X
Diputados abandonaron el recinto ante la decisión de la mayoría oficialista de aprobar la entrega de fondos a distritos por 3 mil millones de pesos, una mochila que le quedará al próximo gobernador.
Por 10/10/2019 17:49

El peronismo santafesino en Diputados montó en cólera, acusó al socialismo de marcar la cancha y “debilitar” al futuro gobierno de Omar Perotti y se levantó de la sesión que se realizaba este jueves en la ciudad de Santa Fe. La razón: la aprobación de la ampliación de entrega de fondos por 3 mil millones de pesos del Estado santafesino a los distritos, algo que tendrá que afrontar el futuro gobierno.

El bloque mayoritario del Frente Progresista avanzó con la ampliación del llamado Plan Abre, una suerte de intervención del Estado en zonas vulnerables de grandes ciudades. Casualmente, es la misma iniciativa que había pedido semanas atrás el senador Armando Traferri, el mismo que pegó el portazo en la mesa de transición del PJ.

 

 

El legislador sanlorencino había objetado incluir a Rosario y Santa Fe en el Fondo de Obras Menores, un aporte que se le hace a todas las localidades de la provincia menos a las dos más grandes. Y le había reprochado al socialismo que no le había dado tratamiento al proyecto que él había ingresado en dos oportunidades, el de ampliar el Plan Abre a todas las ciudades de la provincia.

El reclamo de Rosario y Santa Fe tiene añares, lo hicieron la intendenta Mónica Fein y el intendente José Corral y recrudeció en las últimas semanas de ahogo en las arcas municipales. En Rosario, por ejemplo, los municipales se movilizaron en masa en las últimas horas para expresar su bronca por el pago desdoblado de sueldos y horas extras.

En la tarde de este jueves, el progresismo avanzó con el pedido de Traferri y se espera que el Senado convalide el ingreso de Rosario y Santa Fe al Obras Menores.

Todos contentos, menos el interbloque del PJ de diez integrantes, que levantó sus cosas y se retiró del recinto al inicio de la sesión. El vocero de la decisión fue Leandro Busatto, quien habló de “preocupación” y acusó al socialismo de “violentar prácticas parlamentarias”.

 

 

La espada legislativa de Perotti reveló que se había convocado para hoy jueves a la mañana una reunión conjunta de las comisiones de Presupuesto y Asuntos Constitucionales. Pero como no hubo quorum, el progresismo avanzó de manera particular en cada uno de los dos espacios.

La movida es “legítima, legal y válida”, según el diputado peronista, pero es “peligrosa”. En esa misma línea, Busatto habló de “maniobras” y “virulencia política”.

“Fracasó la reunión convocada, le dan tratamiento igual en Presupuesto, le dan tratamiento en Constitucionales, lo sacan con quorum propio y lo mandan al recinto, una locura. Estamos hablando de más de tres mil millones de pesos de forma automática, sin siquiera la posibilidad de que Perotti la pueda vetar porque va a quedar promulgada antes de que él asuma. Los temas de la transición no eran estos, el socialismo está haciendo política para debilitar al gobierno de Perotti”, bramó el diputado en diálogo con Letra P.

 

 

Cuando la ampliación del Abre se convirtió en ley, el peronismo ya no estaba en el recinto. Lo convalidaron los 30 diputados sentados y el único que defendió la sanción fue el socialista Rubén Galassi. “Lo que estaba circunscripto a unas pocas ciudades va a llegar a todas las ciudades de la provincia”, defendió, y dijo lamentar que el bloque del PJ “no acompañara una política social”.

“No hemos hecho ninguna acción virulenta ni ningún atropello institucional. Esta Cámara tiene mandato hasta el 10 de diciembre del corriente año, tenemos la legitimidad y legalidad de seguir impulsando leyes”, cerró Galassi.