X
Explicó que “el palazo electoral” que sufrió el domingo le generó “mucho dolor” y arengó a su tropa a trabajar para “cambiar la historia” rumbo a octubre. “El mundo nos castiga”, se lamentó.
Redacción 15/08/2019 13:37

En el marco de una reunión de gabinete ampliado, el presidente Mauricio Macri explicó que se comunicó con su principal rival en la carrera electoral, Alberto Fernández, porque no especula con los resultados de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

“Esto no es un jueguito de poder, es el futuro de la Argentina (…) por eso lo llame a Alberto Fernández porque no especulo. Primero pienso en los argentinos. Tenemos que tener una buena convivencia en estos 70 días”, aseguró el jefe de Estado y despertó el aplauso de sus funcionarios.

Además, volvió a explicar su desafortunada conferencia de prensa del pasado lunes: “El dolor que tenía el domingo cuando vi los resultados, el palazo que nos dimos electoralmente, tenía que ver con el dolor de saber que detrás de ese voto que se había ido, había sufrimiento y bronca. Pero también por el saber que iba a traer consecuencias malas en el corto plazo para todos”.

 

 

“Sabía que al perder nosotros el apoyo interno, iba a generar la pérdida de apoyo externo y que eso nos iba a dañar, como pasó en estas horas”, agregó.

Siguiendo esta línea, volvió hacer una autocrítica de su gestión: “Tenemos un problema real y concreto. La sucesión de cosas que han pasado le ha hecho la vida muy difícil a mucha gente. Eso agota y desgasta. Llega un punto que no sabés qué cortar, qué suprimir, cómo acomodarte, cómo llegar a fin de mes, la presión de tus hijos, las necesidades”.

No obstante, se mostró confiado en poder revertir los malos resultados de las primarias y dijo que el Gobierno tiene “un desafío gigantesco pero una oportunidad única” de dar vuelta las cifras en octubre.

En este sentido, el Presidente consideró que es necesario “ponerse en la cabeza del otro y entender en que fallo uno”. “Tenemos que estar convencidos de que este es el camino nos puede lleve a un lugar donde nunca estuvimos. Salgamos a decirle a los argentinos ´te necesitamos´”, arengó.

En otra parte de su discurso, el mandatario explicó que el compromiso que de los dirigentes de Cambiemos “no tiene que ver con lo personal, no tiene que ver con el dinero, no tiene que ver con la fama ni con el poder; tiene que ver con el corazón porque aman al país”.

Además, Macri cuestionó al sistema electoral argentino y puso el acento en las PASO. “La Argentina acumula rarezas. La nueva es que hacemos una gran encuesta nacional que genera que se supone que hay un presidente virtual. Y la verdad es que acá les está hablando el Presidente, que sigue gobernando”, se envalentonó.