X
Estuvieron juntos en Pergamino, donde Cambiemos ganó las PASO. El presidente aseguró que cuatro años “no es suficiente” y la gobernadora relacionó a mujeres adultas que estudian con el feminismo.
Por 15/10/2019 20:22

“Esto no nos pasó nunca, encontrarnos acá, en esta plaza maravillosa donde nadie nos obligó a venir, nadie nos trajo, nadie nos dio un choripán, nada”, afirmó eufórico el presidente Mauricio Macri, durante la plaza del #SíSePuede que protagonizó este martes, en Pergamino y junto a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

El jefe de Estado y la mandataria coincidieron en pedir el voto de los concurrentes este próximo 27 y aseguraron que la elección se va a “dar vuelta”, en relación a la derrota que ambos sufrieron en las PASO, el 11 de agosto.

Aunque se diferenciaron en el tono, ya que Vidal apuntó a los “logros” de gestión alcanzados durante su mandato y en relación a la lucha contra el narcotráfico, el juego y en favor a un mejor sistema de salud y educación, y aseguró haber realizado una “revolución silenciosa contra la pobreza”, el Presidente prefirió sostener su tono motivador y aludir a los sentimientos del electorado, más que a la razón.

 

 

“Esta energía que estamos viviendo hay que transformarla en acción, hay que transformarla en el voto”, dijo. Porque según aclaró, “cuatro años no es tiempo suficiente para resolver tantos problemas de décadas en la Argentina, nos tenemos que dar más tiempo”.

“Este octubre se define la historia de nuestro país para siempre, no solo damos vuelta la elección sino la historia de nuestro país”, exclamó Macri.

Vidal por su parte, afirmó que el #SíSePuede, que se utiliza como eslogan de la campaña, significa “decir acá estamos, de acá no nos movemos”. Y enumeró algunos de los que consideró logros de su gestión.

 

 

“Yo estuve acá caminando con el agua por acá (señala su cintura), con nuestros trabajadores de defensa civil con mangueras haciendo el bombeo a mano, y hoy tenemos nuestra estación de bombeo sin que se tengan que poner en el agua”, dijo durante su discurso, en un escenario montado en uno zona central de la plaza La Merced.

“Y ahora viene la parte donde digo ¡no se inundan más!”- bromeó en alusión a una famosa frase de Macri-, “pero no -agregó-, todavía en algunos lugares se inundan, pero ya empezamos las obras”.

Luego se entregó a la estadística. Sostuvo que durante su gobierno, “siete mil narcos fueron presos, 140 búnkers (de venta de drogas) derribados y donde hoy hay oficinas del Estado, centros terapéuticos, también bingos cerrados, casinos cerrados, 3.500 barrabravas que no entran más a la cancha". "Eso mostró de qué somos capaces, quiénes somos, qué es lo que queremos”, completó.

 

 

Vidal afirmó además que concretó una “revolución silenciosa de la pobreza” y que dio un “mensaje feminista” al lograr que “en los últimos tres años y medio un millón de personas adultas volvieron a terminar el primario y secundario y la mayoría mujeres, la mayoría de hogares pobres que volvieron a estudiar”. “Si eso no es una revolución silenciosa contra la pobreza, si eso no es dignidad, si eso no es apostar al futuro en serio, si eso no es un mensaje feminista...”, aseveró.

En el último tramo de su discurso, y en un tono más elevado, Vidal les dijo a los presentes que colmaron la plaza principal de Pergamino: “En estos pocos días que quedan les pido que busquen a sus amigos, a sus vecinos, a sus compañeros de trabajo, familiares, los que no están convencidos y dudan. Vayan con esta convicción y también con la humildad de reconocer lo que falta y díganles que escuchamos, que entendimos”.

 

 

“No se den por vencidos –remarcó Vidal-, díganles que sí se puede. No nos damos por vencidos y por eso la vamos a dar vuelta”.

Ambos gobernantes estuvieron acompañados por el intendente local, Javier Martínez, la diputada nacional Elisa Carrió, el ministro de Seguridad y primer candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, el vicegobernador, Daniel Salvador y el diputado nacional, Héctor "Toty" Flores.

En Pergamino, el oficialismo ganó en todos los tramos de la boleta y por una diferencia lo suficientemente holgada para imaginar en lo inmediato la reelección del jefe comunal, un hombre del PRO.