X

"Cambiemos no puede ser una mera estrategia electoral"

El presidente de la Coalición Cívica dice que Carrió no quiere ser candidata y que respaldará la reelección de Macri. Paños fríos a los cruces con el PRO: “Nadie se tiene que sentir amenazado".
Por 23/12/2018 11:23

En pleno enfriamiento de la relación entre Mauricio Macri y Elisa Carrió, el flamante presidente de la Coalición Cívica (CC), Maximiliano Ferraro, advierte que su partido no esconde la falta de diálogo entre ambos, pero asegura que ambos trabajarán para "fortalecer Cambiemos" y encararán la campaña con el objetivo de garantizar la reelección del jefe de Estado y los gobernantes estrellas del PRO, María Eugenia Vidal (provincia de Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad). “Vamos a acompañar al Presidente”, adelanta y niega un posible quiebre dentro de la coalición Cambiemos.

“Nadie se tiene que sentir amenazado, porque la posición de la CC y Lilita fortalecen al espacio”, sostiene al ser consultado por los constantes cruces y diferencia de visiones dentro del Gobierno. Sin embargo, admite: “Tenemos que mejorar la comunicación para la toma de decisiones hacia adentro de Cambiemos y, también, hacia adentro del Gobierno”. El legislador porteño y vicepresidente primero del bloque oficialista Vamos Juntos rechaza la incorporación de peronistas al armado de Cambiemos, cuestiona la polarización como estrategia electoral y dice que Carrió mide bien en provincia, pero que no tiene pensado ser candidata en el distrito de Vidal: "Tenemos a la mejor candidata que es María Eugenia".

 

BIO. Es legislador porteño, vicepresidente I del bloque Vamos Juntos y atraviesa su segundo mandato. Desde 2015 preside la comisión de Educación de la Legislatura, donde también se desempeñó como vicepresidente III. Antes de asumir como legislador fue subsecretario de Coordinación de la Legislatura, entre 2007 y 2011. De 2005 a 2007 fue jefe de asesores de la diputada nacional Elisa Carrió. Trabajó en la Secretaría de Educación de la Ciudad y fue director del Programa de Becas Estudiantiles de la Secretaría de Educación. Junto a Diego Santilli coordinó la campaña del frente oficialista Vamos Juntos en la Ciudad de Buenos Aires.

 

-¿Qué balance hacen desde la Coalición Cívica sobre 2018?

-El balance que hacemos es positivo, que por supuesto está circunscripto a un año intenso en torno al debate político y de la propia correlación con el PRO y la UCR dentro de Cambiemos. Coronamos el año con un gran discurso filosófico, político y doctrinario de Lilita en el Congreso. Es uno de los mejores discursos que ha pronunciado, sumado a lo que fue el discurso fundacional de la Emilia en 2001 y el contrato moral que escribió en 2002, y que tienen que ver con la historia que atravesó al ARI, la Coalición Cívica y la propia Lilita.

-¿Y para la Coalición Cívica como espacio político? Tuvieron muchas discusiones internas dentro de Cambiemos.

-2018 fue un año en el que la Coalición Cívica creyó necesario plantear algunos debates hacia dentro para fortalecer Cambiemos, para que Cambiemos no vire hacia otro lugar, que es un lugar al que le dijimos a la sociedad que no íbamos a ir. Tenemos que poder entender que Cambiemos se comprometió a no garantizar impunidad para nadie, Cambiemos se comprometió a llevar adelante una lucha frontal contra la corrupción y por la transparencia. Creemos que en parte este objetivo de alguna manera se va logrando cuando vemos a un montón de empresarios, dirigentes políticos y familiares pasar por Tribunales producto de lo que fue el saqueo más grande que tuvo la Argentina en los años del kirchnerismo. Parte de eso está cumplido, pero otras cosas aún no se han podido cumplir. Y me parece que es el desafío que tenemos por delante. Por eso nuestras posturas, nuestra disidencia y aportes van en ese sentido y nadie se tiene que enojar. Nadie se tiene que sentir amenazado porque la posición de la CC y Lilita fortalecen al espacio Cambiemos.

