X
Todos le quitó apoyo y jugó con Mariel Fernández, del Movimiento Evita. El electorado no perdonó su magro gobierno. Si se repiten los resultados del 11A, la conducción quedará en manos de una mujer.
Por 14/08/2019 14:23

A contramano de sus aspiraciones, Walter Festa deberá abandonar el sillón municipal de Moreno el próximo 10 de diciembre. El electorado le bajó el pulgar a su gestión y el Frente de Todos respaldó a Mariel Fernández, una ex concejala y militante popular del Movimiento Evita que, finalmente, lo derrotó el domingo en la interna. 

El cierre de listas del 22 de junio dejó un escenario complejo para el deseo reeleccionista del intendente. Cinco dirigentes se anotaron para disputarle el control del municipio bajo el paraguas del frente Todos. “Está re tranquilo, no hay ningún candidato que haga ruido, en las mediciones estamos arriba del resto. Más allá de los inconvenientes en el comienzo de la gestión, vemos un reconocimiento en la sociedad, los vemos en los números”, había dicho a Letra P una fuente cercana al jefa comunal tras la inscripción de su nómina y la aceptación del resto.

Como en 2015, las elecciones PASO definieron el futuro de Festa. Hace cuatro años, de la mano del ex camporista José Ottavis logró un posicionamiento que lo habilitó en su carrera por el municipio de Moreno tras derrotar al entonces intendente Mariano West, quien controlaba el distrito desde 1995.

 

 

El cambio de mando en la comuna no modificó el panorama distrital, ubicado en el margen oeste del conurbano bonaerense. Desde su asunción, Festa advirtió ante la administración de María Eugenia Vidal sobre la grave situación financiera que atravesaba el municipio y las dificultades para cumplir en tiempo y en forma con el pago de sueldo al cuerpo de trabajadores municipales y proveedores.

Los problemas se cristalizaron en la gestión y quedaron en evidencia a los ojos del electorado. En julio pasado, la agencia Opinaia difundió una encuesta que evaluaba la gestión de distintos intendentes del conurbano bonaerense y ubicó a la administración de Festa como la peor posicionada. El 47% de los consultados la calificó de “muy negativa”.  

Estos números y cierta desconfianza de La Cámpora por su cercanía con Ottavis -alejado del krichnerismo y crítico de la organización- le quitaron respaldo dentro del armado K en la provincia de Buenos Aires. Aquella contrariedad y el amplio acuerdo de Frente de Todos habilitó el juego a la representante del Movimiento Evita, Mariel Fernández, quien por su trabajo territorial y el apoyo de varios dirigentes nacionales se presentó como un escollo para el objetivo de Festa. En abril, el diputado nacional Máximo Kirchner llegó al distrito y la acompañó en el acto de inauguración de un Instituto de Formación Docente que lleva el nombre de su padre, Néstor Kirchner. Fue el comienzo de una campaña donde el armado nacional del peronismo le anticipaba a Festa que sus fichas estaban puestas en otro lado.

 

 

La estrategia local para dinamitar el posicionamiento de la dirigente fue no poner restricciones a la participación y que el voto a favor de los adversarios internos se diluyera. Hubo once precandidatos inscritos por Frente de Todos, pero la Junta Electoral habilitó seis. Así, el cuarto oscuro reunió con el mismo sello al intendente; a la representante del Evita; al principal referente del Frente Renovador, Damián Contreras; al diputado nacional de Unidad Ciudadana y dirigente gremial del Sindicato de Curtidores Walter Correa; al concejal José Luis Barreiro y a los dirigentes Ramón Vera y Cintia González.

La maniobra no surtió efecto y el desenlace golpeó al oficialismo. En el primer lugar del podio interno se ubicó Mariel Fernández, quien le sacó una diferencia de 9 mil votos al intendente. Con el 62% de los sufragios, el frente Todos fue la fuerza más votada, contra el 19,7% alcanzado por Aníbal Asseff, representante de Juntos por el Cambio, contrincante inmediato en octubre.

 

 

“El gran triunfo de Frente de Todos ratifica que es necesario terminar con el ajuste de (Mauricio) Macri y (María Eugenia) Vidal, como también poner en sintonía a Moreno con provincia y nación. Por suerte, el próximo gobierno municipal va a tener el acompañamiento que necesita nuestra querida ciudad. Quiero felicitar a Mariel Fernández y ponerme a su entera disposición de cara a las próximas elecciones generales y a la transición de gobierno”, dijo Festa tras conocerse los números de la interna y anticipó que, ante un eventual gobierno, la dirigente “recibirá una municipalidad equilibrada para avanzar en obras imprescindibles para nuestros vecinos”.

En las filas del intendente advirtieron a Letra P que Festa se sorprendió por los resultados, pero que esa no será razón para quitarle respaldo a su adversaria interna. “Siempre dijo que hay que acompañar. No creo que se mueva de ahí”, señaló un miembro de su equipo.