X
En Córdoba, en una conferencia con medios locales de la que participó Letra P, el candidato de Todos dijo que “lo que el Grindo haga estará bien”. Pidió que confíen en él para “dar vuelta la página”.
Por 18/07/2019 19:57

CÓRDOBA (Enviada especial) El candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, liberó este jueves al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, de la tarea de ayudarlo a conquistar esta provincia. “Los votos de los cordobeses los tengo que conseguir yo”, dijo.

El ex jefe de Gabinete formuló estas declaraciones en una conferencia con medios locales que brindó en la capital provincial al cierre de la primera jornada de una gira de dos días por el segundo distrito electoral del país. Letra P, que sigue al candidato en una cobertura especial, participó de la actividad.

“Lo que el Gringo haga va a estar bien. Es su decisión. Sé que el electorado de Córdoba tiene sus particularidades”, señaló Fernández y completó: “Los votos de los cordobeses los tengo que conseguir yo”.

 

 

En esa línea, evitó intermediarios y les habló directamente a los electores de la provincia. “Quiero dar vuelta la página y para eso Córdoba es muy importante. Los cordobeses tienen que confiar”, los convocó.

Antes, en un encuentro con empresarios pyme, había buscado los aliados que acaso no tenga en el mandatario provincial. A los hombres y a las mujeres de negocios que lo escuchaban en el Hotel Quórum, los convocó a convertirse “en militantes” para “ir a convencer al resto” de los cordobeses de votar para cambiar el modelo que propone el gobierno de presidente Mauricio Macri.

 

 

“Salgamos de acá a convencer a todos los cordobeses de que Córdoba no se construye con todos los trabajadores de las automotrices suspendidos ni con la metalmecánica parada ni sin el campo”, les había dicho el candidato.

Córdoba concentra casi el 9% del padrón nacional y es, para el kirchnerismo, un territorio hostil. Allí, en 2015, el entonces candidato Mauricio Macri obtuvo el 72% de los votos en el ballotage de 2015.

 

 

Schiaretti arrasó en las urnas en las elecciones desdobladas del 12 de mayo y, además de conseguir un nuevo mandato al frente de la gobernación, se erigió como una pieza clave de lo que hasta entonces era el combo Alternativa Federal. Pero la desintegración de ese espacio lo llevó a tomar la decisión de jugar las nacionales con boleta corta, es decir, de no colgar a sus candidatos a legisladores de ninguna fórmula presidencial.

El 10 de este mes, Alberto Fernández consiguió la foto con el cacique mediterráneo, pero poco más que eso de su parte, aunque, como informó Letra P, una porción importante del peronismo cordobés decidió trabajar por la formula del Frente de Todos.