-¿Cuáles son esos cambios que Cambiemos no logró? ¿Cuáles son esas deudas?

-Una mayor y frontal lucha contra la impunidad. Tenemos que poder dar respuestas a la pobreza, es parte de nuestro compromisos del 2015. Reconocemos que Carolina Stanley, desde el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, ha hecho una política extraordinaria para poder acompañar y sostener políticas de integración e inclusión. Acompañado con lo que es la urbanización e integración de las villas en todo el país, pero que en la Ciudad de Buenos Aires es el ejemplo más extraordinario lo que se está viendo en la Villa 31, el Playón de Chacarita y el barrio Rodrigo Bueno.

El sábado en el Congreso decíamos qué tenemos que cambiar hacia dentro de Cambiemos, tiene que ver con poder defender los aciertos que tuvo el Presidente en estos tres años difíciles que nos tocó gobernar. La Coalición Cívica va a defender esos logros de nuestro gobierno, pero tampoco podemos pecar de soberbios y no reconocer errores.

 

 

 

-La UCR es un socio menor. ¿Cómo se para la CC y qué lugar le da Macri?

-Esto es una responsabilidad compartida entre el PRO, la UCR y la CC. Una responsabilidad que pasa por ver de qué manera mejoramos entre todos los canales de comunicación y decisión. Uno de los grandes desafíos, no sólo para la campaña electoral del 2019, sino para el último año del Gobierno, tiene que ver con esto.

"Tenemos que poder dar respuestas a la pobreza, es parte de nuestro compromiso del 2015."

-Dijo que Cambiemos es más que un acuerdo electoral. ¿Cómo definiría hoy a Cambiemos? ¿Qué es Cambiemos a tres años de su llegada a la Casa Rosada?

-Cambiemos tiene que seguir siendo esa expresión de la sociedad que pedía un cambio. Tenemos que seguir pudiendo ser el cambio cultural que la Argentina necesita y expresar esa continuidad de los mejores valores y tradiciones que atravesaron a la Argentina, que tienen que ver con el republicanismo liberal, la defensa de los Derechos Humanos y un verdadero federalismo. Cuando digo que Cambiemos no es una mera alianza electoral tiene que ver con ese compromiso que asumimos con la ciudadanía pero que, a su vez, no nos pertenece. Porque es una clara demanda de un gran sector de la sociedad que quiere el cambio. Ese cambio con esfuerzo, avance, aciertos y desaciertos es más que necesario y sigue más vigente que nunca a más de tres años del gobierno de Mauricio Macri.

 

 

 

-¿Se siente escuchada la Coalición Cívica por el Gobierno?

-A veces nos sentimos escuchados, a veces no tan escuchados. Por eso también la intensidad de algunos planteos de Lilita. La intensidad y cierta disidencia no implican ruptura. Esto fortalece a Cambiemos, al Presidente y al debate democrático republicano e institucional que la Argentina necesita. Veníamos de muchos años de aplaudidores en Balcarce 50. Esto es un cambio de la cultura política al que tenemos que acostumbrarnos. En una coalición como Cambiemos no somos idénticos.

-¿Cree que es sostenible este esquema de tensiones e intensidad en una campaña como la del 2019?

-Una campaña electoral, cuando llega a su momento de definición, se ordena. Y nosotros, desde la Coalición Cívica, vamos a aportar para consolidar esto. La propia Lilita va a aportar lo que sea necesario y responda a una estrategia electoral y política, que vamos a tener que definir en conjunto dentro de Cambiemos. Van a contar con nuestro apoyo y nuestro compromiso.

-El Gobierno lanzó el operativo reelección. ¿La CC comparte esa idea o piensa en otros candidatos?

-Creemos que sería lo más adecuado y lo lógico. El año que viene se va a dar un fenómeno muy importante que es que un presidente no PJ termine su mandato. Esto no se daba desde la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear. Esto es importante de 2019: la posibilidad de la alternancia y de que un presidente no PJ culmine su mandato en tiempo y forma. Sumado a la posibilidad, que la construiremos entre todos, de reelección del propio Presidente para una continuidad, fortalecimiento y refundación de que lo tiene que ser Cambiemos.

