentro del banco, cómo está diagramada para que la política no haga uso desde afuera de quiénes son los funcionarios que llegan al final a los puestos de conducción. Sin embargo, esta gente la ha vulnerado”.  

Aquí, Echemendi instó a que la banca pública bonaerense “vuelva a ocupar su rol de incentivo de la producción, sacarlo de este juego perverso de que peso que entra se va a las leliq, a una ruleta financiera, y esa plata se pueda poner a disposición de volver a levantar persianas en toda la provincia de Buenos Aires y fomentar la generación de puestos de trabajo y préstamos blandos, entre otras medidas”.  

“Sabemos que en agenda está, que el mismo Alberto Fernández en el congreso de La Bancaria dio ejemplos de lo que no debe hacerse con la banca pública, dio ejemplos de las promociones donde se regala dinero directamente, que tendrían que estar volcadas no al consumo sino a la producción. Si hay producción, el consumo va a salir solo”, puntualizó.