X

Cataclismo amarillo en la Primera sección, el bastión PRO del conurbano

Solo ganó cuatro de 24 distritos. Duros golpes en Pilar y Morón, la comuna de la gobernadora. En el municipio más populoso, Merlo, la diferencia fue de más de 40 puntos. Arrasó Todos en la seccional.
Por 12/08/2019 0:58

Hace cuatro años, la Primera sección electoral –que agrupa a los distritos del norte y oeste del conurbano- había sido determinante para inclinar la balanza en favor de Cambiemos. Concentrando un tercio del padrón bonaerense, esta jurisdicción fue vital para alimentar la ola amarilla de 2015 y era su bastión más afín. Hasta este domingo. Diametralmente opuesto fue el resultado para el actual oficialismo en las PASO, ya que Juntos por el Cambio solo pudo salir victorioso en tres de los 24 distritos que conforman esta sección. Y en algunos bastiones propios, como Pilar o el mismísimo Morón –el municipio de la gobernadora María Eugenia Vidal-, los golpes fueron agudos.   

Ya el resultado de la lista seccional es un indicador certero y global del panorama que se presentó en la gran mayoría de los distritos de la Primera. Con el 83% de las mesas escrutadas, la lista seccional de Frente de Todos que encabezan Juan José Pérez y Malena Galmarini se imponen con el 48,18%, frente al 31,72% de la nómina de Juntos por el Cambio que encabeza Alex Campbell. De repetirse ese resultado en octubre, Todos estaría obteniendo al menos 10 de las 15 bancas en juego para la Cámara de Diputados bonaerense. En la carrera a la Gobernación, Vidal cayó por 16 puntos. Peor le fue a Macri -corte de boleta mediante-: perdió por 21 puntos de diferencia.

 

 

Pasando a los distritos, uno de los que está pintado de amarillo, Pilar, registró un triunfo categórico de la oposición. Con el 60% de las mesas escrutadas, Federico Achával (Todos) se impone con el 46% de los votos frente al 33,8% que obtiene el actual intendente, el macrista Nicolás Ducoté.

En Morón, al intendente Ramiro Tagliaferro (PRO) también se le presenta un horizonte negro. Con el 85% de las mesas escrutadas, obtuvo el 36,2% de los votos, más de siete puntos por debajo de lo obtenido por Frente de Todos (43,78%), que llevará de candidato en octubre a Lucas Ghi.

 

 

En Tres de Febrero, el intendente Diego Valenzuela fue el precandidato más votado (con 34,5%), pero en la contienda por frentes, Juntos por el Cambio fue vencido por Todos que, entre todas las líneas internas, cosecha el 46,5% del total, con el 74% de las mesas escrutadas. El candidato de Todos para octubre será Juan Debandi.

Juntos por el Cambio solo pudo salir airoso de este cataclismo en cuatro comunas propias: Vicente López, San Isidro, San Miguel y Campana. En el primero de estos municipios, Jorge Macri se impuso con claridad, ya que cosecha el 54% del total, frente al 25,5% de Lorenzo Beccara (Todos), con el 86% de las mesas escrutadas. En Campana, Sebastián Abella obtiene el 44,7% frente al 36,7% de Rubén Romano (Todos).

 

 

En San Miguel, el delfín del ministro de Gobierno bonaerense Joaquín de la Torre, Jaime Méndez, alcanza el 46,37%, frente al 37% de Franco La Porta (Todos). En San Isidro, Gustavo Posse sigue infranqueable ya que obtiene el 40,20%, cifra muy superior al 25,47% que cosecha toda la interna de Todos, donde se impuso Federico Gelay.

En el resto de las comunas de la Primera, fueron todas derrotas para Juntos por el Cambio. En Escobar, fue aplastante la elección del intendente Ariel Sujarchuk, quien, con 61,14%, le sacó más de 40 puntos de diferencia al vidalista Leandro Costa, que obtiene el 20,92%.

 

 

En el distrito más populoso de la sección, Merlo, el intendente local Gustavo Menéndez se impuso con comodidad en la interna del Frente de Todos que, en total, cosechó 60,8%, más de 40 puntos por encima de Juntos por el Cambio (18%), donde se impuso en la interna David Zencich.

Más allá de la fuerte caída de Cambiemos en Moreno, el dato saliente allí es la caída interna del intendente local Walter Festa, quien fue superado por la dirigente del Movimiento Evita Melina Fernández. En esa comuna, Todos obtuvo el 62,32%, frente al 19,74% del vidalista Aníbal Asseff.

 


En Ezeiza, el intendente Alejandro Granados se acerca al 60% del total de votos, contra los casi 20 puntos de Juntos por el Cambio, que tendrá de candidato en octubre a Rubén Barabani.

En San Martín, fue paliza del intendente Gabriel Katopodis, quien se impuso holgadamente, con más del 50%, a uno de los candidatos predilectos de Vidal, el ministro de Desarrollo Social Santiago López Medrano, que apenas logra un 29%. Similar resultado contundente se registró en Hurlingham, donde el jefe comunal Juan Zabaleta logra el 51,7% y supera por casi 25 puntos al macrista Lucas Delfino, que se desinfló superlativamente con respecto a 2017 y apenas logra el 27%.

 


El Frente de Todos también se impone en Exaltación de la Cruz (Diego Nanni), Luján (Leo Bota), Marcos Paz (Ricardo Curutchet), Mercedes (Juan Ustarroz), Navarro (Santiago Maggiotti) y Suipacha (Claudio Carrasco).

En Tigre, también fue rotundo el triunfo del intendente local, el peronista Julio Zamora, que alcanza el 52,27%, frente al 28,4% del concejal PRO Segundo Cernadas. El distrito vecino, San Fernando, también tuvo una fuerte ratificación de la gestión local. Juan Andreotti (Todos), hijo del actual intendente Luis Andreotti, se impone con el 58% a la macrista Agustina Ciarletta (24,24%).

 


En Ituzaingó, Alberto Descalzo logra el 42,84%, frente al 30% de Cambiemos, que tendrá de candidato en octubre a Gastón Di Castelnuovo. En José C. Paz, Mario Ishii sigue teniendo un fuerte respaldo vecinal, ya que obtiene el 54,87%, frente a los 21,5 de Ezequiel Pazos.

En Malvinas Argentinas, el intendente Leonardo Nardini está cerca del 60%, muy por encima de su antecesor Jesús Cariglino (24,27%). En Zárate, el jefe comunal Osvaldo Caffaro se impuso claramente en la interna de Todos, frente que cosecha un 51,55%, muy por encima de lo que logra Juntos por el Cambio (28,35%), que tendrá como candidato a Julián Guelvenzu, quien se impuso a la radical Sandra París.