X
Reunió candidatos de todo el país y habló de “poner plata en el bolsillo de la gente”, como primera medida de gobierno. Camaño fue filosa con quienes “se cruzan de vereda”.
Redacción 20/07/2019 11:24

El precandidato presidencial de Consenso Federal, Roberto Lavagna, reunió a más de 400 candidatos de distintos órdenes que integran su espacio con el objetivo de bajar un mensaje de arenga a 22 días de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). “Esto recién empieza”, dijo ante un salón colmado en la localidad de Pilar. El objetivo macro es romper con el escenario de polarización electoral donde pulsean Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.
 


“Esto recién empieza”, instó el ministro de Economía del gobierno de Eduardo Duhalde y el primer tramo de la presidencia de Néstor Kirchner. En el lavagnismo estiman que el 40% de la población no quiere elegir “entre Macri o Cristina”. En el tramo bonaerense, por ejemplo, han salido a cuestionar –como lo hizo en diálogo con Letra P, el precandidato a diputado nacional, Alejandro Topo Rodríguez-  un “pacto de polarización y complicidad”, entre la gobernadora María Eugenia Vidal y el precandidato kirchnerista, Axel Kicillof.

“Desde el día uno de gobierno vamos a empezar a ponerle plata en el bolsillo a los argentinos. Hay que devolverle a los trabajadores y jubilados el 16 por ciento que perdieron de sus ingresos para que recuperen capacidad de compra y un nivel de bienestar que permita poner en marcha la economía”, remarcó Lavagna.


 

Lo escuchaba el gobernador santafesino, Miguel Lifschitz, uno de los promotores del nacimiento de Consenso Federal. El mandatario provincial fue concreto: “Consenso Federal no sólo es un acuerdo de dirigentes y partidos políticos”, sostuvo.

 


Además también aseguró, según consigna el diario Clarín, no hacerle caso a las encuestas que divulgan los medios de poder ya que están mal intencionadas.

“Hagámosle caso a la encuesta de la gente, que no está contenta con este gobierno y que no quiere volver al pasado”, sostuvo.

El acto también contó con la presencia del precandidato a vicepresidente de Consenso y gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. El mandatario –a quien en el espacio lo emparentan como la expresión de futuro- dijo que Lavagna es “el mejor candidato a presidente que hay en Argentina”.

“Estamos acá con el hombre que no tiene que decir que lo que va a hacer sea distinto a lo que hizo. Porque va a hacer lo mismo, que es ponernos de pie cuando estuvimos de rodillas", agregó el salteño, quien –como contó Letra P- es una de las figuras que más kilometraje gasta en recorridas por el país dentro de Consenso.

También estuvo el precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, el diputado nacional Eduardo “Bali” Bucca y la primera precandidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires, Graciela Camaño, que apuntó contra la dirigencia volátil.

Filosa, la ex integrante del Frente Renovador aseguró que no podía sentirse “más cómoda en este grupo humano, porque nos une haber tomado una decisión y haber sostenido la bandera de la ética y la coherencia”.

“Pongamos garra y fuerza, tenemos la responsabilidad de la dirigencia política, que no puede ir a una vereda un día y cruzarse a otra”, disparó en un mensaje encubierto hacia el espacio de Sergio Massa, que en estas elecciones fichó para el Frente de Todos.