X

El socialista y el gobernador electo habían pactado derivar el documento a la Legislatura luego del 10 de diciembre. Pero un cónclave progresista resolvió lo contrario. El PS azuza la interna del PJ.

Por 25/10/2019 9:35

En otro capítulo de la convulsionada transición santafesina y pese a que el gobernador Miguel Lifschitz y su sucesor Omar Perotti habían acordado lo contrario, el Frente Progresista resolvió esta mañana presentar el presupuesto 2020 antes del 10 de diciembre, fecha de cambio de mando.

El progresismo santafesino metió cónclave para tomar esa decisión. Se vieron las caras este jueves en Santa Fe el propio Lifschitz, el ex gobernador Antonio Bonfatti, el intendente electo de Rosario, Pablo Javkin, el de Santa Fe, Emilio Jatón, el ministro de Seguridad radical Maximiliano Pullaro y el ministro de Gobierno Pablo Farías, entre otros. Por unanimidad, según contó Farías a Letra P, se resolvió “enviar el presupuesto, como indica la Constitución”.

A mediados del mes pasado, fue el propio mandatario socialista el que convocó a Perotti para armar en conjunto el cálculo de recursos y erogaciones y presentarlo antes de la finalización de su mandato. Pero unos días después, Lifschitz explicó que acordó con su sucesor que el documento sería enviado por el rafaelino post cambio de autoridades.

 

 

Sin embargo, la Legislatura rechazó el propósito, a decir del funcionario socialista. Con distintos argumentos, Diputados y Senadores plantearon que el presupuesto debía ser enviado antes del 10 de diciembre. “Diputados dio plazo hasta el 31 de octubre y Senadores lo rechazó de plano”, aseguró Farías. Y amplió: “Si no hay aceptación de las Cámaras no nos queda otra, el gobernador no puede vencer su mandato sin mandar el presupuesto”.

El ministro político de Farías le adjudicó la negativa del Senado, Cámara en la que el peronismo tiene mayoría, a las “visiones distintas hacia adentro del justicialismo”. Y, en ese sentido, recordó la decisión del senador Armando Traferri, cacique del PJ en el Senado, de abandonar la mesa de transición y reprocharle al futuro gobernador el irrespeto de “acuerdos preelectorales”.