X
El primer precandidato a diputado nacional por Consenso Federal explica qué va a hacer si llega al Congreso. Promete “llevar mesura” y pelear por más recursos.
Por 08/08/2019 9:28

Enrique Estévez dejó atrás las discusiones internas que significó la adhesión a Consenso Federal de la lista a diputado nacional por Santa Fe que le toca encabezar. La decisión de que el Partido Socialista adhiriera al espacio de Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey detonó una serie de cuestionamientos internos de sesgo ideológico. Ahora se enfoca en ser el representante santafesino en Diputados del progresismo y la avenida del medio.

El joven de 35 años está a punto de honrar a su padre, Guillermo Estévez Boero, y asumir “el desafío” de ser diputado nacional y “llevar mesura” a un congreso intoxicado por la grieta, según explicó a Letra P. Al igual que el candidato a presidente por Consenso Federal, Lavagna, parece hablar de un sacrilegio cuando le mencionan la grieta.

El gobernador Miguel Lifschitz es quien lo designó como primero de lista y desató discordia interna con un sector del socialismo al que tildó de “díscolo” y era referenciado en Antonio Bonfatti. Él le responde con lealtad al proyecto presidencial de Consenso, por el cual el propio gobernador hace lo imposible por mantener en pie y que no se descascare antes de las elecciones.

 

 

 

-¿Qué rol piensa cumplir en el Congreso si te toca asumir?

-Debemos ser superadores de la grieta en el Congreso. Cada debate que se intenta dar en el país queda hundido en las peleas y nunca se terminan saldando. La tarea de Consenso Federal es llevar adelante los debates con mesura, que es lo que fundamentalmente les falta a los polos de la grieta. Sin diálogos no hay acuerdos, y sin acuerdos no se avanza.

-¿Cómo se encaran los últimos días de campaña?

-Seguimos recorriendo, apuntando a sectores de la producción de distintas localidades de la provincia. También se busca convencer al indeciso. Hay un porcentaje alto de personas que no se siente identificado ni con el macrismo ni el kirchnerismo y le proponemos que nos acompañen y salir de esa grieta.

-¿Siente una responsabilidad extra por ser el candidato de Miguel Lifschitz y después de toda la discusión interna en el socialismo?

-Es un enorme desafío y responsabilidad ser diputado nacional. El objetivo es representar los intereses de Santa Fe, que fue discriminada tanto por el macrismo como por el kirchnerismo, y es estratégica para sacar el país adelante por su producción. No lo vivo como una cuestión personal ni nada sobre lo que marca, sino como una responsabilidad institucional.

-La discusión en el Congreso, ¿será por recursos?

-Sí, los que se le deben reconocer a Santa Fe. La provincia en el último reparto fue la más perjudicada, y únicamente en materia de impuestos a las exportaciones Santa Fe aporta 90 mil millones de pesos; de eso no vuelve un peso. También debemos aportar a los debates en una mirada a futuro. Ahora estamos imposibilitados porque hay posiciones extremas que no dejan avanzar.