 

 

-¿Carrió apoya la reelección de Macri?

-Vamos a acompañar al Presidente.

 

Carrió no tiene intención de ser candidata a nada.

 

-¿No hay PASO como en 2015?

-Aún no hemos empezado a evaluar el escenario. La Coalición Cívica define primero una estrategia nacional que la discutiremos con el PRO y el radicalismo. Luego evaluamos cada uno de los distritos en que llevaremos esa estrategia.

-Pero la mayoría de las provincias ya fijó fecha de elección.

-Por supuesto que no desconocemos el gran adelantamiento de elecciones provinciales que han dispuesto muchísimos gobernadores. El trabajo de la Mesa Nacional de Cambiemos tiene que ir en ese sentido o, por lo menos, desde la Coalición Cívica es así como trabajamos. Primero se define una estrategia nacional y luego candidaturas.

 

 

 

-¿Van a tener que adelantar las reuniones y el planteo de la estrategia?

-Por supuesto. Vamos a empezar a trabajar pero también creemos que no podemos apurarnos y no podemos entorpecernos solamente con la lectura de encuestas para tomar decisiones.

-Hablando del PJ, hay un sector del Gobierno que propone ampliar la base de Cambiemos y sumar opositores para la elección y para gobernar luego de 2019. ¿Cómo se para la CC ante esa idea?

-Allá ellos y los dirigentes que creen eso. Quedó demostrado que la gobernabilidad y la institucionalidad en estos tres años funcionaron. La Justicia empezó a mostrar algunos signos de independencia, más allá de la opinión personal o política que podemos tener sobre algunos jueces, camaristas o fiscales. El Parlamento, sin mayoría de Cambiemos, pudo sancionar las leyes que el Gobierno necesitaba para gobernar. Esa idea puede estar en algunos ministros y dirigentes de Cambiemos, pero Lilita y la Coalición Cívica es muy clara en este concepto.

 

 

-También hay un sector del Gobierno que cuestiona y rechaza como estrategia la constante polarización con el kirchnerismo. ¿Coincide con esa visión?

-Puede existir polarización, pero no podemos cometer el error de pensar en el otro para definir nuestra estrategia.

-¿Carrió puede ser candidata a senadora nacional por la Ciudad de Buenos Aires?

-Carrió no tiene intención de ser candidata a nada. Está dispuesta y gran parte de su compromiso está en poder acompañar y ayudar a nivel nacional. En acompañar y ayudar a muchas de las candidaturas que puedan surgir de la propia Coalición Cívica en el marco de Cambiemos. En hacer un epicentro en la provincia de Buenos Aires acompañando a la gobernadora María Eugenia Vidal y, por supuesto, cuidando y acompañando en su distrito, que es la Ciudad de Buenos Aires.

-O sea que la va más como una armadora o una referencia de campaña que como candidata.

-La veo a Lilita en ese rol. Recorriendo las rutas y los pueblos de la Argentina para llevar el mensaje de lo que tiene que ser Cambiemos para los próximos años. Que Cambiemos no puede ser una alianza o una mera estrategia electoral. Vamos a ser celosos de nuestros principios, valores y conductas. Cambiemos no es un espacio de idénticos, sino que tiene que poder resaltar y valorar esa unidad en la diversidad. Esa polifonía de voces que la expresan los distintos liderazgos, espacios y los distintos partidos políticos. Lilita va a tener un rol activo en la campaña del 2019.

 

 

-Hay encuestas que posicionan a Carrió con buena imagen en la provincia de Buenos Aires. ¿Qué lectura hacen de esa situación?

-Las encuestas de imagen que demuestran que Carrió continúa con una buena performance en la Provincia, la Ciudad y el país tiene que ver con una coherencia, una lucha de muchísimos años. Quedó demostrado en 2017 que hubo un resarcimiento por parte de una sociedad que, en su momento, no nos acompañó y nos puso en el 1,8% de los votos a un 51% en la Ciudad de las últimas elecciones. Un número que también se ve reflejado en la provincia de Buenos Aires, en muchos lugares del interior y todo lo que es el primer cordón del conurbano bonaerense.

