X

El dueño del Grupo América, vinculado a Alternativa Federal, fue ubicado en primera fila en la presentación de Sinceramente. CFK destacó el plan Argentina Trabaja de Duhalde.

Redacción 09/05/2019 21:22

ANIMALES SUELTOS. Sorprendió la presencia del empresario de medios Daniel Vila, dueño del Grupo América, en la presentación del libro Sinceramente. Fue ubicado en primera fila de la sala Jorge Luis Borges. Cómo contó Letra P, Vila es uno de los empresarios que a priori apuesta por una candidatura presidencial de su amigo personal Sergio Massa. De hecho, fue uno de los que participó de una cena con el banquero Jorge Brito (h), el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey y el empresario televisivo Marcelo Tinelli para darle volumen y proyección al espacio del Alternativa Federal: un peronismo no K. Sin embargo, este jueves se sentó en platea preferencial y, no de manera inocente, se llevó un primer plano de varios segundos mientras la ex presidenta contaba los pormenores del libro.

* * *

GUIÑO-GUIÑO. Además de la presencia de Vila, Cristina también habló de los primeros momentos de la presidencia de Néstor Kirchner y fue allí cuando mencionó al ex presidente Eduardo Duhalde y a su posible competidor en las elecciones y ex ministro de Economía, Roberto Lavagna. La autora de Sinceramente venía detallando cómo su marido recibió el gobierno. Entonces recordó que Kirchner “el 3 de junio había firmado el pago del salario de 2 millones trescientos mil planes Jefes y Jefas de Hogar, que era un instrumento importante que tenía el anterior gobierno que encabezaba el doctor (Eduardo) Duhalde y como ministro de Economía, Roberto Lavagna para paliar la terrible crisis de 2001”. Tras ello pidió un nuevo “contrato social”,  que incluya a todos los sectores.



CFK ponderó el plan Argentina Trabaja de Duhalde y Lavagna en 2002


BORGES TENÍA RAZÓN. Cristina no pudo contener a la gente ni el cántico del “vamos a volver”. No lo buscó, ¿o sí? Lo concreto es que cuando los presentes –dentro y fuera del predio de La Rural- empezaron a cantar, la ex presidenta sonrío y dijo: “Son incorregibles, (Jorge Luis) Borges tenía razón. Son incorregibles”. Lo único que logró fue que creciera la euforia.
 


GRACIAS, ALBERTO. Reconciliación es una palabra que podría describir el libro de CFK. La idea de que la senadora escribiera el best seller fue, según confió, del ex jefe de Gabinete Alberto Fernández. Sentado en primera fila, Fernández se llevó algunos aplausos y un “gracias, Alberto”. La relación, que estuvo rota por muchos años, ya hace tiempo que volvió a ser cotidiana y de extrema confianza.