X

Schiaretti plantó bandera en el peronismo federal: “No queremos la grieta”

Contundente, el gobernador posicionó a su espacio en el PJ “republicano”, destacó la “moderación” y le cerró la puerta al kirchnerismo. Pidió no trasladar los resultados a lo nacional.
Por 13/05/2019 0:04

CÓRDOBA (Enviada especial) Montado sobre una victoria aplastante en el segundo distrito electoral del país, el gobernador reelecto Juan Schiaretti lanzó un contundente mensaje nacional y plantó bandera en el “peronismo federal, democrático y republicano”. “Los cordobeses queremos y valoramos la moderación, no queremos la grieta”, dijo y pidió no trasladar los resultados de Córdoba al escenario nacional.

"No habrá futuro en Argentina sin el peronismo y no habrá futuro para el peronismo si no es republicano”, marcó la cancha Schiaretti.

“Pertenecemos al peronismo federal, democrático y republicano. No habrá futuro en Argentina sin el peronismo y no habrá futuro para el peronismo si no es republicano”, marcó la cancha Schiaretti sobre el escenario montado en el búnker del hotel Quórum, ubicado cerca del aeropuerto.

Así, Schiaretti clausuró cualquier tipo de posibilidad de diálogo con el kirchnerismo, en un discurso en el que el gobernador se ocupó de remarcar que el enorme poder que le da el 54% de los votos no significa que los cordobeses le hayan dado “la suma del poder público”. “Aunque hayamos obtenido la mayor diferencia de la historia de la democracia, ni por asomo esa diferencia nos hará caer en una arbitrariedad”, aclaró Schiaretti, que agregó que respetará la libertad de prensa y la independencia del Poder Judicial.

En un búnker eufórico por la victoria, colmado de militantes que dedicaron el triunfo a Mauricio Macri, Schiaretti destacó el “histórico” triunfo de Martín Llaryora en la capital provincial, donde el peronismo no ganaba desde 1973, y llamó a no nacionalizar el resultado de la elección cordobesa.

 

 

“Ésta fue una elección municipal y provincial que nada tiene que ver con las elecciones nacionales. Es apresurado sacar conclusiones nacionales sobre la base de los resultados de Córdoba”, dijo el gobernador. Y lanzó una frase que generó intriga sobre la situación nacional y cierta preocupación en algunos dirigentes del peronismo más ligado al kirchnerismo. "Córdoba ha demostrado que puede votar un intendente, un gobernador o un presidente de partidos distintos", agregó.

 

 

En un discurso que dejó definiciones económicas como la valoración del equilibrio fiscal y la reivindicación de “un Estado fuerte que trabaje por la justicia social”, Schiaretti hizo alusiones a sus años de militancia, levantó su participación en “el Cordobazo” y homenajeó a “los 30 mil detenidos desaparecidos”, además de destacar que Córdoba “se endeudó solamente para hacer obras”.  

“Los cordobeses queremos y valoramos la moderación, no queremos la grieta, algunos creen que sirve para ganar elecciones, pero no sirve para gobernar. Y a veces, como quedó demostrado hoy, tampoco ganan elecciones”, destacó Schiaretti antes de cerrar bailando cuarteto junto a la diputada nacional Alejandra Vigo, su esposa.

Sobre el escenario, lo acompañaron la legisladora provincial electa Natalia de la Sota, hija del fallecido José Manuel de la Sota, a quien homenajeó antes de presentar a Schiaretti. “Compañero, descanse en paz que su sueño está cumplido, tenemos cuatro años más de gobierno de Juan Schiaretti”, dijo la concejala, una de las figuras más aplaudidas por la militancia en el búnker.

El “Soy cordobés” de “El Potro” Rodrigo sonó sobre el final para coronar los festejos, en medio de cantos contra la Casa Rosada. “Es para Macri que lo mira por tevé”, gritó un salón despojado de dirigentes nacionales a los que Schiaretti mantuvo alejados de su victoria provincial pero a quienes les dedicó el mensaje más contundente, que anuncia su compromiso para la construcción de una tercera vía electoral.