X
El candidato peronista viajará el domingo para participar de una misa por De la Sota y se quedará el lunes para hacer actividades de campaña. El mandatario actual mantiene la distancia.
Por 13/09/2019 18:09

El candidato presidencial Alberto Fernández volverá a desembarcar este fin de semana en Córdoba para participar de la misa que se celebrará en homenaje a José Manuel de la Sota en la Catedral de la capital provincial, el único lugar donde - por el momento - tiene previsto encontrarse con el gobernador Juan Schiaretti. 

Fernández llegará a Córdoba el domingo por la tarde para participar de la misa, que dará comienzo a las 18.30, y fue convocada por la familia de De la Sota para conmemorar un año de su fallecimiento. El candidato asistirá acompañado por Sergio Massa, el líder del Movimiento Evita, Fernando "Chino" Navarro, y Santiago Cafiero, entre otros. 

En la Catedral de Córdoba, Fernández volverá a verse con Schiaretti, el único gobernador peronista, además de Juan Manuel Urtubey, candidato a vicepresidente por Consenso Federal, que decidió no darle su apoyo al Frente de Todos. Según dijeron a Letra P voceros del albertismo, el encuentro se limitará a la ceremonia religiosa. 

 

 

Schiaretti y Fernández se vieron por última vez un mes antes de las elecciones primarias, cuando el candidato de Todos recién empezaba a instalarse y el gobernador aún se mostraba cerca del presidente Mauricio Macri pese a haber decidido que su espacio, Hacemos por Córdoba, competiría con boleta corta en las elecciones nacionales y no respaldaría ninguna boleta presidencial.  

Sin apoyo del gobernador, Fernández comenzó a crecer en Córdoba y visitó la provincia tres veces más, empujado por el senador nacional y presidente del PJ cordobés, Carlos Caserio, por los intendentes peronistas, que trabajaron en su gran mayoría por su candidatura, y por la lista del Frente de Todos, encabezada por el titular de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), Eduardo Fernández, y la diputada de La Cámpora Gabriela EstévezEl resultado cumplió con el objetivo que se había trazado el equipo de campaña y sorprendió hasta al propio gobernador: fue 30;39% en la provincia más hostil al kirchnerismo.

 

 

Tras el abrumador triunfo en las primarias, Fernández volvió a hablar con Schiaretti, vía telefónica, y se especuló con que el gobernador podía finalmente darle su respaldo público. Pero no solo no modificó su postura, sino que, en un encuentro que mantuvo la semana pasada con intendentes, legisladores y funcionarios de gobierno, ratificó que se mantendrá neutral en las elecciones generales de octubre. 

Con todo, las necesidades de Fernández ya no son las mismas. Si antes de las primarias necesitaba de un espaldarazo del gobernador recién reelecto en Córdoba con el 54% de los votos, el 47% propio ya le dio al candidato presidencial como para prescindir de la reunión, que sigue sin concretarse.

En ese marco, Fernández seguirá en Córdoba con una agenda propia. El domingo participará solamente de la ceremonia religiosa, donde volverá a verse con Natalia de la Sota, la hija del ex gobernador, con quien se reunió a fines de agosto. El lunes a las 10 se encontrará con rectores de las universidades nacionales de Córdoba en la Facultad de Derecho, donde luego participará de un ciclo de diálogos políticos y disertará sobre "líneas directrices para el desarrollo armónico de la Argentina".

 

 

Al mediodía, el candidato presidencial participará de un almuerzo con intendentes y legisladores del peronismo cordobés, organizado por Caserio, y más tarde tendrá un encuentro con 400 empresarios pyme convocado por Eduardo Fernández. El mismo día volará de regreso a Buenos Aires. 

La agenda cordobesa se retomará a fines de septiembre, cuando tiene previsto visitar la zona de San Francisco, Cruz del Eje y Arroyito.