X

Intendentes peronistas miran de costado el gabinete de leales que arma Kicillof

Coinciden en que no tendrán lugares en la mesa ministerial del gobernador electo, quien había dicho que gobernaría con los jefes comunales porque “nada se puede hacerse sin ellos”.

Por 05/12/2019 11:40

“Voy a gobernar muy cerca de los intendentes, nada puede hacerse sin ellos”, le dijo a Letra P el gobernador electo de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, el 3 de julio último, en plena campaña rumbo a las PASO. A cinco meses de aquella afirmación y con el gabinete listo para entrar en funciones, es casi un hecho que los jefes comunales peronistas tendrán escasa o nula participación en la mesa ministerial bonaerense. De pedir un candidato propio a “acompañar” el nuevo tiempo.

Desde el año pasado, los intendentes del peronismo bonaerense intentaron poner un candidato –o candidata– a la gobernación para las elecciones 2019. Hace 28 años que no llega a la casa de Gobierno bonaerense una persona con gestión local. El último alcalde que se sentó en el sillón de Dardo Rocha fue Eduardo Duhalde. Creyeron que era su tiempo. 

 

 

Separados en dos grandes grupos referenciados en la intendenta Verónica Magario (La Matanza) por un lado y el intendente Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) por el otro, trabajaron para que uno de ellos fuera el candidato de consenso. Pero el que más medía en las encuestas y era el preferido de Cristina Fernández de Kirchner era Axel Kicillof, quien finalmente el 27 de octubre último ganó las elecciones para convertirse en el nuevo gobernador de la provincia de Buenos Aires. Caído el premio mayor y en función de los dichos del por entonces candidatos sobre la importancia de los jefes territoriales para gobernar, los jefes comunales se ilusionaron con ser parte activa del nuevo gobierno.

Esa ilusión fue desvaneciéndose, hasta el punto de no pedir lugares. Kicillof fue claro durante la campaña. “Nada de repartirse lugares”, dijo. Si había algo que molestaba al futuro mandatario era enterarse que “se estaban repartiendo cargos” antes de tiempo. El plan del mandatario electo era otro: rodearse de su equipo de trabajo al que puso -desde que empezó a recorrer la provincia- a estudiar cómo funcionaba la gestión bonaerense. 

“Nunca se habló de poner a un intendente en el equipo de Axel. Una cosa es gobernar con los intendentes y otra es gobernar con intendentes como funcionarios”, le dijo un jefe comunal del interior a Letra P, relativizando cómo –parece– se conformará el gabinete de Kicillof.

 

 

Otro intendente, pero del conurbano, estimó ante este medio que “los ministerios ya están cerrados”. Y amplió: “Los intendentes no estaremos de manera activa, pero no me sorprende que sea así. No está mal que –Kicillof- elija gente de confianza”. 

Como viene informando Letra P, el mandatario electo se rodeará de técnicos de su riñón para las áreas más estructurales de la gestión bonaerense. Suenan Agustina Vila en Educación, Agustín Simone en Infraestructura, Federico Thea en Justicia/Derechos Humanos, Augusto Costa para Producción, Pablo López en Economía, Pablo Quattromo en el BaPro y Cristian Girard en ARBA. Además: Javier Rodríguez en Agroindustria, Jesica Rey en Medios y Homero Giles para IOMA. Carlos Bianco, mano derecha del Kicillof, será el jefe de Gabinete.

“Lo importante en este momento es que el gobernador se sienta cómodo con la gente que trabaja. Si él cree que la selección de las personas es la adecuada para sentirse cómodo, está bien. Hay que permitir que las cosas vayan fluyendo y que se vaya desandando el camino”, advirtió otro mandatario consultado por este medio.

La elección de Verónica Magario como candidata a vicegobernadora aflojó la tensión en el grupo de intendentes. También aporta al principio de paz el hecho de que los jefes comunales puedan terminar quedándose con lugares de mando en organismos provinciales, como el directorio de Banco Provincia, Aubasa, delegaciones regionales de IOMA, ANSES o Tribunal de Cuentas, entre otros entes. Además de lugares de poder en la Legislatura.