X
Relanzó la campaña junto a su candidato a presidente y la plana mayor de Consenso Federal. "Ya pasó el tiempo de los globitos", ironizó el economista.
Redacción 08/10/2019 9:55

El candidato a jefe de Gobierno por Consenso Federal, Matías Tombolini, relanzó la campaña junto a su candidato a presidente, Roberto Lavagna, y para el final de la campaña porteña vuelve a apelar a la receta de escapar a la grieta, cuestionando tanto a Juntos por el Cambio como al Frente de Todos.

Aferrado a Lavagna, Tombolini hizo una demostración de fuerza en el Palacio Alsina junto a su compañera de fórmula, Daniela Gasparini; el primer candidato a diputado nacional por la Ciudad, Marco Lavagna, el candidato a gobernador bonaerense, Eduardo "Bali" Bucca; la primera candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires, Graciela Camaño.

 

 

“Es un orgullo enorme formar parte del espacio de quien, para mí, fue el mejor ministro de Economía que tuvo la República Argentina”, afirmó Tombolini, quien recordó que Lavagna "cambió el vapor de las ollas populares por el humo de las fábricas que volvieron a abrir”. “Al próximo 27 de octubre –arengó el candidato porteño–  lo entendemos como una oportunidad histórica. Vamos a decidir qué país y qué Ciudad queremos”.

Por otra parte, sostuvo que la gestión de Mauricio Macri "tiene el corazón de cemento”. “Ya pasó la época de patear globitos al son de la música sobre el escenario. Pero tengamos en claro que el bombo y la promesa fácil tampoco son la solución para el país”, advirtió Lavagna, apostando a polarizar con el macrismo y el peronismo para, como indica su leitmotiv de campaña, saltear la grieta.

 

 

“Los dos candidatos que supuestamente están arriba en las encuestas son los responsables de la crisis. Son dos proyectos mentirosos, que llevaron a la Argentina al quiebre económico, financiero y social. Nosotros, en cambio, estamos ofreciendo a la ciudadanía gente que no tiene causas penales. Vamos a tener el tiempo disponible para trabajar para los argentinos, porque no vamos a estar patrullando los tribunales para defender una fortuna oculta que no tenemos”, sostuvo Camaño.

A su turno, Bucca apuntó: “Es inadmisible que en la Argentina haya hambre. La Nación y la Ciudad están en terapia intensiva. Pero tenemos a los mejores médicos para tratar esta enfermedad: Roberto Lavagna y Matías Tombolini”, expresó.