-¿Carrió puede ser candidata a gobernadora?

-No. La candidata a gobernadora por Cambiemos es una muy buena candidata y es María Eugenia Vidal.

-¿Y va a pedir por su gente en las listas?

-Por supuesto. Carrió y la Coalición Cívica vamos a tratar de tener y sostener nuestra representación nacional y provincial, serán las que consideremos que el partido tiene que tener. Nosotros no hacemos política hacia dentro de Cambiemos, no hacemos política hacia dentro de la Coalición Cívica por el mero hecho de ocupar o pelear cargos. El espacio que ocupa la Coalición Cívica y Lilita en Cambiemos va más allá de ocupar un cargo circunstancial. Creemos que estos años de lucha que aportó Lilita no tienen que ver con ocupar un cargo, sino con poder tener autoridad y legitimidad para plantear las cosas que hay que plantear en los momentos que haya que plantearlos en la Argentina. Así lo hicimos y lo seguiremos haciendo.

 

 

-¿Qué balance hace de 2018 en la Legislatura porteña?

-El balance es positivo por dos aspectos. Pudimos consolidar un bloque como Vamos Juntos donde está el PRO, la Coalición Cívica, Confianza Pública y los Radicales en Cambiemos. Eso tuvo mucho que ver con el trabajo en equipo y de confianza que realizamos con el vicepresidente primero de la Legislatura, Francisco Quintana, el jefe del bloque PRO, Agustín Forchieri, y el vicepresidente segundo de Vamos Juntos, Diego García Vilas. Yo llevo siete años en la Legislatura y creo que este fue el año más intenso desde el punto de vista legislativo. Ese es el segundo aspecto a destacar de la Legislatura en 2018. Hemos logrado aprobar el Código Urbanístico, el Código de Edificación, el Código Electoral, la ley de Plusvalía, de Vivienda Asequible, la ley de Formación Docente. A lo que apuntan estas leyes es a la transformación que se está viviendo en la Ciudad.

"Cambiemos no puede ser una mera estrategia electoral"

El presidente de la Coalición Cívica dice que Carrió no quiere ser candidata y que respaldará la reelección de Macri. Paños fríos a los cruces con el PRO: “Nadie se tiene que sentir amenazado".

En pleno enfriamiento de la relación entre Mauricio Macri y Elisa Carrió, el flamante presidente de la Coalición Cívica (CC), Maximiliano Ferraro, advierte que su partido no esconde la falta de diálogo entre ambos, pero asegura que ambos trabajarán para "fortalecer Cambiemos" y encararán la campaña con el objetivo de garantizar la reelección del jefe de Estado y los gobernantes estrellas del PRO, María Eugenia Vidal (provincia de Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad). “Vamos a acompañar al Presidente”, adelanta y niega un posible quiebre dentro de la coalición Cambiemos.

“Nadie se tiene que sentir amenazado, porque la posición de la CC y Lilita fortalecen al espacio”, sostiene al ser consultado por los constantes cruces y diferencia de visiones dentro del Gobierno. Sin embargo, admite: “Tenemos que mejorar la comunicación para la toma de decisiones hacia adentro de Cambiemos y, también, hacia adentro del Gobierno”. El legislador porteño y vicepresidente primero del bloque oficialista Vamos Juntos rechaza la incorporación de peronistas al armado de Cambiemos, cuestiona la polarización como estrategia electoral y dice que Carrió mide bien en provincia, pero que no tiene pensado ser candidata en el distrito de Vidal: "Tenemos a la mejor candidata que es María Eugenia".

 

BIO. Es legislador porteño, vicepresidente I del bloque Vamos Juntos y atraviesa su segundo mandato. Desde 2015 preside la comisión de Educación de la Legislatura, donde también se desempeñó como vicepresidente III. Antes de asumir como legislador fue subsecretario de Coordinación de la Legislatura, entre 2007 y 2011. De 2005 a 2007 fue jefe de asesores de la diputada nacional Elisa Carrió. Trabajó en la Secretaría de Educación de la Ciudad y fue director del Programa de Becas Estudiantiles de la Secretaría de Educación. Junto a Diego Santilli coordinó la campaña del frente oficialista Vamos Juntos en la Ciudad de Buenos Aires.

