X
Será este viernes en Las Heras, también con referentes regionales. Diferencias de criterio en la tropa renovadora. Entre apuestas a la erosión de la polarización y pedidos de unidad hasta que duela.
Por 14/03/2019 15:00

Una semana después del convite K para articular juntos en “un gran frente” y tras enviar recientes señales anti-unidad en una apuesta reeditada a la avenida del medio, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, se reunirá con su tropa de intendentes bonaerenses. Aunque el mitin se maneja en silencio, diversas fuentes del armado massista confirmaron a Letra P que se espera la presencia del tirgrense en el encuentro de los jefes comunales de su espacio que se llevará a cabo este viernes en General Las Heras, distrito administrado por el renovador Javier Osuna.

“Evidentemente se van acelerando los tiempos de definiciones y hay que juntarse”, dijo a este medio uno de los dirigentes que participará del encuentro. Si bien este tipo de reuniones son habituales, en esta oportunidad el aspecto electoral tendrá su peso. Frustrado el desdoblamiento -sobre el que muchos intendentes del FR posaban sus expectativas para no verse arrastrados por “condiciones externas”-, la estrategia a seguir en el orden nacional y bonaerense es materia de preocupación en los municipios.

El reciente antecedente de 2017 en el que algunos intendentes massistas atribuyeron el magro resultado local al hecho de quedar “entrampados en una polarización nacional” hace que la política de alianzas a desplegar por el tigrense sea mirada con mayor atención. Y, entre los caciques municipales del FR, surgen diferencias de criterio en lo referente a los pasos que deben seguirse.
 


De acuerdo a las consultas realizadas por este medio, están quienes apuestan a dotar de mayor “musculatura electoral” al espacio de Alternativa Federal, sin acercarse al kirchnerismo. Por otro lado, quienes pretenden “articular con todos” pero con la condición de que Cristina Fernández de Kirchner no sea candidata. Y, finalmente, quienes no ponen reparos a una “unidad absoluta”, tal como lo viene planteando a viva voz el intendente de Tigre, Julio Zamora, quien –a pesar de las diferencias exhibidas últimamente con el principal referente del FR- está anotado para el encuentro de este viernes.

Pero Zamora no está solo en el cometido de confluir en un frente electoral con los diversos sectores del peronismo: “Hay que lograr la unidad, tragar sapos si hay que tragárselos”, opinó en off un dirigente de extracción peronista del Frente Renovador. Y agregó: “Para algunos, seremos sapos nosotros, ¿no?”

Del otro lado, están quienes ya piensan en un escenario “de tercios”, mientras analizan un terreno más allanado para Alternativa Federal en un contexto donde “la polarización se va desgastando y va perdiendo potencialidad”: “Hace cinco meses parecía que una elección polarizada iba a absorber el 80% del padrón pero hoy ya no es así. La gente no quiere volver a la polarización y hace una búsqueda más fuerte de una alternativa que asegure gobernabilidad y capacidad de gestión”.
 


Con esa tónica, también deslizaron dardos hacia los escindidos que conformaron Red x Argentina. "Se apresuraron. Ahora no es el momento en donde se amplía Unidad Ciudadana y hay mucha gente ahí que ve que si Cristina no crece y tiene su límite va a empezar a acercarse a Alternativa Federal. Felipe (Solá) se terminó de desdibujar”.

Más allá de todo, no deja de abrirse el paraguas ante cualquier eventualidad: “Esto es política, las circunstancias juegan”. Todos coincidieron en que la situación económica será el principal termómetro de medición de posibilidades de cada espacio.

Las discrepancias en cuanto a la estrategia electoral se emparenta con la extracción de cada intendente. Quienes tienen su raíz en el peronismo son los que exhiben una mayor apertura a una articulación con múltiples sectores, hasta llegar al kirchnerismo. “Para ganarle a Macri hay que hacer un frente bastante inclusivo y amplio. Articular con todos”, argumentan.

Los que tienen un origen más ligado a lo vecinal reniegan de la posibilidad de ligarse a la imagen de la ex presidenta, y ya perfilan una campaña netamente localista, más allá de las definiciones de la cúpula. “Una mirada muy descentralizada y enfocada en las políticas municipales. Cada intendente tiene su alineamiento nacional pero también su receta local. Cada municipio tiene su condimento”, señalaron.
 


Sin embargo, todos los consultados ratificaron su respaldo a la nueva incursión presidencial de Massa. “Es el mejor candidato; después, hay otros factores que pueden incidir y uno nunca sabe, pero está firme y vamos a acompañarlo. La gente está esperando que le digan cómo vamos a salir de este problema. Cada vez es más grave la crisis, la gente está enojada y todo el día se habla de candidaturas y no de propuestas. Lo que siempre Sergio tuvo como característica es hablar sobre lo que va a hacer y esa línea la vamos a mantener”, subrayan.

Con excepción de Luis Andreotti (San Fernando) que ya avisó que no irá por una nueva reelección -competirá su hijo, el actual diputado bonaerense Juan Andreotti-, la gran mayoría de los intendentes renovadores ya tiene confirmada su candidatura por la revalidación de su mandato. En ese marco, preocupa el poder de fuego de la lista sábana no sólo en el orden nacional sino también en el bonaerense: “No veo a nadie lanzado para la Gobernación con el 100% de apoyo del espacio. No debería pasar mucho más de 20 o 30 días donde el espacio tome una decisión en la provincia. Es importante que se construya un proyecto 100% representativo de la provincia, ”, señaló uno de los intendentes abordados.

Más allá del tenor local que se le imprima a la campaña, no contar con candidatos taquilleros en los cuerpos superiores de la boleta ha sido un factor que incidió negativamente en algunos distritos massistas. Y en esto algunos fundan su pesar por no contar con elecciones desdobladas. “Hay dos grandes males de la política moderna: dirigentes que no tienen la solidez o la formación para ser intendentes y que terminan siéndolo producto de una buena lista sábana en la que se puedan colgar y, lo que es peor todavía, intendentes que han demostrado una buena gestión pero, por no pertenecer a una buena lista sábana, terminan siendo derrotados como consecuencia del sistema”.