X

Los intendentes electos de Rosario y Santa Fe imponen una nueva fotografía y piden pista en la dinámica de la mesa provincial del Frente. Vínculo por necesidad con Perotti y roces con Lifschitz.

Por 25/10/2019 16:20

La definición de enviar el presupuesto 2020 a la Legislatura provincial antes del 10 de diciembre, a contramano de lo que habían acordado el gobernador electo Omar Perotti y el actual mandatario, Miguel Lifschitz, sumado al último tiro de los diputados provinciales del PJ para lograr que la Cámara baja declare la necesidad de reformar la Constitución antes del traspaso de mando, obligó al Frente Progresista a reunirse tres veces en menos de una semana para fijar posiciones. De dos de esos encuentros participó el intendente electo de Rosario, Pablo Javkin, y al último, que se hizo este jueves en la ciudad capital, se sumó también su par de Santa Fe, Emilio Jatón. Pero antes, los futuros jefes de los municipios más importantes de la provincia se tomaron un café en una tradicional confitería de la peatonal, se sacaron la foto y desembarcaron en simultáneo en la Casa Socialista, donde se hizo el encuentro. El movimiento en tándem de ambos dirigentes insinua una alianza en gestación de la que Lifschitz ya tomó nota.

 

 

Los une la pertenencia al progresismo, pero también la empatía ante el escenario similar que deberán afrontar en menos de dos meses: municipios con fuertes dificultades económicas y un gobierno provincial del signo político opuesto con el que deberán negociar. En ese contexto, entienden que las nuevas responsabilidades deben traer aparejadas también un lugar de referencia dentro del Frente.

Entre ambos, actuó como hilo conductor el concejal santafesino Franco Ponce de León. El edil (ex Coalición Cívica - Ari) es la figura de Creo en la ciudad de Santa Fe, la fuerza que fundó Javkin en Rosario. Su mandato vence el 10 de diciembre próximo, pero logró retener el espacio para su partido y la banca será ocupada por Valeria López Delzar. En paralelo, mantuvo un trabajo constante y cercano a Jatón, que hoy lo acerca a la mesa chica.  

 

 

Las expectativas políticas de la alianza Jota Jota encontraron eco en el encuentro y uno de los que manifestó ese reconocimiento fue el ministro de Gobierno de la provincia, Pablo Farías. Este jueves, en diálogo con Letra P, el funcionario socialista sostuvo que los resultados de las elecciones provinciales exigen al Frente Progresista a pensar en reconfigurar los roles: “Veníamos con una inercia de funcionamiento de las mesas del Frente donde había representaciones más basadas en lo partidario. La situación tanto de Emilio como de Pablo tiene que ver más con lo electoral. Rosario y Santa Fe son los Ejecutivos más importantes de la provincia que el Frente Progresista va a tener después del 10 de diciembre. Así como a nadie se le ocurría -más allá de las preferencias partidarias- que en una mesa política del Frente faltara el gobernador de la provincia hoy es lógico que esos nuevos ejecutivos formen parte de la toma de decisiones”.

Además, Farías presagió una apertura y cristalización del Frente: “Todos los partidos tenemos que rever nuestro funcionamiento. Eso quedó claro. Estamos hablando de consolidar el espacio, se habla de un acta, de una carta orgánica que determine cómo se integran y cómo se representan los partidos, cómo se resuelven las diferencias y se toman las decisiones. Son todas cuestiones que siempre estuvieron pendientes, que estando el Frente en el gobierno de la provincia se ordenaban más fácil o naturalmente y que ahora hay que tenerlo más claro”.