X
Macri pronostica una recuperación. Los CEOs avisan que el escenario se complicará más, con suspensiones y despidos, por el parate de las fábricas. No ven el segundo semestre.
Por 25/02/2019 19:13

Tras comprometerse a no vaticinar sobre la economía, el presidente Mauricio Macri sorprendió con otro pronóstico sobre la actividad. “Todavía estamos atravesando los coletazos de 2018, pero hoy tenemos una economía que empieza a ordenarse", afirmó. La textual es coincidente con lo que les dijo a los industriales alimenticios el ministro de la Producción y el Trabajo, Dante Sica, en una reunión reciente. Pero el diagnóstico es diametralmente opuesto a lo que ven en el Círculo Rojo, donde suponen que la guerra emocional de la economía responde únicamente a una cuestión electoral y de campaña. En diálogo con dirigentes de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Unión Industrial Argentina (UIA) y la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), el escenario se vislumbra distinto.

 

Los CEOs esperan el mensaje económico que Macri dará en la apertura de las legislativas. 

 

“No tenemos indicadores, pero los comercios en la calle están cerrando”, detallaron fuentes de la CAME, entidad que preside Gerardo Díaz Beltrán. En su mayoría pymes, las firmas de la cámara viven del consumo, sector golpeado al límite, con caídas superiores al 8% en la producción. Mismo síntomas que atraviesa el supermercadismo: según el INDEC, las ventas cayeron 8,7% y más de 3% en todo el 2018. Las mayoristas, más del 12%. 

“Sinceramente, creemos que hay una intención anímica del Gobierno, porque en los números la situación de mejora no se ve, ni siquiera en el segundo semestre”, explicó a Letra P uno de los vices de la UIA, de una empresa líder y en crisis. En la central fabril que preside Miguel Acevedo avisan que lo peor aún no llegó. Marzo, abril y mayo serán, según los industriales, los meses más duros. Y adelantan que la discusión ya no estará puesta en los niveles de actividad, irrecuperables en 2019, sino en el impacto de la crisis en el empleo.

Cuentan que hoy los playones de autos están repletos y que las fábricas ya no se estoquean, sino que más bien frenan la faena por no tener lugar para guardar producto. Por esto, adelantan que los números de uso de capacidad instalada en fábricas de febrero de este año serán aún peores que los de fin de 2018, ubicados por encima del 55%.

 

 

“En este contexto, las grandes pueden aguantar un poco más, pero de las empresas medianas para abajo no va a quedar otra que empezar a despedir o suspender”.

El síntoma del desempleo ya se ve en algunos sectores, como los del comercio minorista. El INDEC dio a conocer la encuesta de supermercados y shoppings, con el siguiente esquema: medido a diciembre de 2018, el personal ocupado en lo referente a "artículos para el hogar" bajó 9,5%. Mientras que en los supermercados bajó 3,3%, con unas 3.350 personas menos que el año anterior.

En la industria, en tanto, el último dato fue aportado a Letra P por la UIA en 2018: desde abril de 2015 hasta mediados del año pasado se perdieron 71.200 puestos de trabajo. Unos 2.400 empleos al mes.

 

FEMSA, en crisis, pidió salvataje. Vienen más empresas. 

 

Por el lado del Gobierno, sustentan la teoría de la recuperación en algunos puntales, aún no visibles: estabilidad cambiaria, impacto de las paritarias en los niveles de consumo, inflación a la baja y regreso paulatino del crédito. Ésta es la lectura que hacen en el entorno del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el que ordena los números de la caja oficial.

Pero el discurso no se condice con los propios números que manejan en la Casa Rosada. Fue el propio Sica el que admitió, en conferencia de prensa, que cada vez son más las empresas que están en crisis, todo un golpe para la idea del Ejecutivo de que la recuperación debe venir desde la esfera privada. "El programa preventivo de crisis es uno de los programas que tiene el ministerio para tratar de atender y fortalecer el sostenimiento del empleo en aquellas empresas que están atravesando en algunos casos problemas estructurales, y en otros, coyunturales. Claramente, por la caída de la demanda en los últimos seis meses, algunas empresas han acudido al ministerio mucho más rápido que otras a solicitar este programa", aseguró, luego de que su cartera le negara la semana pasada un salvataje a FEMSA, la embotelladora de Coca Cola que pidió un Proceso Preventivo de Crisis (PPC).

La mayor parte de los empresarios esperan al 1 de marzo, la apertura del año egislativo, para saber qué diagnóstico hará Macri o si habrá algún anuncio concreto de estímulo, sobre todo a la producción.