X

El oficialismo retiene el liderazgo en la Quinta, pero Todos está al acecho

En cuatro años, Juntos por el Cambio perdió casi 50 mil votos en Mar del Plata. Lunghi se impuso en la interna de Tandil. Triunfo momista en Necochea. Fractura visible en La Costa. El juego del corte.
Por 12/08/2019 14:28

El oficialismo volvió a ser la fuerza más votada en la Quinta sección electoral. Sin embargo, la incidencia de esa cosecha en el resultado bonaerense fue enterrada por la avalancha de votos obtenido por Frente de Todos en las dos secciones más populosas –la Primera y la Tercera. Y, si se posa la lupa sobre las particularidades de algunos distritos, se puede advertir que Juntos por el Cambio lejos está de tener abrochada esta jurisdicción de cara a octubre.

Por lo pronto, en la disputa por bancas en la Cámara de Diputados bonaerense, la lista de Juntos por el Cambio que encabeza el radical Maximiliano Abad obtuvo el 40,19%, apenas un punto y medio por encima de la nómina del frente Todos que lidera el actual intendente de La Costa, Juan Pablo De Jesús (38,78%).

Lo incierto del escenario futuro se puede avizorar al analizar el principal bastión seccional, Mar del Plata. Allí, la alianza gobernante logró ser la fuerza más votada (con el 35,03%), pero, en términos individuales, la dirigente que captó la mayor cantidad de voluntades marplatenses fue la camporista María Fernanda Raverta (con el 27,63%). Y un dato no menor es que, comparando con las PASO de 2015, Cambiemos perdió casi 50 mil votos en la ciudad “Feliz”.

“Esto no es 2015”, subrayó a Letra P un dirigente de la vida interna cambiemita para dar cuenta no sólo del escenario político-económico, sino también del tenso clima intestino. En la interna de Juntos por el Cambio, fue holgado el triunfo del macrista Guillermo Montenegro por sobre la radical Vilma Baragiola (una diferencia de casi 20 puntos). Y, en ese contexto, proliferan los interrogantes hacia el futuro próximo.

 

 

Tras cuatro años de cortocircuitos internos que derivaron en la salida del intendente Carlos Arroyo del espacio y de dirigentes que pegaron el portazo, la interna entre Montenegro y Baragiola no se dio en los mejores términos, por lo que sobran las desconfianzas mutuas en lo que refiere al trabajo a encarar conjuntamente de cara a octubre. “Va a ser difícil”, confiaron a este medio cerca del ex ministro de Seguridad porteño al referirse a la confluencia con el sector interno que acaban de derrotar.

Montenegro sabe que necesita de la tracción de Baragiola para poder vencer a Raverta, quien caminará hacia octubre con el envión de los contundentes triunfos de Todos en el orden bonaerense y en el nacional.

 

 

A nivel seccional, el oficialismo está en condiciones de revalidar las cinco bancas de Diputados obtenidas en 2015, pero para eso tendrá que apuntalar varios frentes internos. Y no solo en Mar del Plata. En el caso de Tandil, Juntos por el Cambio se impuso en la disputa por frentes (52,43%) pero, en términos de postulantes, el intendente Miguel Lunghi apenas logró 100 votos más que el candidato de Todos, Rogelio Iparraguirre.

Así, Lunghi se impuso con claridad en la interna radical a su ex jefe de Gabinete Marcos Nicolini, pero, con respaldos provenientes de diversas extracciones, no asoma como automática la transferencia de votos de Nicolini hacia Lunghi en octubre, más aún si se tiene en cuenta que un 8% de los votantes (casi 6 mil voluntades) que jugaron en la interna de Juntos por el Cambio en el orden local no acompañaron a Vidal en la categoría bonaerense, en un claro síntoma del interés particular que había en la disputa municipal.

 


En el Partido de La Costa, en tanto, el escenario aparece más turbulento aún. Luego de la desprolija inhabilitación de la lista encabezada por el titular de la UCR costera, Daniel López, para que juegue la interna local de Juntos por el Cambio, las heridas se plasmaron en las urnas. Tal como deslizaron a Letra P voces del sector desplazado, el malestar interno se presenta como “insalvable”.

De hecho, la propia líder del PRO local, María Celia Fino –que iba como primera precandidata a concejal de la nómina tachada-, había adelantado que no apoyaría la única lista de Juntos por el Cambio, encabezada por la senadora radical Flavia Delmonte. ¿El resultado? Delmonte obtuvo el 25%, 22 puntos por debajo de Todos y 10% menos que lo que cosechó la boleta de María Eugenia Vidal en La Costa. El corte fue masivo.

 


Solo en Necochea Cambiemos logró un triunfo contundente. El momista Arturo Rojas no solo se impuso al radical Gonzalo Diez en la interna sino que sacó más votos que el propio intendente Facundo López (Todos). El ahora candidato de Juntos por el Cambio cosechó más de 21 mil votos, contra los más de 16 mil del jefe comunal. De todas formas, nada está dicho. Resta saber cómo jugará el radicalismo y cómo se comportarán sectores internos de Consenso que quedaron afuera y de otras listas que no jugarán en octubre.