 

-¿Qué balance hacen desde la Coalición Cívica sobre 2018?

-El balance que hacemos es positivo, que por supuesto está circunscripto a un año intenso en torno al debate político y de la propia correlación con el PRO y la UCR dentro de Cambiemos. Coronamos el año con un gran discurso filosófico, político y doctrinario de Lilita en el Congreso. Es uno de los mejores discursos que ha pronunciado, sumado a lo que fue el discurso fundacional de la Emilia en 2001 y el contrato moral que escribió en 2002, y que tienen que ver con la historia que atravesó al ARI, la Coalición Cívica y la propia Lilita.

-¿Y para la Coalición Cívica como espacio político? Tuvieron muchas discusiones internas dentro de Cambiemos.

-2018 fue un año en el que la Coalición Cívica creyó necesario plantear algunos debates hacia dentro para fortalecer Cambiemos, para que Cambiemos no vire hacia otro lugar, que es un lugar al que le dijimos a la sociedad que no íbamos a ir. Tenemos que poder entender que Cambiemos se comprometió a no garantizar impunidad para nadie, Cambiemos se comprometió a llevar adelante una lucha frontal contra la corrupción y por la transparencia. Creemos que en parte este objetivo de alguna manera se va logrando cuando vemos a un montón de empresarios, dirigentes políticos y familiares pasar por Tribunales producto de lo que fue el saqueo más grande que tuvo la Argentina en los años del kirchnerismo. Parte de eso está cumplido, pero otras cosas aún no se han podido cumplir. Y me parece que es el desafío que tenemos por delante. Por eso nuestras posturas, nuestra disidencia y aportes van en ese sentido y nadie se tiene que enojar. Nadie se tiene que sentir amenazado porque la posición de la CC y Lilita fortalecen al espacio Cambiemos.

-¿Cuáles son esos cambios que Cambiemos no logró? ¿Cuáles son esas deudas?

-Una mayor y frontal lucha contra la impunidad. Tenemos que poder dar respuestas a la pobreza, es parte de nuestro compromisos del 2015. Reconocemos que Carolina Stanley, desde el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, ha hecho una política extraordinaria para poder acompañar y sostener políticas de integración e inclusión. Acompañado con lo que es la urbanización e integración de las villas en todo el país, pero que en la Ciudad de Buenos Aires es el ejemplo más extraordinario lo que se está viendo en la Villa 31, el Playón de Chacarita y el barrio Rodrigo Bueno.

El sábado en el Congreso decíamos qué tenemos que cambiar hacia dentro de Cambiemos, tiene que ver con poder defender los aciertos que tuvo el Presidente en estos tres años difíciles que nos tocó gobernar. La Coalición Cívica va a defender esos logros de nuestro gobierno, pero tampoco podemos pecar de soberbios y no reconocer errores.

 

 

 

-La UCR es un socio menor. ¿Cómo se para la CC y qué lugar le da Macri?

-Esto es una responsabilidad compartida entre el PRO, la UCR y la CC. Una responsabilidad que pasa por ver de qué manera mejoramos entre todos los canales de comunicación y decisión. Uno de los grandes desafíos, no sólo para la campaña electoral del 2019, sino para el último año del Gobierno, tiene que ver con esto.

"Tenemos que poder dar respuestas a la pobreza, es parte de nuestro compromiso del 2015."

-Dijo que Cambiemos es más que un acuerdo electoral. ¿Cómo definiría hoy a Cambiemos? ¿Qué es Cambiemos a tres años de su llegada a la Casa Rosada?

