X
La candidata a diputada por el lavagnismo sostuvo que en el conurbano “el cordón de la pobreza es casi infranqueable”. Y afirma: “Los otros candidatos se pelean porque no tienen nada para mostrar”.
Redacción 01/08/2019 9:35

La diputada nacional y precandidata a renovar su banca por Consenso Federal, Graciela Camaño, hizo foco en la delicada situación social que se registra en el conurbano bonaerense y afirmó: “El peso de mi provincia es muy grande en la Nación, pero no tiene representatividad política, porque es robada y usada por dirigentes que no la conocen ni la sienten”.

En declaraciones al diario Crónica, Camaño sostuvo que “el espectáculo en torno de los basurales es dantesco” y que “el cordón de la pobreza es casi infranqueable” en el Gran Buenos Aires, lo cual –advirtió- “abre la puerta al narcotráfico instalado".

Bajo tal escenario, resaltó que en la provincia de Buenos Aires “nuestro candidato (Eduardo) Bali Bucca es médico, y eso le da un diferencial frente al resto, más humanista, para pensar políticas sobre niñez y pobreza".
 


Al apuntar que "los otros candidatos se insultan entre ellos porque no tienen nada para mostrar”, Camaño arremetió: “¿De qué van a hablar si nos dejan un país con 35% de pobreza". Ante esto, aseveró que la reforma laboral que planteó días atrás Lavagna "tiene que ver con solucionar el tener al 50% de los trabajadores sin derechos".

Y ahondó: “No podés tener una legislación que va por un lado mientras la mitad de los trabajadores no tienen derechos. El avance tecnológico además es muy grande y repentino. Los países vienen haciendo ajustes, pero nosotros con esta decrepitud no lo hemos ni empezado a analizar".

Asimismo, alertó que "el FMI, del cual el gobierno es y será muy obediente, está más ocupado en la reforma previsional".

Sobre la estrategia para romper con la polarización, enfatizó que la idea es "intentar que la sociedad mire las trayectorias. En el momento en que Roberto Lavagna fue ministro de Economía de este país, el cepo de Cavallo nos había encerrado los ahorros. Roberto llevó adelante la política económica para impulsar la recuperación, renegociar con el FMI y sacarnos del desempleo brutal. Ese proceso me encontró en el Ministerio de Trabajo, para sostener a las empresas y reimpulsar a los trabajadores".