X
La licitación de Letes sorprendió por haber logrado una adhesión total. ¿Quedará un margen mayor de dólares para 2020? ¿Tasa alta o baja? La bicicleta y el riesgo político.
Por 09/01/2019 13:01

El comunicado frío del Ministerio de Hacienda dijo el martes, después del cierre de la jornada financiera, que la licitación de Letras del Tesoro en dólares a 217 días terminó con adjudicaciones por 950 millones de dólares a una tasa de interés anual del 4,75%. Así, el nivel de adhesión alcanzó al 100% de lo que vencía y superó ampliamente las expectativas del mercado. Prueba superada.

De hecho, analistas consultados por Letra P antes de la operación habían dicho que observaban con atención el proceso por ser el primero en el que esos instrumentos ya no podrían ser tomados a cambio de la entrega de pesos sino, como debe ser, de dólares genuinos. Así las cosas, habían coincidido en calificar un eventual resultado de roll over (renovación) del 70% como bueno y uno del 80 al 85% como muy bueno. El 100% conseguido, entonces, fue recibido con satisfacción y algo de sorpresa.

 

 

Pablo Castagna, director de Portfolio Personal, le dijo a Letra P que “la renovación del 100% es una muy buena noticia”. De hecho, se trata de un resultado sin precedentes desde abril último.

En tanto, Amílcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur (CeSur), coincidió en que “es bueno para el arranque del año porque no hubo que subir la tasa de interés ni cancelar con reservas la diferencia por la licitación en pesos, como ocurría antes, cuando las Letes se podían suscribir en las dos monedas”.

“Claramente el resultado va en sintonía con baja del riesgo país. Por eso es que no tenemos que perder de vista lo que pase con este indicador, más teniendo en cuenta que hay vencimientos importantes de Letes cada quince días”, añadió.

La cuestión de la tasa da para algún matiz. Si bien la nominal se mantuvo, Castagna notó que “la que se pagó es más alta que la que se venía operando en el mercado secundario para instrumentos similares”.

 

 

El mismo ánimo imperaba en el Ministerio de Hacienda, donde le confirmaron a este medio cuál fue la letra chica del resultado. El 70% de las suscripciones correspondió a inversores privados y el 30% restante a entes del Estado, como la ANSES o bancos públicos. En tanto, el 95% correspondió a tomadores locales.

En opinión de Leandro Ziccarelli, coordinador del Observatorio Monetario-Financiero del CEPA (Centro de Economía Política Argentina), “el dato del 70-30 también me parece positivo.

En la evaluación del ministro Nicolás Dujovne ayudó la difusión esta semana del programa financiero para el año, que establece que los números cierran para el repago de la deuda con niveles de rolleo del 46%.

Para Ziccarelli, “si siguen renovando tanto en el futuro, el saldo de caja (en dólares) para 2020 va a ser mejor” que el esperado.

De todos modos, esta primera licitación de 2019 tuvo la peculiaridad de la fecha de vencimiento: 16 de agosto, cinco días después de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) que terminarán de delinear el escenario para las elecciones presidenciales de octubre.

Las tensiones preelectorales o, en términos más llanos, el temor del mercado a un retorno de Cristina Kirchner al poder, están en los cálculos de todos.

Castagna puntualizó ese factor, al señalar que “se trata de un vencimiento  que todavía cae dentro del mandato de Mauricio Macri. Si en las renovaciones siguientes, que van a ir cayendo más cerca de las elecciones, se mantiene un porcentaje de renovación cercano al 100% sería una noticia espectacular. Las próximas renovaciones van a ser cruciales”.

 

 

Las buenas noticias para el Gobierno que se complementan con un desempeño positivo de las acciones en lo que va del mes y con los títulos de deuda siguen recuperando posiciones, lo que se expresa en la continuidad de la caída de un riesgo país, que recientemente había llegado a un récord de 830 puntos básicos y este miércoles amenazaba con perforar a la baja los 700.

Para Ziccarelli, con todo, ese equilibrio es precario, ya que se basa en el ingreso de capitales dispuestos a buscar riesgo emergente para lograr rendimientos mejores, la conocida “bicicleta”. En ese sentido, dijo que, en base al resultado de la licitación de Letras del Tesoro, “algo que evaluaría es que el supuesto desarme de (carteras en) dólares para hacer tasa en pesos (carry trade) ya no sería tan confiable. De hecho, todos los tenedores de Letes decidieron quedarse en dólares. También es una realidad que no hay mucho más para hacer con los dólares: las Letes son lo único corto que hay”.

El economista Christian Buteler resumió la visión de los analistas al explicar que “no hay que olvidar que hace unos meses, una licitación había quedado desierta porque no había oferentes, que se llegó a pagar una tasa del 5,75%,  y que se aceptaban pesos para suscribirlas. La Argentina no resolvió sus problemas: el riesgo país bajó y el dólar está en el piso de la zona de no intervención, pero económicamente seguimos con los mismos problemas, somos tan vulnerables como siempre y tenemos una elección por delante. Entonces, cuando uno evalúa que la colocación de Letes fue buena es porque tiene en cuenta el contexto”.

Dujovne empezó el año con el pie derecho. El contexto internacional, los problemas domésticos y la incertidumbre política le confrontarán en lo sucesivo con momentos más desafiantes.

