X
El intendente de Bragado forma parte de Cambiemos con un partido vecinalista. Cree que una mejora en la economía dará un empujón al oficialismo. “A la oposición no la veo ensamblada”, afirma.
Por 20/02/2019 14:17

El intendente de Bragado, el vecinalista Vicente Gatica, consideró que “no será fácil” derrotar a María Eugenia Vidal en la elección en la que la mandataria buscará renovar su mandato. “A la oposición no la veo ensamblada”, afirmó. Y consideró que debe ser la mandataria quien elija a su compañero de fórmula porque “es quien lidera el proyecto”. En diálogo con Letra P, de todos modos, destacó el rol de Daniel Salvador en la vicegobernación.  

 

 

- Recientemente amplió el armado de Cambiemos local con la suma de una referente de Elisa Carrió. ¿Cómo se van a organizar para la elección?

- Se sumó Carla Bruno, una dirigente nueva en la política, referente de la Coalición Cívica. En Bragado, Cambiemos está integrado por nuestro espacio, la vecinalista Unidos por Bragado, el PRO, la UCR, el partido FE, el MID, la Coalición Cívica y Acción para el Desarrollo. Somos como 48. Tenemos que ver cómo organizar la lista. Siempre lo hemos resuelto.

- ¿Va a buscar la reelección?

- No lo he definido. Estoy abocado a la gestión. Confiamos en la madurez de los partidos que componen la estructura y lo discutiremos en el ámbito de la mesa de Cambiemos. Siempre hemos tenido buenos resultados con el diálogo.

- ¿Quién debe acompañar a Vidal en el fórmula?

- Vidal debe elegir a su compañero de fórmula porque es quien lidera el espacio de construcción. De todos modos, eso no es impedimento para opinar. Salvador ha sido muy buen vicegobernador. Creo que las dos cosas son razonables. Tendrán que resolverlo tomando sus parámetros.

- ¿Qué debería pesar más en la balanza: el respeto al acuerdo inicial con la UCR o la preferencia del macrismo de completar la fórmula con alguien del mismo espacio de la gobernadora?

- Vidal puede poner alguien de su círculo, pero seguramente evaluará la situación del radicalismo en la provincia de Buenos Aires. Insisto: quien debe elegir al compañero de fórmula es Vidal. Lo hizo en 2015, cuando eligió a Daniel Salvador. Cambiemos es una construcción política de muchos partidos y siempre se generan este tipo de debates que enriquecen, que son buenos, porque se exponen distintas miradas y todo eso significa un crecimiento como construcción política.

- ¿Cómo se resolverá el escenario electoral con la crisis económica como telón de fondo?

- Todavía falta mucho para las elecciones. Hoy es una foto, mañana es otra y más cerca de la elección es otra. Argentina tiene estas cuestiones de cortoplacismo y el humor social es utilizado para votar. Creo que la inflación va a empezar a bajar, que el país se va a estabilizar un poco y en los últimos tres meses vamos a empezar a ver un horizonte nuevo. Eso le va a permitir al Gobierno ganar la elección. Lo mismo le sucederá a la gobernadora y al municipio. Nosotros debemos tomar las mejores decisiones, no correr riesgos. Estoy convencido de que este cambio que ahora genera algún tipo de malestar, finalmente hará que no miremos hacia atrás. Creo que el mejoramiento de la economía y de los niveles inflacionarios, y de la puesta en marcha de la maquinaria de la producción, van a permitir la reelección.

- Otro punto que se debate entre los intendentes es la continuidad o no de las PASO. ¿Qué opina?

- Si es por una cuestión económica, me parece bien que no haya. Ahora, si las razones son de reforma política, de reforma electoral, debería resolverse en las cámaras legislativas. No es bueno estar manoseando mucho tiempo, muchas veces, las cuestiones electorales.

- Otra intención que sobrevuela es que el oficialismo busca desinflar el posible crecimiento, tras la PASO, de candidatos opositores. ¿Teme este escenario?

- No me gusta hablar de la oposición, pero no la veo ensamblada. La decisión que se tome tiene que estar ligada a cuestiones de fondo. María Eugenia no es una gobernadora a la que se la pueda derrotar fácilmente, aún con toda la oposición junta. En lo local, soy hijo de la interna. Vengo de la UCR y siempre fui candidato después de ir a una interna. Por lo tanto, no temo a esas cuestiones. Pero muchas veces las internas terminan lesionando la relación y resultan beneficiosas o funcionales a la oposición. En cualquier condición, si los niveles de discusión se hacen sobre la base de las propuestas, está bueno que la gente tenga la posibilidad a su representante.