X
Peña, Vidal y Santilli se verán el lunes. Será el primer encuentro del año electoral. Analizarán el mapa, provincia por provincia, y evaluarán el coqueteo bonaerense con el desdoblamiento.
Por 04/01/2019 20:03

La mesa electoral del PRO tendrá su primer encuentro operativo del 2019 este próximo lunes en la sede partidaria de la calle Balcarce, a cuatro cuadras de la Casa Rosada. El menú del almuerzo tendrá dos platos políticos fuertes: los debates internos sobre el posible desdoblamiento de las elecciones bonaerenses de los comicios nacionales. También la agenda electoral de las demás provincias, que incluirá 17 visitas a las urnas para elegir gobernador, con fechas diferenciadas de la presidencial, prevista para el 27 de octubre, un eventual balotaje para el 24 de noviembre y primarias nacionales el 11 de agosto.

La última pieza de ese rompecabezas en desarrollo se conoció este jueves 31 de diciembre, con un fallo judicial que habilitó al gobernador de Tucumán, Juan Manzur, a desdoblar los comicios locales de las nacionales. Le medida obliga a Cambiemos a acelerar sus decisiones internas, en un escenario de adelantamientos que pone en aprietos a la alianza oficialista en territorios administrados por el peronismo, como es el caso tucumano.

Con la cuna de la Independencia como disparador de los poroteos estivales, los comensales harán un “punteo” sobre el cronograma se iniciará el 17 de febrero, con las primarias de la provincia de La Pampa y con una mesa de arena dividida entre las provincias que ya definieron las fechas de desdoblamiento y las que no. Como informó Letra P, hasta ahora hay siete provincias que ya definieron: La Pampa, Neuquén, San Juan, Chubut, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe. A ese pelotón se suman otras nueve con adelantamientos, cuyas fechas aún no fueron oficializadas. Se trata de Río Negro, Catamarca, San Luis, Misiones, Chaco, Mendoza, La Rioja, Tucumán y Tierra del Fuego.

 

 

LA OBSESIÓN POR LA DEMANDA. El tema más álgido estará concentrado en el desdoblamiento bonaerense: una hipótesis que genera controversias dentro del PRO, aunque la agudización pública del debate cosecha sospechas sobre una virtual sobreactuación de una decisión que, finalmente, será adoptada entre marzo y abril, cuando el Gobierno tenga una foto más actualizada de las encuestas sobre el nivel de aceptación de la gestión de Cambiemos, la imagen presidencial, las intenciones de voto y las perspectivas sobre el desempeño de Vidal y Macri en las opciones del electorado, frente a la decisión del jefe de Estado por disputar su reelección. 

De hecho, como suele ocurrir en esos almuerzos, uno de los puntos clave del encuentro estará puesto en las últimas encuestas provistas por el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba y su socio Santiago Nieto, que en la última cita del año pasado, ofreció un detallado informe sobre los resultados de los “focus groups” sobre la percepción de la crisis, el impacto de la recesión, y la evolución de la polarización que promueve el oficialismo para antagonizar con el kirchnerismo.

Si bien la decisión de Vidal sobre las elecciones bonaerenses será adoptada junto a Macri, la lista de comicios unificados con los nacionales incluye a Formosa, Santa Cruz, la Ciudad de Buenos Aires y Salta, mientras que hay una incógnita sobre Jujuy, gobernada por el radical Gerardo Morales, una de las tres administraciones que maneja el radicalismo y una de las cinco que tiene Cambiemos.

El encuentro estará encabezado por el jefe de Gabinete Marcos Peña, al frente del diseño de la campaña nacional, y contará una presencia dispar de sus integrantes permanentes debido a las vacaciones de verano. En esta oportunidad también estará la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli, el viceministro del Interior Sebastián García de Luca, el senador Humberto Schiavoni, (titular del PRO) y el vice primero de la Legislatura porteña, Francisco Quintana (secretario general del partido).

