X
En Olavarría, el Presidente apuntó contra el kirchnerismo y aseguró que se están “cambiando las cosas de raíz”. Vidal también apostó a la grieta: “En tres años y medio se hizo más que en ocho”.
Redacción 19/07/2019 14:32

De recorrida por la provincia de Buenos Aires junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, el presidente Mauricio Macri sostuvo que “el país está en marcha” y que las obras “hay que hacerlas con tiempo, profesionalismo, seriedad, sin mentiras, sin trampa, sin robarse unos centímetros”. Su discurso, al igual que el de la Gobernadora, estuvo centrado en la comparación con la administración anterior, parte de la estrategia sobre la que el oficialismo montó la campaña: agudizar la polarización.

Olavarría fue el segundo destino que los líderes de Cambiemos recorrieron este viernes en el territorio bonaerense. Antes habían visitado una planta de la compañía alimenticia Molinos Río de la Plata, ubicada en el partido de Esteban Echeverría.

 

 

 

Acompañados del intendente Ezequiel Galli (PRO) y de funcionarios provinciales y nacionales, la mandataria y el Presidente recorrieron las obras de pavimentación de la ruta 51. “Se veía bien de arriba”, dijo Macri en alusión a su arriba al lugar en el helicóptero de presidencia, el cual bromeó que había pilotado. “Para algunos solo es pavimento, como a veces es un caño o un bloque de cemento, pero a otros les significa tener cloacas, agua potable o la posibilidad de que los chicos vayan a la escuela en cualquier condición climática”, dijo.

“Es paradójico o insólito que hablemos de esto, lo básico. Pero nosotros no podemos crecer, desarrollarnos y ser parte del mundo si no podemos conectarnos, si no tenemos rutas sobre las que los camiones lleven lo que producimos”, siguió. Y destacó la intervención en 17 mil kilómetros de rutas y autopistas, la construcción de 750 kilómetros de vías para el ferrocarril de carga, así como el reciente acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, el cual –dijo- genera “una posibilidad de mucho empleo”.

“Este es el país que está en marcha”, señaló tras enumerar varias obras y añadió: “Que está cambiando las cosas de raíz, y eso cuesta, no se hace de un día para otro”. “Si (las obras) se quieren hacer bien, y no como la 6 que no sé cuántas veces se hizo, hay que hacerlo con tiempo, profesionalismo, seriedad, sin mentiras, sin trampa, sin robarse unos centímetros”, indicó.

 

 

 

En línea con el Presidente, la gobernadora destacó la funcionalidad de la traza inaugurada e hizo hincapié en la necesidad del buen desarrollo de la obra. “Una ruta muy importante porque conecta desde el puerto de Ramallo al puerto de Bahía Blanca y atraviesa de norte a sur toda la provincia. Es una ruta clave para nosotros. Es una ruta hecha a nueva. Es una enorme diferencia entre hacer las cosas como hay que hacerlas, hacerlas bien, o tapar y esperar hasta que aparezca otro pozo”, dijo en una crítica solapada a la gestión anterior.

“Estamos haciendo realidad obras que parecían imposibles como la ruta del cereal, que esperó 25 años; como la ruta 77 que esperó 40 años, como fue la ruta 70, que esperó 20 años. Son miles de kilómetros de rutas intervenidos, como si hubiésemos pavimentado de norte a sur y de este a oeste la Argentina en solamente tres años y medio, mucho más de lo que se hizo en ocho años anteriores”, señaló en referencia al gobierno de Daniel Scioli en Buenos Aires y Cristina Fernández de Kirchner en la Nación.

Sobre el final y en tono de campaña, Vidal remarcó: “Como les dijimos a los bonaerenses en el 2015, basta de carteles que nunca se cumplían. Sí a la obras que se empiezan, se terminan y se ven”, dijo.