X
Después de sufragar, el precandidato del peronismo volvió a Puerto Madero, donde esperará los primeros resultados. Contactos con gobernadores y centralidad nocturna en el búnker de Chacarita.
Por 11/08/2019 12:26

A la espera de los resultados de boca de urna que su equipo ya comenzaba a acercarle, tras emitir su voto en la Universidad Católica (UCA), Alberto Fernández, volvió a su departamento de Puerto Madero para almorzar junto a su mujer, Fabiola Yañez, y sus amigos Julio Vitobello y Alberto Iribarne, dirigentes del peronismo porteño.  

El precandidato presidencial del Frente de Todos desayunó medialunas este domingo temprano en su casa junto a su vocero, Juan Pablo Biondi, y al legislador Leandro Santoro, quien le llevó de regalo el libro Fundamentos de la República Democrática, de Raúl Alfonsín. Después, como todos los días, salió a pasear a su perro, Dylan, y recibió el apoyo de algunos vecinos que se acercaron a saludarlo.  

 

 

Antes de salir rumbo a la Universidad Católica, Fernández mantuvo contacto telefónico con algunos gobernadores y también con su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner, que viajó a Santa Cruz para emitir su voto. A las 10.30, una hora más tarde de lo anunciado, el precandidato llegó al edificio Santo Tomás Moro de esa universidad manejando su propio auto. Allí se declaró "muy tranquilo" sobre los resultados. 

 

 

 

La tranquilidad, sin embargo, contrastó con lo desordenada que resultó la conferencia de prensa que el ex jefe de Gabinete kirchnerista brindó tras depositar su voto. La cantidad de periodistas, y su ansiedad, pareció sobrepasarlo, lo que obligó a aquel a pedir varias veces que se ordenaran para poder cumplir con la requisitoria.

En tanto, Cristina Kirchner no estará esta noche en el búnker que el Frente de Todos tendrá en el Centro Cultural C, ubicado en el barrio de Chacarita. Según dijeron en su entorno, la ex presidenta no podrá volver este domingo a Buenos Aires debido a que no hay vuelos desde Río Gallegos. Sin embargo, la ausencia de la senadora no tiene que ver solamente con problemas de logística sino con una decisión clara de dejarla la centralidad política a Fernández. En efecto, Cristina habló el sábado con el precandidato a presidente sobre quiénes estarán junto a él en el escenario.

El sábado, Fernández estuvo en la quinta de su vocero, ubicada en Canning, Ezeiza, donde compartió un asado junto a varios miembros del grupo Callao, como Santiago Cafiero, Guillermo Cháves, Aníbal Pitelli, Matías Kulfas Cecilia Gómez Mirada, Federico Martelli y Cecilia Todesca. El encuentro se extendió hasta casi las seis de la tarde.

Después del asado, Fernández pasó a saludar a los militantes que este domingo se encargarán de cargar los datos del escrutinio paralelo que hará el Frente de Todos. Estuvo allí junto al primer candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires, Sergio Massa.

 

 

Para despejarse, el presidenciable se desprendió de su teléfono durante toda la jornada, que transcurrió entre charlas políticas y música. 

Por la mañana, Fernández había conversado por teléfono con casi todos los gobernadores del peronismo, que le hicieron un reporte sobre la situación del Frente de Todos en sus respectivas provincias.