Con el objetivo reelección y la amenaza de Vidal, se junta la mesa chica del PRO

Peña, Vidal y Santilli se verán el lunes. Será el primer encuentro del año electoral. Analizarán el mapa, provincia por provincia, y evaluarán el coqueteo bonaerense con el desdoblamiento.

La mesa electoral del PRO tendrá su primer encuentro operativo del 2019 este próximo lunes en la sede partidaria de la calle Balcarce, a cuatro cuadras de la Casa Rosada. El menú del almuerzo tendrá dos platos políticos fuertes: los debates internos sobre el posible desdoblamiento de las elecciones bonaerenses de los comicios nacionales. También la agenda electoral de las demás provincias, que incluirá 17 visitas a las urnas para elegir gobernador, con fechas diferenciadas de la presidencial, prevista para el 27 de octubre, un eventual balotaje para el 24 de noviembre y primarias nacionales el 11 de agosto.

La última pieza de ese rompecabezas en desarrollo se conoció este jueves 31 de diciembre, con un fallo judicial que habilitó al gobernador de Tucumán, Juan Manzur, a desdoblar los comicios locales de las nacionales. Le medida obliga a Cambiemos a acelerar sus decisiones internas, en un escenario de adelantamientos que pone en aprietos a la alianza oficialista en territorios administrados por el peronismo, como es el caso tucumano.

Con la cuna de la Independencia como disparador de los poroteos estivales, los comensales harán un “punteo” sobre el cronograma se iniciará el 17 de febrero, con las primarias de la provincia de La Pampa y con una mesa de arena dividida entre las provincias que ya definieron las fechas de desdoblamiento y las que no. Como informó Letra P, hasta ahora hay siete provincias que ya definieron: La Pampa, Neuquén, San Juan, Chubut, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe. A ese pelotón se suman otras nueve con adelantamientos, cuyas fechas aún no fueron oficializadas. Se trata de Río Negro, Catamarca, San Luis, Misiones, Chaco, Mendoza, La Rioja, Tucumán y Tierra del Fuego.

 

 

LA OBSESIÓN POR LA DEMANDA. El tema más álgido estará concentrado en el desdoblamiento bonaerense: una hipótesis que genera controversias dentro del PRO, aunque la agudización pública del debate cosecha sospechas sobre una virtual sobreactuación de una decisión que, finalmente, será adoptada entre marzo y abril, cuando el Gobierno tenga una foto más actualizada de las encuestas sobre el nivel de aceptación de la gestión de Cambiemos, la imagen presidencial, las intenciones de voto y las perspectivas sobre el desempeño de Vidal y Macri en las opciones del electorado, frente a la decisión del jefe de Estado por disputar su reelección. 

De hecho, como suele ocurrir en esos almuerzos, uno de los puntos clave del encuentro estará puesto en las últimas encuestas provistas por el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba y su socio Santiago Nieto, que en la última cita del año pasado, ofreció un detallado informe sobre los resultados de los “focus groups” sobre la percepción de la crisis, el impacto de la recesión, y la evolución de la polarización que promueve el oficialismo para antagonizar con el kirchnerismo.

Si bien la decisión de Vidal sobre las elecciones bonaerenses será adoptada junto a Macri, la lista de comicios unificados con los nacionales incluye a Formosa, Santa Cruz, la Ciudad de Buenos Aires y Salta, mientras que hay una incógnita sobre Jujuy, gobernada por el radical Gerardo Morales, una de las tres administraciones que maneja el radicalismo y una de las cinco que tiene Cambiemos.

El encuentro estará encabezado por el jefe de Gabinete Marcos Peña, al frente del diseño de la campaña nacional, y contará una presencia dispar de sus integrantes permanentes debido a las vacaciones de verano. En esta oportunidad también estará la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli, el viceministro del Interior Sebastián García de Luca, el senador Humberto Schiavoni, (titular del PRO) y el vice primero de la Legislatura porteña, Francisco Quintana (secretario general del partido).