X
Es uno de los cambios que incluiría la Ley de Ministerios del socialismo que el rafaelino modificará. Sin apuro, presentará el gabinete a fin de mes. Todo, en medio de una transición conflictiva.
Por 06/11/2019 15:11

El gobernador electo de Santa Fe Omar Perotti se toma su tiempo para presentar su gabinete y espera los movimientos del futuro presidente Alberto Fernández, pero ya avanza en el diseño de su futuro gobierno: analiza la creación de un superministerio que integre las áreas de Vivienda y Obra Pública.

 

 

Para ello, el rafaelino precisa modificar la Ley de Ministerios de la provincia. En la actual administración que lidera el socialista Miguel Lifschitz no existe el Ministerio de Vivienda; sí el de Obras Públicas. ¿Cómo se modifica? Derivando un proyecto de ley a la Legislatura. 

Fuentes del círculo íntimo de Perotti le confiaron a Letra P que el hoy senador nacional trabaja sobre la creación de “un ministerio bien grande que coordine obras y planificaciones”. Es una iniciativa que el legislador guarda bajo siete llaves y comparte con un puñado de personas. El mismo grupo de estrechos colaboradores que trabajan en el diseño del gabinete santafesino, que se anunciará “a fines de noviembre” debido a que “no hay apuro”.

 

 

Una transición ordenada y sin roces permitiría que la iniciativa de Perotti para la creación de ese gran ministerio fuera presentado en la legislatura por el Ejecutivo actual. Pero eso, al calor de la tensa relación, parece no ser posible. De no ser así, los diputados peronistas no descartan hacerlo por motus propio antes del 10 de diciembre. En la actualidad, el Frente Progresista tiene mayoría en Diputados y el PJ en Senadores. Por eso, de cualquier modo, Perotti necesita de un entendimiento con el actual oficialismo y futura oposición.

Lifschitz y Perotti se vieron las caras en dos oportunidades tras la elección en la que el rafaelino se impuso a Antonio Bonfatti, el candidato del Frente Progresista: una, en sede de Gobierno a fines de septiembre; la otra, en la casa del socialista a principios de octubre. Luego se desató el cruce verbal con acusaciones mutuas entre socialistas y peronistas que paralizaron el proceso de transición al que se habían comprometido ambas fuerzas.