Dujovne empezó 2019 con un éxito y ya se prepara para los meses difíciles

La licitación de Letes sorprendió por haber logrado una adhesión total. ¿Quedará un margen mayor de dólares para 2020? ¿Tasa alta o baja? La bicicleta y el riesgo político.

El comunicado frío del Ministerio de Hacienda dijo el martes, después del cierre de la jornada financiera, que la licitación de Letras del Tesoro en dólares a 217 días terminó con adjudicaciones por 950 millones de dólares a una tasa de interés anual del 4,75%. Así, el nivel de adhesión alcanzó al 100% de lo que vencía y superó ampliamente las expectativas del mercado. Prueba superada.

De hecho, analistas consultados por Letra P antes de la operación habían dicho que observaban con atención el proceso por ser el primero en el que esos instrumentos ya no podrían ser tomados a cambio de la entrega de pesos sino, como debe ser, de dólares genuinos. Así las cosas, habían coincidido en calificar un eventual resultado de roll over (renovación) del 70% como bueno y uno del 80 al 85% como muy bueno. El 100% conseguido, entonces, fue recibido con satisfacción y algo de sorpresa.

 

 

Pablo Castagna, director de Portfolio Personal, le dijo a Letra P que “la renovación del 100% es una muy buena noticia”. De hecho, se trata de un resultado sin precedentes desde abril último.

En tanto, Amílcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur (CeSur), coincidió en que “es bueno para el arranque del año porque no hubo que subir la tasa de interés ni cancelar con reservas la diferencia por la licitación en pesos, como ocurría antes, cuando las Letes se podían suscribir en las dos monedas”.

“Claramente el resultado va en sintonía con baja del riesgo país. Por eso es que no tenemos que perder de vista lo que pase con este indicador, más teniendo en cuenta que hay vencimientos importantes de Letes cada quince días”, añadió.

La cuestión de la tasa da para algún matiz. Si bien la nominal se mantuvo, Castagna notó que “la que se pagó es más alta que la que se venía operando en el mercado secundario para instrumentos similares”.

 

 

El mismo ánimo imperaba en el Ministerio de Hacienda, donde le confirmaron a este medio cuál fue la letra chica del resultado. El 70% de las suscripciones correspondió a inversores privados y el 30% restante a entes del Estado, como la ANSES o bancos públicos. En tanto, el 95% correspondió a tomadores locales.

En opinión de Leandro Ziccarelli, coordinador del Observatorio Monetario-Financiero del CEPA (Centro de Economía Política Argentina), “el dato del 70-30 también me parece positivo.

En la evaluación del ministro Nicolás Dujovne ayudó la difusión esta semana del programa financiero para el año, que establece que los números cierran para el repago de la deuda con niveles de rolleo del 46%.

Para Ziccarelli, “si siguen renovando tanto en el futuro, el saldo de caja (en dólares) para 2020 va a ser mejor” que el esperado.

De todos modos, esta primera licitación de 2019 tuvo la peculiaridad de la fecha de vencimiento: 16 de agosto, cinco días después de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) que terminarán de delinear el escenario para las elecciones presidenciales de octubre.

Las tensiones preelectorales o, en términos más llanos, el temor del mercado a un retorno de Cristina Kirchner al poder, están en los cálculos de todos.

Castagna puntualizó ese factor, al señalar que “se trata de un vencimiento  que todavía cae dentro del mandato de Mauricio Macri. Si en las renovaciones siguientes, que van a ir cayendo más cerca de las elecciones, se mantiene un porcentaje de renovación cercano al 100% sería una noticia espectacular. Las próximas renovaciones van a ser cruciales”.

 

 

Las buenas noticias para el Gobierno que se complementan con un desempeño positivo de las acciones en lo que va del mes y con los títulos de deuda siguen recuperando posiciones, lo que se expresa en la continuidad de la caída de un riesgo país, que recientemente había llegado a un récord de 830 puntos básicos y este miércoles amenazaba con perforar a la baja los 700.

Para Ziccarelli, con todo, ese equilibrio es precario, ya que se basa en el ingreso de capitales dispuestos a buscar riesgo emergente para lograr rendimientos mejores, la conocida “bicicleta”. En ese sentido, dijo que, en base al resultado de la licitación de Letras del Tesoro, “algo que evaluaría es que el supuesto desarme de (carteras en) dólares para hacer tasa en pesos (carry trade) ya no sería tan confiable. De hecho, todos los tenedores de Letes decidieron quedarse en dólares. También es una realidad que no hay mucho más para hacer con los dólares: las Letes son lo único corto que hay”.

El economista Christian Buteler resumió la visión de los analistas al explicar que “no hay que olvidar que hace unos meses, una licitación había quedado desierta porque no había oferentes, que se llegó a pagar una tasa del 5,75%,  y que se aceptaban pesos para suscribirlas. La Argentina no resolvió sus problemas: el riesgo país bajó y el dólar está en el piso de la zona de no intervención, pero económicamente seguimos con los mismos problemas, somos tan vulnerables como siempre y tenemos una elección por delante. Entonces, cuando uno evalúa que la colocación de Letes fue buena es porque tiene en cuenta el contexto”.

Dujovne empezó el año con el pie derecho. El contexto internacional, los problemas domésticos y la incertidumbre política le confrontarán en lo sucesivo con momentos más desafiantes.