X

La Policía de Ritondo se despide con un violento desalojo de trabajadores

Operarios que realizaban un acampe en la papelera Kimberly Clark de Bernal fueron corridos a punta de pistola por efectivos policiales esta madrugada. Ocho detenidos, entre ellos tres delegados.
Por 04/12/2019 9:20

Desde el inicio, en enero de 2016 en La Plata, pasando por julio de 2017 en Pepsico, el signo de la represión posado sobre la Policía Bonaerense al mando del ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, se mantiene hasta los últimos días de la administración vidalista. En esta oportunidad, un violento operativo protagonizado por efectivos de la comisaría Octava de Bernal irrumpió este miércoles por la madrugada en el acampe que trabajadores de la multinacional Kimberly Clark venían realizando en la planta de esa localidad del distrito de Quilmes desde hace varias semanas, en defensa de sus puestos laborales ante la decisión de la firma papelera de cerrar esas instalaciones.

"El operativo directamente ingresó a la fábrica sin mostrar la orden y armados", detalló a Letra P uno de los trabajadores que se encontraba en el acampe al momento de la irrupción policial, quien advirtió que, actualmente, "el acceso a la fábrica esta militarizado". De acuerdo a las imágenes y videos enviados a este medio, se observa el ingreso de los efectivos armados y exigiendo que los trabajadores se tiren al piso. Por estas horas, denuncian que permanecen detenidos ocho operarios, entre ellos tres delegados.

 


Son 209 los trabajadores que se desempeñan en esa planta, la cual venía siendo tomada desde septiembre ante la decisión intempestiva de la multinacional de cerrar. "Acá no hay crisis, esto es una multinacional. La decisión es por una reestructuración global que anunciaron en 2018 y dura hasta 2021. Tienen que cerrar diez plantas a nivel mundial y nosotros somos la séptima", describió semanas atrás a Letra P el delegado Walter Relañez.

Al señalar que se trata de “un preventivo de crisis trucho presentado para hacer una retirada legal”, Relañez marcó que “el gremio lo rechazó”, por lo que los trabajadores insisten en el reclamo por la inmediata reapertura y la preservación de la fuente laboral. “No nos despidieron, el anuncio fue solo verbal, no nos llegaron los telegramas. Comunicaron el cierre el jueves 26 de septiembre, vino un directivo de Latinoamérica a anunciar el cierre y de ahí estamos manteniendo permanencia en fábrica en resguardo de nuestra herramienta de trabajo”, describió en su momento el delegado que se encontraba este miércoles en el acampe al momento de la irrupción policial.

"La respuesta que tenemos del gobierno es la represión, el desalojo, son los palos, mientras tuvimos seis audiencias en el Ministerio de Trabajo, donde el gobierno nacional se posicionó en todo momento del lado de la empresa, omitiendo nuestro reclamo, que es muy elemental, como seguir llevando un plato de comida a nuestras familias. Nos tratan como unos delincuentes", remarcaron los trabajadores en un video.

 


Advirtiendo la "amenaza de desalojo", tenían previsto un acto contra esa medida el próximo viernes 6 a las 18 en Espora 50, Bernal. Eso se decidió tras dar cuenta de "una denuncia de usurpación de la multinacional", intentando "llevar el conflicto laboral al campo penal".

"La instancia de mediación fue despreciada por la patronal que sólo mostró su intransigencia, sosteniendo unilateralmente su objetivo de cierre y despido masivo de 209 familias en planta Bernal. Los trabajadores ejercemos nuestro derecho a defender los puestos de trabajo y nuestras herramientas que son el sustento de nuestras familias", enfatizaron.

Así, recalcaron que, en estos dos meses, "el gobierno y la Secretaría de Trabajo han intentado desgastarnos con varias audiencias que no dieron ninguna perspectiva. Hace más de 10 días se presentó la denuncia correspondiente frente al envío de telegramas de despido en dicha Secretaría por más de 40 trabajadores que no aceptamos los retiros voluntarios, sin obtener respuesta alguna de la Secretaría de Trabajo, mostrando su rol cómplice con el cierre.

Bajo este escenario, reclaman que se conforme “una mesa de trabajo con los futuros funcionarios próximos a asumir y los representantes de los trabajadores de Kimberly Clark Bernal, para elaborar un plan productivo de reapertura inmediata”. “Las reuniones realizadas con funcionarios del próximo gobierno, entre ellos con Augusto Costa señalado como próximo ministro del Axel  Kicillof y asesores de Mayra Mendoza, no han tenido respuesta alguna ni continuidad, dando tiempo a la actuación judicial", apuntaron.