X
En la Casa Rosada aseguran que el Presidente adoptará en cada entrevista el tono "enfático" que usó ante la última Asamblea Legislativa de su mandato. El caso Majul, un botón de muestra. La estrategia
Por 18/03/2019 20:03

La entrevista que Mauricio Macri le concedió este domingo al periodista Luis Majul, con el pretexto del vigésimo aniversario de su programa televisivo La Cornisa, es la extensión de una estrategia comunicacional que arrancó el 1 de marzo, con el último discurso que ofreció el Presidente para abrir el período de sesiones ordinarias del Congreso. La preparación de esa enunciación, según confiaron a Letra P fuentes oficiales, no sólo concentró el aprendizaje de las tres oportunidades anteriores. También implicó semanas de ejercicios de pronunciación, postura y dicción para una estética que será clave en la campaña de Cambiemos.

“Fue una respuesta ante la situación en la que estamos parados. Necesitamos ser enfáticos, apabullantes y firmes para defender lo que hemos construido y también para transmitir qué queremos cosechar en los próximos cuatro años lo que hemos sembrado hasta ahora”, explicó un vocero de la Casa Rosada a Letra P, para justificar el tono que adoptó Macri en el Congreso y que reeditó este domingo en el canal América.

Por fuera de los gestos y las emociones, Macri redoblará la apuesta en cada escenario que acepte para ahondar el antagonismo con el kirchnerismo. Pero también apuntará a revender las expectativas para el futuro con el fin de endosarlas a favor de su reelección, uno de los puntos más críticos para la campaña de Cambiemos, que ya acumula siete meses de una imagen negativa superior al 65% sobre la gestión del Gobierno.

 

 

En la Casa Rosada los funcionarios consultados por este medio se mostraron convencidos de la “eficacia” de la nueva línea discursiva adoptada. Después del 1 de marzo, los escuderos comunicacionales del Presidente recibieron una “devolución positiva” sobre el desempeño de un Macri “más enfático y a flor de piel”.

Se trata de la misma fórmula discursiva que se pudo apreciar este domingo con Majul y que, posiblemente, se reedite en otros segmentos del prime time de la televisión abierta y por cable, como la entrevista que concedió Macri a la conductora Mariana Fabbiani, o a Mirtha Legrand, por Canal 13, en una apuesta orientada a un público que consume más programas y noticias de espectáculos y de la farándula que a producciones periodísticas dedicada a la política nacional.

Sin embargo, en esa lista corta de cuidadas entrevistas, el programa "La Cornisa" sumó este domingo el tercer cara a cara de su conductor con el Presidente, luego de dos encuentros en 2016 y 2018. 

 

 

Aunque la agenda de medios es guardada bajo siete llaves, en la Casa Rosada sus funcionarios aseguran la reedición de entrevistas con radios del interior, como las que ofreció el año pasado para acompañar sus giras provinciales, con un posible salto televisivo en los medios locales. Aseguran que “la audiencia” podrá apreciar a un jefe de Estado más predispuesto a disputar cada segundo de la entrevista, “muy enérgico y seguro de lo que dice”, pero "también dispuesto a hablar sobre temas espinosos, como la relación con Franco Macri", a quien acusó, dos semanas después de su fallecimiento de ser "parte de un sistema extorsivo del kirchnerismo".

Para este año electoral las irrupciones mediáticas del Presidente contarán con un poderoso despliegue en redes sociales. Este domingo la estrategia contó con dirigentes del oficialismo y cuentas sin identidad que se dedicaron a instalar sus declaraciones y defenderlas frente a sus críticos, con el estreno del hashtag #MacriTeVuelvoaElegir. La frase utilizada podría ser un eslogan de campaña. 

 

 

Macri se movió al borde de las lágrimas, o del enojo, para transmitir que la crisis le duele tanto o más que a cualquier argentino afectado. La estrategia de “escucha” y “cercanía” presidencial ante las consecuencias de la recesión no sólo busca superar la imposibilidad del Gobierno para ofrecer algún dato económico positivo, también fue elegida como una forma de ratificar el rumbo del Modelo M, pero con la atención puesta en contener, de algún modo, la fuga de votantes propios ante la crisis de expectativas de la población ante la crisis.

“Después del discurso ante la Asamblea Legislativa, vimos en las mediciones que hicimos un solo mensaje clave: por fin salieron a defender lo que había que defender”, confió una fuente oficial que se animó a sortear el silencio que rodea a los voceros del Presidente. “Se nos viene una batalla final, y vamos a darla, por eso es importante transmitir esa seguridad y salir a pelearse si es necesario”, completó el funcionario consultado.

