X
Se bajaron Stefani y Sciurano, que eran los dos principales candidatos a la gobernación. Tampoco fue Roma, el PRO puro en la provincia. Terminaron con un radical de perfil bajo que daban en retirada
Por 03/05/2019 7:55

Sobre el filo de la medianoche del jueves, el Gobierno evitó que la versión fueguina de Cambiemos compitiera sin candidato a gobernador. Luego de intrincadas negociaciones en Buenos Aires y en el territorio austral, aceptó que el ex presidente del Concejo Deliberante de Río Grande y legislador provincial del radicalismo Juan "Pipo" Rodríguez  encabece la lista del Frente Ser Fueguino y se mida con la mandataria peronista, Rosana Bertone, que buscará su reelección en los comicios generales del 16 de junio. 

La llegada de Rodríguez a la primera candidatura de Cambiemos en Tierra del Fuego implica la resignación de tres alternativas previas que fueron descartadas con el correr de los días. Pero cierra una de las mayores preocupaciones para esa versión local del oficialismo que, hasta esta medianoche, corría el riesgo de inscribirse sin cabeza de lista para la máxima categoría del Ejecutivo provincial.

 

 

La primera opción fue el referente del PRO Héctor Stefani, que será candidato a intendente de Ushuaia y competirá con el actual jefe comunal, Walter Vuoto, de La Cámpora, uno de los garantes del acuerdo con todo el peronismo para respaldar a Bertone. El postulante macrista al municipio capitalino es acompañado por Oscar Rubinos, que encabeza la lista de concejales. 

El plan B estuvo a nombre del ex intendente radical de la capital provincial Federico Sciurano, que finalmente encabeza la lista de candidatos a diputados provinciales.

 

 

La tercera opción corrió por cuenta de otro macrista: el diputado nacional Carlos Roma, uno de los fundadores del PRO en territorio fueguino considerado "un soldado" de los pedidos del Gobierno. Aún así, quedó afuera de todo el elenco de aspirantes.

Hasta el vencimiento de los plazos previstos, hubo una tormenta de versiones sobre los posibles candidatos, pero pasadas las 23.30 Cambiemos oficializó que Rodríguez será acompañado por Fernando Glubich, "presidente de la Asociación Rural de Tierra del Fuego, reconocido por su trabajo por los productores rurales, así como su relación con empresarios y asociaciones civiles", definió el frente local en referencia al componente macrista de la fórmula conjunta.

La intendencia de Río Grande será disputada por otro radical: el vice del partido, Paulino Rossi, con una lista de concejales encabezada por Fermín Randon.

 

 

Con los acuerdos sellados con todos los sectores del peronismo a favor de Bertone para disputar su continuidad, las chances de la versión fueguina de Cambiemos quedó reducida a un resultado testimonial en la disputa por el control del Ejecutivo provincial. Sin embargo, las consecuencias para la Casa Rosada hubieran sido peores si no impulsaba a un candidato para la gobernación. De esa necesidad surgió la postulación de último momento, a escasos minutos del cierre, que lleva a otro dirigente del radicalismo al frente de las listas de Cambiemos en el interior, pero con escasas chances de lograr la victoria.

Con derrota asegurada, el Gobierno juega en Tierra del Fuego con plan D

Se bajaron Stefani y Sciurano, que eran los dos principales candidatos a la gobernación. Tampoco fue Roma, el PRO puro en la provincia. Terminaron con un radical de perfil bajo que daban en retirada

Sobre el filo de la medianoche del jueves, el Gobierno evitó que la versión fueguina de Cambiemos compitiera sin candidato a gobernador. Luego de intrincadas negociaciones en Buenos Aires y en el territorio austral, aceptó que el ex presidente del Concejo Deliberante de Río Grande y legislador provincial del radicalismo Juan "Pipo" Rodríguez  encabece la lista del Frente Ser Fueguino y se mida con la mandataria peronista, Rosana Bertone, que buscará su reelección en los comicios generales del 16 de junio. 

La llegada de Rodríguez a la primera candidatura de Cambiemos en Tierra del Fuego implica la resignación de tres alternativas previas que fueron descartadas con el correr de los días. Pero cierra una de las mayores preocupaciones para esa versión local del oficialismo que, hasta esta medianoche, corría el riesgo de inscribirse sin cabeza de lista para la máxima categoría del Ejecutivo provincial.

 

 

La primera opción fue el referente del PRO Héctor Stefani, que será candidato a intendente de Ushuaia y competirá con el actual jefe comunal, Walter Vuoto, de La Cámpora, uno de los garantes del acuerdo con todo el peronismo para respaldar a Bertone. El postulante macrista al municipio capitalino es acompañado por Oscar Rubinos, que encabeza la lista de concejales. 

El plan B estuvo a nombre del ex intendente radical de la capital provincial Federico Sciurano, que finalmente encabeza la lista de candidatos a diputados provinciales.

 

 

La tercera opción corrió por cuenta de otro macrista: el diputado nacional Carlos Roma, uno de los fundadores del PRO en territorio fueguino considerado "un soldado" de los pedidos del Gobierno. Aún así, quedó afuera de todo el elenco de aspirantes.

Hasta el vencimiento de los plazos previstos, hubo una tormenta de versiones sobre los posibles candidatos, pero pasadas las 23.30 Cambiemos oficializó que Rodríguez será acompañado por Fernando Glubich, "presidente de la Asociación Rural de Tierra del Fuego, reconocido por su trabajo por los productores rurales, así como su relación con empresarios y asociaciones civiles", definió el frente local en referencia al componente macrista de la fórmula conjunta.

La intendencia de Río Grande será disputada por otro radical: el vice del partido, Paulino Rossi, con una lista de concejales encabezada por Fermín Randon.

 

 

Con los acuerdos sellados con todos los sectores del peronismo a favor de Bertone para disputar su continuidad, las chances de la versión fueguina de Cambiemos quedó reducida a un resultado testimonial en la disputa por el control del Ejecutivo provincial. Sin embargo, las consecuencias para la Casa Rosada hubieran sido peores si no impulsaba a un candidato para la gobernación. De esa necesidad surgió la postulación de último momento, a escasos minutos del cierre, que lleva a otro dirigente del radicalismo al frente de las listas de Cambiemos en el interior, pero con escasas chances de lograr la victoria.