X
No bajan esa pretensión tras el anuncio de la fórmula FF. Este martes por la tarde ratificarán esa postura en un encuentro que mantendrán en Cañuelas. Nombres en danza.

Antes que Cristina Fernández de Kirchner anunciara que integraría la fórmula presidencial como candidata a vice, los intendente peronistas de la provincia de Buenos Aires habían definido reunirse esta semana para aceitar las conversaciones sobre quién será el o la adversaria de María Eugenia Vidal y aunar criterios para definir la estrategia territorial. Con varios nombres en danza y una proclama dividida, hay un acuerdo que atraviesa la incertidumbre y que será defendido este martes en Cañuelas: todos quieren que un intendente sea el candidato a la gobernación.

El gesto de la ex presidenta fue abrazado por la tropa de jefes comunales peronistas de la provincia de Buenos Aires, quienes tras salir del shock inmediato a la novedad expresaron su respaldo a la fórmula que encabezará el ex jefe de gabinete Alberto Fernández.

 

 

El anuncio de CFK llegó tras una semana en la que se sucedieron dos encuentros de jefes comunales bonaerenses. El primero fue en Merlo, un día después de la foto de unidad del PJ nacional, y reunió a representantes de la Primera y la Tercera sección electoral. El segundo fue en Lomas de Zamora, el viernes pasado, y contó con la presencia del ahora candidato a presidente, del diputado nacional Máximo Kirchner, del titular del PJ bonaerense, Fernando Gray, y del grupo de intendentes que piden la candidatura a gobernador de Martín Insaurralde.

Como indicó Letra P, tras estos encuentros se definió que las reuniones se ampliarían a toda la tropa de jefes comunales y que la primera se realizaría este martes por la tarde en la ciudad de Cañuelas. “Ya estaba organizada antes de esta noticia”, señaló a este portal uno de los eventuales asistentes, quien rechazó que el anuncio de CFK haya motorizado el encuentro.

El tema central del cónclave, que se desarrollará en el Parque Industrial de la ciudad mencionada, será agilizar el proceso de definiciones, sobre todo ahora que la ex presidenta mostró sus cartas y que hay que comenzar a militar su propuesta. No sólo está pendiente elegir quién enfrentará a Vidal, sino también la estrategia para trabajar en los pagos chicos y la avanzada en los distritos donde la conducción no está en manos del peronismo.

 

 

Con varios nombres en danza, hay una certeza que atraviesa las distintas proclamas: todos piden que sea un intendente quien encabece la fórmula provincial. Entre los anotados, además de Insaurralde -azuzado por sus pares del Conurbano-, la matancera Verónica Magario -convocada por los intendentes del interior- y Francisco “Paco” Durañona, intendente de San Antonio de Areco, se anotan en la pelea el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, el diputado nacional Fernando Espinoza y el senador provincial Sergio Berni.

“Ojalá sea uno el candidato, que consensuemos un nombre. Pero, además, esperamos que el candidato sea un intendente”, señaló un jefe comunal a Letra P. El pedido no es nuevo. Desde hace tiempo exigen tener mayor participación en el armado de listas, planteo que se agudizó tras la derrota de 2015 y que ahora, en el debate de candidaturas, toma volumen. Reclaman un lugar en la toma de decisiones. Piden participar de la definición de la fórmula para la Gobernación y también en la de las listas seccionales.

 

 

En las conversaciones, si bien apuntan a que prime el mandato de CFK de “acordar un candidato de unidad” y evitar la sangría del 2015, no se corren de la idea de que el nombre del adversario de Vidal represente los intereses de los intendentes y que tenga experiencia en gestión territorial.

En este juego, que será defendido en Cañuelas, los que quedan con menos posibilidades son Berni y Kicillof, a pesar que varios lo mencionan como posible compañero de fórmula y que es uno de los que más recorre la provincia.