-Cambiemos tiene que seguir siendo esa expresión de la sociedad que pedía un cambio. Tenemos que seguir pudiendo ser el cambio cultural que la Argentina necesita y expresar esa continuidad de los mejores valores y tradiciones que atravesaron a la Argentina, que tienen que ver con el republicanismo liberal, la defensa de los Derechos Humanos y un verdadero federalismo. Cuando digo que Cambiemos no es una mera alianza electoral tiene que ver con ese compromiso que asumimos con la ciudadanía pero que, a su vez, no nos pertenece. Porque es una clara demanda de un gran sector de la sociedad que quiere el cambio. Ese cambio con esfuerzo, avance, aciertos y desaciertos es más que necesario y sigue más vigente que nunca a más de tres años del gobierno de Mauricio Macri.

 

 

 

-¿Se siente escuchada la Coalición Cívica por el Gobierno?

-A veces nos sentimos escuchados, a veces no tan escuchados. Por eso también la intensidad de algunos planteos de Lilita. La intensidad y cierta disidencia no implican ruptura. Esto fortalece a Cambiemos, al Presidente y al debate democrático republicano e institucional que la Argentina necesita. Veníamos de muchos años de aplaudidores en Balcarce 50. Esto es un cambio de la cultura política al que tenemos que acostumbrarnos. En una coalición como Cambiemos no somos idénticos.

-¿Cree que es sostenible este esquema de tensiones e intensidad en una campaña como la del 2019?

-Una campaña electoral, cuando llega a su momento de definición, se ordena. Y nosotros, desde la Coalición Cívica, vamos a aportar para consolidar esto. La propia Lilita va a aportar lo que sea necesario y responda a una estrategia electoral y política, que vamos a tener que definir en conjunto dentro de Cambiemos. Van a contar con nuestro apoyo y nuestro compromiso.

-El Gobierno lanzó el operativo reelección. ¿La CC comparte esa idea o piensa en otros candidatos?

-Creemos que sería lo más adecuado y lo lógico. El año que viene se va a dar un fenómeno muy importante que es que un presidente no PJ termine su mandato. Esto no se daba desde la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear. Esto es importante de 2019: la posibilidad de la alternancia y de que un presidente no PJ culmine su mandato en tiempo y forma. Sumado a la posibilidad, que la construiremos entre todos, de reelección del propio Presidente para una continuidad, fortalecimiento y refundación de que lo tiene que ser Cambiemos.

 

 

-¿Carrió apoya la reelección de Macri?

-Vamos a acompañar al Presidente.

 

Carrió no tiene intención de ser candidata a nada.

 

-¿No hay PASO como en 2015?

-Aún no hemos empezado a evaluar el escenario. La Coalición Cívica define primero una estrategia nacional que la discutiremos con el PRO y el radicalismo. Luego evaluamos cada uno de los distritos en que llevaremos esa estrategia.

-Pero la mayoría de las provincias ya fijó fecha de elección.

-Por supuesto que no desconocemos el gran adelantamiento de elecciones provinciales que han dispuesto muchísimos gobernadores. El trabajo de la Mesa Nacional de Cambiemos tiene que ir en ese sentido o, por lo menos, desde la Coalición Cívica es así como trabajamos. Primero se define una estrategia nacional y luego candidaturas.

 

 

 

-¿Van a tener que adelantar las reuniones y el planteo de la estrategia?

-Por supuesto. Vamos a empezar a trabajar pero también creemos que no podemos apurarnos y no podemos entorpecernos solamente con la lectura de encuestas para tomar decisiones.

-Hablando del PJ, hay un sector del Gobierno que propone ampliar la base de Cambiemos y sumar opositores para la elección y para gobernar luego de 2019. ¿Cómo se para la CC ante esa idea?

-Allá ellos y los dirigentes que creen eso. Quedó demostrado que la gobernabilidad y la institucionalidad en estos tres años funcionaron. La Justicia empezó a mostrar algunos signos de independencia, más allá de la opinión personal o política que podemos tener sobre algunos jueces, camaristas o fiscales. El Parlamento, sin mayoría de Cambiemos, pudo sancionar las leyes que el Gobierno necesitaba para gobernar. Esa idea puede estar en algunos ministros y dirigentes de Cambiemos, pero Lilita y la Coalición Cívica es muy clara en este concepto.

 

 

-También hay un sector del Gobierno que cuestiona y rechaza como estrategia la constante polarización con el kirchnerismo. ¿Coincide con esa visión?