El "modelo Majul", un formato de entrevista que se extenderá hasta octubre

En la Casa Rosada aseguran que el Presidente adoptará en cada entrevista el tono "enfático" que usó ante la última Asamblea Legislativa de su mandato. El caso Majul, un botón de muestra. La estrategia

La entrevista que Mauricio Macri le concedió este domingo al periodista Luis Majul, con el pretexto del vigésimo aniversario de su programa televisivo La Cornisa, es la extensión de una estrategia comunicacional que arrancó el 1 de marzo, con el último discurso que ofreció el Presidente para abrir el período de sesiones ordinarias del Congreso. La preparación de esa enunciación, según confiaron a Letra P fuentes oficiales, no sólo concentró el aprendizaje de las tres oportunidades anteriores. También implicó semanas de ejercicios de pronunciación, postura y dicción para una estética que será clave en la campaña de Cambiemos.

“Fue una respuesta ante la situación en la que estamos parados. Necesitamos ser enfáticos, apabullantes y firmes para defender lo que hemos construido y también para transmitir qué queremos cosechar en los próximos cuatro años lo que hemos sembrado hasta ahora”, explicó un vocero de la Casa Rosada a Letra P, para justificar el tono que adoptó Macri en el Congreso y que reeditó este domingo en el canal América.

Por fuera de los gestos y las emociones, Macri redoblará la apuesta en cada escenario que acepte para ahondar el antagonismo con el kirchnerismo. Pero también apuntará a revender las expectativas para el futuro con el fin de endosarlas a favor de su reelección, uno de los puntos más críticos para la campaña de Cambiemos, que ya acumula siete meses de una imagen negativa superior al 65% sobre la gestión del Gobierno.

 

 

En la Casa Rosada los funcionarios consultados por este medio se mostraron convencidos de la “eficacia” de la nueva línea discursiva adoptada. Después del 1 de marzo, los escuderos comunicacionales del Presidente recibieron una “devolución positiva” sobre el desempeño de un Macri “más enfático y a flor de piel”.

Se trata de la misma fórmula discursiva que se pudo apreciar este domingo con Majul y que, posiblemente, se reedite en otros segmentos del prime time de la televisión abierta y por cable, como la entrevista que concedió Macri a la conductora Mariana Fabbiani, o a Mirtha Legrand, por Canal 13, en una apuesta orientada a un público que consume más programas y noticias de espectáculos y de la farándula que a producciones periodísticas dedicada a la política nacional.

Sin embargo, en esa lista corta de cuidadas entrevistas, el programa "La Cornisa" sumó este domingo el tercer cara a cara de su conductor con el Presidente, luego de dos encuentros en 2016 y 2018. 

 

 

Aunque la agenda de medios es guardada bajo siete llaves, en la Casa Rosada sus funcionarios aseguran la reedición de entrevistas con radios del interior, como las que ofreció el año pasado para acompañar sus giras provinciales, con un posible salto televisivo en los medios locales. Aseguran que “la audiencia” podrá apreciar a un jefe de Estado más predispuesto a disputar cada segundo de la entrevista, “muy enérgico y seguro de lo que dice”, pero "también dispuesto a hablar sobre temas espinosos, como la relación con Franco Macri", a quien acusó, dos semanas después de su fallecimiento de ser "parte de un sistema extorsivo del kirchnerismo".

Para este año electoral las irrupciones mediáticas del Presidente contarán con un poderoso despliegue en redes sociales. Este domingo la estrategia contó con dirigentes del oficialismo y cuentas sin identidad que se dedicaron a instalar sus declaraciones y defenderlas frente a sus críticos, con el estreno del hashtag #MacriTeVuelvoaElegir. La frase utilizada podría ser un eslogan de campaña. 

 

 

Macri se movió al borde de las lágrimas, o del enojo, para transmitir que la crisis le duele tanto o más que a cualquier argentino afectado. La estrategia de “escucha” y “cercanía” presidencial ante las consecuencias de la recesión no sólo busca superar la imposibilidad del Gobierno para ofrecer algún dato económico positivo, también fue elegida como una forma de ratificar el rumbo del Modelo M, pero con la atención puesta en contener, de algún modo, la fuga de votantes propios ante la crisis de expectativas de la población ante la crisis.

“Después del discurso ante la Asamblea Legislativa, vimos en las mediciones que hicimos un solo mensaje clave: por fin salieron a defender lo que había que defender”, confió una fuente oficial que se animó a sortear el silencio que rodea a los voceros del Presidente. “Se nos viene una batalla final, y vamos a darla, por eso es importante transmitir esa seguridad y salir a pelearse si es necesario”, completó el funcionario consultado.