ELECCIONES 2019 | TODOS

En su plan para el campo, Fernández no dice qué hará con las retenciones

Un documento con ejes de su política agropecuaria admite “errores del pasado”, propone “equidad de género” y le garantiza “rentabilidad” al sector, pero no aclara si mantendrá el impuesto.

A horas de la apertura formal de la muestra del campo en La Rural, el Frente de Todos hizo circular entre empresarios del sector agropecuario un documento con propuestas concretas para la actividad. En el trabajo, que consta de 20 páginas, técnicos de Alberto Fernández como Jorge Neme y Gabriel Delgado enumeran promesas para un rubro que ha sido esquivo al kirchnerismo. Junto a cierta autocrítica por los factores que “nos han instalado como un enemigo del sector”, mencionan beneficios para mujeres que encabecen iniciativas de negocios y apelan a la muletilla de “industrializar la ruralidad”, objetivo que se ha planteado históricamente pero sin lograr saltar la grieta campo-industria. El tema más urticante, el de las retenciones a las exportaciones, no tiene definiciones concretas. Se habla de reforma fiscal, “rentabilidad” y segmentación, pero no se aclara si seguirá el tributo.

 

Felipe Solá, uno de los hombres que busca acercar al peronismo con el campo. 

 

 

El texto cuestiona al presidente Mauricio Macri por haber prometido eliminar esos impuestos y asegura: “Vamos a proponer reformas fiscales para lograr un país con un desarrollo equilibrado, acordando con las provincias y municipios nuevas modalidades de tributación en función de segmentación de acuerdo a capacidades, dimensiones, niveles de inversión y reinversión a los fines de estimular el crecimiento económico. Sabemos que con las tecnologías de la información será posible desarrollar mecanismos más justos en la carga fiscal y trabajaremos para construir un sistema equitativo y federal que contribuya al desarrollo integral del país”.

 

Se especula que Macri, quien volvió a instaurar las retenciones, use el discurso de este sábado en la Rural para anunciar que en 2020 cortará ese tributo. Letra P pidió más precisiones a voceros de la campaña de Alberto Fernández, pero no hubo mayores detalles. Sí es sabido que el candidato es crítico de las retenciones y que trata de buscar reuniones de acercamiento con dirigentes del campo. En una entrevista con La Nación +, aseguró que “hay que sacarlas de cuajo”, pero se refería a las que se aplican a productos industrializados, no a los granos.

 

 

 

El peronismo y sus satélites no ven con al tributo con buenos ojos, pero lo consideran necesario para recaudar. Hasta el propio Roberto Lavagna ha mencionado la inconveniencia de la eliminación total de las retenciones.

 

El final del documento contiene lo más rico. Allí, Fernández se hace cargo de una parte del estigma con el campo, mezclado con críticas al gobierno de Macri. “Los errores del pasado, de los que hemos hablado claramente en este documento, y el sistemático trabajo de desinformación de Juntos por el Cambio nos han instalado como un enemigo del sector agropecuario”, detalla y agrega: “Sin embargo, un análisis objetivo, despojado de los enojos del pasado y basado en estadísticas, vivencias y resultados de las empresas y productores de diversa dimensión, muestra que las economías regionales están peor que nunca, que la rentabilidad de la agricultura, aún en la región pampeana, ha sufrido un fuerte deterioro, que el desempleo ha alcanzado niveles que no se veían desde la crisis de 2001 y que la desinversión, la migración y el abandono de la vida rural son una triste y lamentable realidad”.

 

Asimismo, señala que “la política económica y agropecuaria del presidente Macri excluye a los más pequeños y más alejados de la Capital Federal, concentra riqueza, transfiere ingresos al sector financiero y ni siquiera genera mayores saldos exportables. Nosotros proponemos mirar para adelante, reconstruir con decisión, trabajo, esperanza y alegría”.

 

MINISTERIOS, INDUSTRIA Y EQUIDAD. Mientras Macri prepara el anuncio de reministerialización de Agroindustria, que quedará con menos funciones que en su rango de cuando era secretaría, para exhibir el sábado ante los ruralistas, Fernández también se ocupa del tema. “Se le debe devolver al sector agropecuario el máximo nivel político-institucional, reconociendo la importancia del área que proyecta la producción de agro-alimentos de nuestro país al mundo, abriendo mercados, estableciendo los acuerdos fitosanitarios, diseñando los marcos regulatorios para la innovación en biotecnología y semillas. No es lo mismo que un ministro de China, Francia, Alemania o Brasil reciba a un par, un ministro de Argentina, que a un secretario. Un secretario es un delegado de otro ministro, un ministro representa el poder del Presidente. Este gobierno ha destruido el ministerio, lo ha reducido a una secretaría sin ahorrar un solo centavo. Sólo lo ha hecho para limitar el rol del Estado en la formulación y ejecución de políticas públicas. Ha reducido su presupuesto y ha hundido en el desánimo y la depresión a los cientos de profesionales que a lo largo de muchos años han abierto mercados, establecido convenios y desarrollado un conjunto de instrumentos que han acompañado el desarrollo del pujante sector agropecuario que tenemos”, precisa el trabajo.

 

 

Fernández visitó en las últimas horas la planta de Aceitera General Deheza y se mostró con Roberto Urquía. 

 

 

La lista de promesas incluye un trabajo para todas las regiones del país, las economías regionales, el cooperativismo y hasta “un plan para iluminar la totalidad de las regiones del país con conectividad celular, fibra óptica y banda ancha de alta velocidad. No hay producción moderna sin conectividad, no se mejora la calidad de vida de los habitantes en las áreas rurales sin comunicaciones”.

 

Hay, incluso, un apartado referido a la igualdad de género. “Las mujeres rurales –cita- son ejes de una administración eficiente en todas las familias agropecuarias. El sector soporta una pesada burocracia que nos proponemos simplificar y son ellas las que conocen, gestionan y llevan adelante esta compleja tarea burocrático-financiera sin la cual hoy en día no se podría trabajar. Vamos a crear incentivos para los emprendimientos y desarrollos productivos conducidos por mujeres como modo de avanzar a la igualdad de oportunidades y la equidad de género”.

 

Por último, Fernández promete incorporar a la agenda "el concepto de industrializar la ruralidad, esto es, promover la producción de bienes industriales de base agropecuaria y de bienes de capital que esas materias primas obtenidas con alta eficiencia requieren para ser transformadas en alimentos complejos, preparados o semi-preparados, congelados o enfriados, clasificados, embalados y empacados con los más sofisticados procesos y con el mayor valor agregado incorporado en origen”. Y garantiza que el post kirchnerismo, de ganar en octubre, no estará cerrado al mundo. “La conexión con el mundo y los mercados será una política pública activa, ejecutada junto a nuestros empresarios para lograr en los próximos años un crecimiento sostenido de las exportaciones, con centralidad en las producciones con valor agregado, para incrementar de modo sustentable y sostenible la generación de empleo y lograr el efectivo y equitativo desarrollo del país”.

 

Ill be back. Federico Sturzenegger volvió para exterminar al Estado.
Javier Milei postergó la eliminación plena de los subsidios energéticos hasta fin de año

Las Más Leídas

El gobernador santafesino Maximiliano Pullaro.
Batalla cultural en Río Negro: el gobierno publica un libro de texto de 5° grado con guiños a la minería
Karina Milei, secretaria general de la Presidencia.
Buenos Aires: cómo queda el reparto en la Legislatura tras el portazo de Bullrich
La gestión, el default de Javier Milei.

También te puede interesar