-Puede existir polarización, pero no podemos cometer el error de pensar en el otro para definir nuestra estrategia.

-¿Carrió puede ser candidata a senadora nacional por la Ciudad de Buenos Aires?

-Carrió no tiene intención de ser candidata a nada. Está dispuesta y gran parte de su compromiso está en poder acompañar y ayudar a nivel nacional. En acompañar y ayudar a muchas de las candidaturas que puedan surgir de la propia Coalición Cívica en el marco de Cambiemos. En hacer un epicentro en la provincia de Buenos Aires acompañando a la gobernadora María Eugenia Vidal y, por supuesto, cuidando y acompañando en su distrito, que es la Ciudad de Buenos Aires.

-O sea que la va más como una armadora o una referencia de campaña que como candidata.

-La veo a Lilita en ese rol. Recorriendo las rutas y los pueblos de la Argentina para llevar el mensaje de lo que tiene que ser Cambiemos para los próximos años. Que Cambiemos no puede ser una alianza o una mera estrategia electoral. Vamos a ser celosos de nuestros principios, valores y conductas. Cambiemos no es un espacio de idénticos, sino que tiene que poder resaltar y valorar esa unidad en la diversidad. Esa polifonía de voces que la expresan los distintos liderazgos, espacios y los distintos partidos políticos. Lilita va a tener un rol activo en la campaña del 2019.

 

 

-Hay encuestas que posicionan a Carrió con buena imagen en la provincia de Buenos Aires. ¿Qué lectura hacen de esa situación?

-Las encuestas de imagen que demuestran que Carrió continúa con una buena performance en la Provincia, la Ciudad y el país tiene que ver con una coherencia, una lucha de muchísimos años. Quedó demostrado en 2017 que hubo un resarcimiento por parte de una sociedad que, en su momento, no nos acompañó y nos puso en el 1,8% de los votos a un 51% en la Ciudad de las últimas elecciones. Un número que también se ve reflejado en la provincia de Buenos Aires, en muchos lugares del interior y todo lo que es el primer cordón del conurbano bonaerense.

-¿Carrió puede ser candidata a gobernadora?

-No. La candidata a gobernadora por Cambiemos es una muy buena candidata y es María Eugenia Vidal.

-¿Y va a pedir por su gente en las listas?

-Por supuesto. Carrió y la Coalición Cívica vamos a tratar de tener y sostener nuestra representación nacional y provincial, serán las que consideremos que el partido tiene que tener. Nosotros no hacemos política hacia dentro de Cambiemos, no hacemos política hacia dentro de la Coalición Cívica por el mero hecho de ocupar o pelear cargos. El espacio que ocupa la Coalición Cívica y Lilita en Cambiemos va más allá de ocupar un cargo circunstancial. Creemos que estos años de lucha que aportó Lilita no tienen que ver con ocupar un cargo, sino con poder tener autoridad y legitimidad para plantear las cosas que hay que plantear en los momentos que haya que plantearlos en la Argentina. Así lo hicimos y lo seguiremos haciendo.

 

 

-¿Qué balance hace de 2018 en la Legislatura porteña?

-El balance es positivo por dos aspectos. Pudimos consolidar un bloque como Vamos Juntos donde está el PRO, la Coalición Cívica, Confianza Pública y los Radicales en Cambiemos. Eso tuvo mucho que ver con el trabajo en equipo y de confianza que realizamos con el vicepresidente primero de la Legislatura, Francisco Quintana, el jefe del bloque PRO, Agustín Forchieri, y el vicepresidente segundo de Vamos Juntos, Diego García Vilas. Yo llevo siete años en la Legislatura y creo que este fue el año más intenso desde el punto de vista legislativo. Ese es el segundo aspecto a destacar de la Legislatura en 2018. Hemos logrado aprobar el Código Urbanístico, el Código de Edificación, el Código Electoral, la ley de Plusvalía, de Vivienda Asequible, la ley de Formación Docente. A lo que apuntan estas leyes es a la transformación que se está viviendo en la Ciudad.