X
El último Índice de Confianza al Consumidor cerró el 2018 con un nivel muy bajo, que se agudiza en sectores vulnerables. El desempeño de la economía fue "pésimo", remarcó el diputado Giustiniani.
Redacción 08/01/2019 11:43

El último Índice de Confianza al Consumidor de Rosario cerró el 2018 con un nivel muy bajo de confianza. Según el estudio, el 83,4% de los rosarinos y rosarinas considera que la situación económica actual es peor a la registrada hace un año.

“Con las medidas anunciadas está claro que el ajuste va a continuar, con un aumento de las tarifas que claramente representará más inflación de la proyectada. Las perspectivas no son buenas”, sostuvo el diputado provincial Rubén Giustiniani al presentar, junto a su compañera de bloque Silvia Augsburger y el ex decano de la Facultad de Ciencias Económicas Javier Ganem los resultados realizados por el Centro de Estudios Igualdad, espacio ligado a los ex legisladores del Frente Progresista, entre el 12 y 14 de diciembre sobre 500 casos.

 

 

El índice arrojó un valor de 29,3, que representa en términos agregados una confianza en niveles muy bajos de los consumidores. Continúa así la tendencia evidenciada a lo largo del año 2018. “Se mide de 0 a 100 siendo el 0 la desconfianza absoluta. Durante todo 2018 dio por debajo de los 30 puntos, cerrando un pésimo 2018”, explicó Giustiniani, para luego agregar: “La percepción más negativa se da en los sectores más humildes, en las mujeres y en adultos mayores”.

Otro dato significativo del relevamiento es que los ciudadanos con expectativas negativas acerca de la evolución futura de la economía superan a quienes visualizan una mejora dentro del próximo año. Así, frente a la pregunta “¿Cómo considera que será la situación económica del país dentro de un año, respecto de la actual?”, el 34,5% considera que estará peor, frente al 32,3% que alientan una expectativa positiva.

En cuanto a la disposición al consumo, continúa como el trimestre anterior la fuerte retracción en la intención de compra de bienes durables como muebles, televisores, lavarropas, computadoras u otros aparatos electrodomésticos. El 74,1% considera que no es un buen momento para ese tipo de compras, mientras que el 82,8% se expresa negativamente respecto a la disposición a la compra de bienes de mayor valor como autos y casas.

“Estos resultados demuestran un gran desánimo que reina en la población, en los consumidores, acerca de la situación económica actual y expectativas a futuro. La economía está en un círculo perverso de desánimo, caída del consumo y recesión”, señaló Ganem.

El 83% por ciento de los rosarinos cree que empeoró la economía

El último Índice de Confianza al Consumidor cerró el 2018 con un nivel muy bajo, que se agudiza en sectores vulnerables. El desempeño de la economía fue "pésimo", remarcó el diputado Giustiniani.

El último Índice de Confianza al Consumidor de Rosario cerró el 2018 con un nivel muy bajo de confianza. Según el estudio, el 83,4% de los rosarinos y rosarinas considera que la situación económica actual es peor a la registrada hace un año.

“Con las medidas anunciadas está claro que el ajuste va a continuar, con un aumento de las tarifas que claramente representará más inflación de la proyectada. Las perspectivas no son buenas”, sostuvo el diputado provincial Rubén Giustiniani al presentar, junto a su compañera de bloque Silvia Augsburger y el ex decano de la Facultad de Ciencias Económicas Javier Ganem los resultados realizados por el Centro de Estudios Igualdad, espacio ligado a los ex legisladores del Frente Progresista, entre el 12 y 14 de diciembre sobre 500 casos.

 

 

El índice arrojó un valor de 29,3, que representa en términos agregados una confianza en niveles muy bajos de los consumidores. Continúa así la tendencia evidenciada a lo largo del año 2018. “Se mide de 0 a 100 siendo el 0 la desconfianza absoluta. Durante todo 2018 dio por debajo de los 30 puntos, cerrando un pésimo 2018”, explicó Giustiniani, para luego agregar: “La percepción más negativa se da en los sectores más humildes, en las mujeres y en adultos mayores”.

Otro dato significativo del relevamiento es que los ciudadanos con expectativas negativas acerca de la evolución futura de la economía superan a quienes visualizan una mejora dentro del próximo año. Así, frente a la pregunta “¿Cómo considera que será la situación económica del país dentro de un año, respecto de la actual?”, el 34,5% considera que estará peor, frente al 32,3% que alientan una expectativa positiva.

En cuanto a la disposición al consumo, continúa como el trimestre anterior la fuerte retracción en la intención de compra de bienes durables como muebles, televisores, lavarropas, computadoras u otros aparatos electrodomésticos. El 74,1% considera que no es un buen momento para ese tipo de compras, mientras que el 82,8% se expresa negativamente respecto a la disposición a la compra de bienes de mayor valor como autos y casas.

“Estos resultados demuestran un gran desánimo que reina en la población, en los consumidores, acerca de la situación económica actual y expectativas a futuro. La economía está en un círculo perverso de desánimo, caída del consumo y recesión”, señaló Ganem.