X

Las negociaciones para amassar el acuerdo que quiere bloquear Vidal

Intendentes se entusiasman con una alianza Massa-CFK para llevar un mismo candidato a gobernador. El ejemplo implementado en Tigre y la disminución de daños colaterales. ¿El amor vence al odio?
Por 10/04/2019 11:07

El líder del Frente Renovador (FR) y presidenciable de Alternativa Federal, Sergio Massa, analiza por estas horas el trazo fino del esquema de unidad propuesto por intendentes del PJ bonaerense para ir en una sola lista bonaerense, que amplíe las chances de vencer a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires y tanque electoral de Cambiemos, María Eugenia Vidal. El diálogo entre el peronismo K y el massismo se aceleró en los últimos días y se materializó en un encuentro de Pymes que hubo en el municipio de Escobar la semana pasada. Allí, Massa se reunió con intendentes de la Primera sección electoral que le hicieron el ofrecimiento de la unidad: un mismo candidato a gobernador para todas las opciones presidenciables. Rápida de reflejos, la gobernadora busca salir del laberinto con un decreto de Mauricio Macri.

Massa sabe que tiene que cuidar su espacio. Tiene 13 diputados provinciales, dos senadores y diez intendentes. En un escenario polarizado, el ex jefe comunal de Tigre puede perder municipios y bancas. Esa base es lo que hoy por hoy le permite negociar con leyes con la gobernadora e, incluso, con Unidad Ciudadana.

El líder del FR no descarta esa chance: que haya una lista única que le permita sobrevivir en la provincia que reúne más de 9 millones de electores. Desde la elección de 2015, Massa viene perdiendo presencia legislativa en la provincia de Buenos de Aires.

Además, Alternativa Federal tiene carencia de bonaerenses de fuste. Ni el salteño Juan Manuel Urtubey, ni el rionegrino Miguel Ángel Pichetto o el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna -si es que continúa dentro del armado de Alternativa Federal-, hacen pie en la provincia de Buenos Aires. Y Massa, pese a que tiene una estructura mayor, tampoco promueve un nombre propio para la disputa provincial.

Un intendente cristinista le dijo a Letra P sobre las negociaciones que “se sigue trabajando el concepto de unidad, en todos los frentes”. Esa unidad también se traduce, explica el jefe comunal, a las intendencias.

Sin embargo, una de las patas que forman la mesa política de Massa es más escéptico de que se pueda trabajar en ese sentido. Esa misma fuente descree en los pensamientos mágicos que, insistió, son los que llevaron al peronismo bonaerense a chocarse con un escenario impensado. “No siempre uno más uno es dos”, resumió. Es decir, no por acumular se garantizará una victoria. "Además, acordar con el PJ bonaerense siempre es complicado", manifiesta con gran cautela.

En los municipios donde gobiernan el Frente Renovador o el PJ/Unidad Ciudadana no habría internas, ni elecciones por separado. Todos y todas en una misma lista. Algo así como el consenso que propone Roberto Lavagna, pero sin el economista en los cálculos.

En Tigre, Julio Zamora ya materializó ese plan que manejan los intendentes. El jefe comunal del municipio de la Primera sección electoral y la fortaleza política de Massa irá con una sola lista. “Desde hace un tiempo que los concejales de Unidad Ciudadana y el Frente Renovador trabajan a la par”, le explican a Letra P desde la comuna tigrense. Además, Zamora sumó a gente del cristinismo a su Gabinete. 

Massa dio una señal cuasi discursiva de unidad este miércoles. En twitter, el ex jefe de Gabinete parafraseó a su antigua jefa. Fue al celebrar la aparición de la Nieta 129. “Cada reencuentro es una herida que se cierra, demostrando una vez más que el amor siempre vence al odio. Bienvenida #Nieta129. Toda mi admiración para Abuelas, luchadoras incansables por la memoria, la verdad y la justicia”, escribió.
 


Pese a que cuando se le pregunta, Massa siempre responde que hace años que no habla con CFK ni sabe qué hará la expresidenta en las próximas elecciones, lo concreto es que el presidenciable de Alternativa Federal mantiene contactos con dirigentes que le llevan el mensaje a Cristina: habla sobre todo con el diputado nacional Eduardo Wado de Pedro. También con los intendentes.

La estructura sería entonces: Massa, uno o más candidatos por Unidad Ciudadana para disputar la presidencia -sin internas entre sí-, pero un solo candidato a gobernador, pegado a todas esas opciones nacionales. Ese nombre bonaerense aún no está, es parte de la negociación, pero el que más junta voluntades en ese esquema es el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. Como contó Letra P, el lomense es el que puede sumar adhesiones peronistas, es decir massistas, más allá del universo K. Con ese factor es que se entusiasman algunos intendentes del PJ. 

Con este escenario, el Gobierno ya prepara una contraofensiva. Se trata de una modificación, por decreto presidencial, a la ley de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). Tal como informa Letra P, el decreto, que tiene el aval del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, modifica el artículo 15 del decreto n° 443 del año 2011, que habilita las adhesiones de boletas de diferentes categorías para las elecciones generales.

Ambos equipos jurídicos hicieron las investigaciones del caso y tienen el antecedente del fallo de la Cámara Nacional Electoral a favor de Atilio Benedetti, de 2011. Y que también usó Gerardo Morales en 2015 en Jujuy, donde compitió con las boletas presidenciales de Macri y el líder del Frente Renovador.