X
Lifschitz presentó un plan de obras de cara al 2030 sin la presencia de dirigentes peronistas. "Nadie nos invitó", se quejó el justicialismo.
Por 12/07/2019 19:19

En plena transición de gobierno, el peronismo santafesino salió al cruce del socialismo por el lanzamiento, sin presencia de integrantes del futuro gobierno provincial, de un masterplan del aeropuerto de Rosario de cara al año 2030.

El proceso de cambio de mando marchaba en calma. Como contó Letra P, la gestión que lidera el gobernador Miguel Lifschitz recibió una vez a la comitiva de dirigentes justicialistas que pretende conocer, por sobre todas las cosas, la situación financiera del Estado. Por ese motivo, apenas ingrese a la Casa Gris, el gobernador electo Omar Perotti ordenará una auditoría de corte.

Ayer, Lifschitz, la intendenta de Rosario, Mónica Fein, y su futuro reemplazante, Pablo Javkin, suscribieron un acta acuerdo para garantizar la continuidad de los principales proyectos que promueven la conectividad aérea de la región de cara a 2030. A las autoridades progresistas las aplaudió un elenco compuesto por directivos, principalmente empresarios, de las entidades más reconocidas de Rosario, quienes integran, a su vez, una comisión asesora del aeropuerto.

 

 

“Miramos 2030 y parece lejos, pero está acá nomás y hay que seguir trabajando”, remarcó el gobernador socialista, pero no había presente ninguno de los dirigentes que gobernarán la provincia a partir de diciembre. El empresariado, incluso, fue más duro y menos diplomático que las autoridades y pretendió marcarle la cancha al peronismo que asoma. El presidente del Foro Regional Rosario, Arturo Araujo, por ejemplo, pidió que “el nuevo gobierno no cambie los equipos y deje a los mismos funcionarios”.

Desde la organización del evento aseguraron que fueron invitados Perotti y el senador electo por el Departamento Rosario Marcelo Lewandoski, quien la aseguró a Letra P que “nunca” fue contactado. “No estaba ni enterado, nadie me invitó a participar”, se quejó el periodista que le sacó casi diez puntos de ventaja a Fein en la categoría legislativa.

“Que ahora presenten un plan para 2030 cuando perdieron las elecciones y sabiendo que se están por ir y que, además, no lo hayan consultado al gobierno por entrar me parece bastante extraño”, apuntó Lewandoski, que rápidamente avisó que la administración de la estación aérea rosarina tiene que pasar “por el gobierno entrante”.

 

 

“Si te estás yendo y querés dejar la cancha marcada o lo que se haga de ahora en adelante, por lo menos consultalo al próximo gobierno”, ahondó Lewandoski, para quien la operatividad del aeropuerto de Rosario “deja mucho que desear”.

“Hay menos líneas aéreas y un gran y grave problema de conectividad; las empresas ven que este aeropuerto no funciona, les traba muchísimo la comercialización de traer empresarios de distintas partes del mundo porque la conectividad con Buenos Aires es muy mala. Córdoba nos ha sacado años luz en un montón de cosas, entre ellas, el aeropuerto”, cerró el senador electo.

Un aeropuerto tensiona la transición entre el socialismo y el peronismo

Lifschitz presentó un plan de obras de cara al 2030 sin la presencia de dirigentes peronistas. "Nadie nos invitó", se quejó el justicialismo.

En plena transición de gobierno, el peronismo santafesino salió al cruce del socialismo por el lanzamiento, sin presencia de integrantes del futuro gobierno provincial, de un masterplan del aeropuerto de Rosario de cara al año 2030.

El proceso de cambio de mando marchaba en calma. Como contó Letra P, la gestión que lidera el gobernador Miguel Lifschitz recibió una vez a la comitiva de dirigentes justicialistas que pretende conocer, por sobre todas las cosas, la situación financiera del Estado. Por ese motivo, apenas ingrese a la Casa Gris, el gobernador electo Omar Perotti ordenará una auditoría de corte.

Ayer, Lifschitz, la intendenta de Rosario, Mónica Fein, y su futuro reemplazante, Pablo Javkin, suscribieron un acta acuerdo para garantizar la continuidad de los principales proyectos que promueven la conectividad aérea de la región de cara a 2030. A las autoridades progresistas las aplaudió un elenco compuesto por directivos, principalmente empresarios, de las entidades más reconocidas de Rosario, quienes integran, a su vez, una comisión asesora del aeropuerto.

 

 

“Miramos 2030 y parece lejos, pero está acá nomás y hay que seguir trabajando”, remarcó el gobernador socialista, pero no había presente ninguno de los dirigentes que gobernarán la provincia a partir de diciembre. El empresariado, incluso, fue más duro y menos diplomático que las autoridades y pretendió marcarle la cancha al peronismo que asoma. El presidente del Foro Regional Rosario, Arturo Araujo, por ejemplo, pidió que “el nuevo gobierno no cambie los equipos y deje a los mismos funcionarios”.

Desde la organización del evento aseguraron que fueron invitados Perotti y el senador electo por el Departamento Rosario Marcelo Lewandoski, quien la aseguró a Letra P que “nunca” fue contactado. “No estaba ni enterado, nadie me invitó a participar”, se quejó el periodista que le sacó casi diez puntos de ventaja a Fein en la categoría legislativa.

“Que ahora presenten un plan para 2030 cuando perdieron las elecciones y sabiendo que se están por ir y que, además, no lo hayan consultado al gobierno por entrar me parece bastante extraño”, apuntó Lewandoski, que rápidamente avisó que la administración de la estación aérea rosarina tiene que pasar “por el gobierno entrante”.

 

 

“Si te estás yendo y querés dejar la cancha marcada o lo que se haga de ahora en adelante, por lo menos consultalo al próximo gobierno”, ahondó Lewandoski, para quien la operatividad del aeropuerto de Rosario “deja mucho que desear”.

“Hay menos líneas aéreas y un gran y grave problema de conectividad; las empresas ven que este aeropuerto no funciona, les traba muchísimo la comercialización de traer empresarios de distintas partes del mundo porque la conectividad con Buenos Aires es muy mala. Córdoba nos ha sacado años luz en un montón de cosas, entre ellas, el aeropuerto”, cerró el senador electo.