X
A instancias de un fallo judicial, el Gobierno firmará en los próximos días la inscripción de una organización alineada con la CTA-Peidró.
Por 21/08/2019 12:17

En un hecho destinado a complicar más la relación entre el Gobierno y la Asociación Bancaria que conduce Sergio Palazzo, la Secretaría de Trabajo deberá reconocer en un plazo máximo de diez días como organización gremial simplemente inscripta al Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de Entidades Bancarias y Financieras (SiTEBA).

La decisión administrativa responde a una directiva de la Justicia, que desestimó un recurso extraordinario presentado por la cartera laboral, que reclamaba que la Corte Suprema resolviera la demanda por el reconocimiento del sindicato que integra la CTA Autónoma que conducen Ricardo Peidró y Hugo "Cachorro" Godoy.

En su fallo de mediados de mayo, la Sala V de la Cámara Nacional de Apelación del Trabajo dispuso la inscripción del SiTEBA en el registro de organizaciones sindicales, lo que dejó al gremio dirigido por José "Pepe" Peralta a un paso del reconocimiento.

La novedad amenaza con agitar más la relación entre el Ejecutivo y los gremios, que en su amplia mayoría defienden el modelo sindical basado en la representación única por rama de actividad. En este sentido, los trabajadores bancarios y de entidades financieras están representados hoy por la Asociación Bancaria de Palazzo.

 

 

"Es una mala noticia. Están avalando a sectores marginales con nula representación en la vida interna del sector", reflexionaron cerca de la cúpula de la Bancaria, donde insinuaron que detrás de este movimiento está la intención del Gobierno nacional de fragmentar y debilitar a los gremios opositores.

Meses atrás, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, habilitó la creación de sindicatos aeronáuticos en las empresas de bajo costo Avianca y Flybondi, lo que agudizó el enfrentamiento con los gremios del sector.

Hace pocas semanas, la Bancaria de Palazzo se trenzó en una pelea pública con los principales funcionarios nacionales y uno de los empresarios favoritos de Mauricio Macri: Marcos Galperín. Los cambios en las funciones de la plataforma de Mercado Libre, que incluyeron la prestación de servicios financieros, motivaron que el dirigente blanqueara su intención de agremiar a todos los trabajadores que dependen de esa empresa.