X

Rodríguez Larreta despeja rumores y blanquea su plan reeleccionista

Volvió a negar que salte al gobierno nacional. “Es un disparate”, rugió. Respaldo a Peña y “mucho laburo” en la Ciudad de Buenos Aires.
Por 01/09/2018 16:46

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quiere seguir en la Ciudad de Buenos Aires. En su horizonte político esta la reelección como alcalde y una fecha: mayo de 2019, período en el que los planners de su administración le prometieron que estará reluciente el plan de obras que diseñó como vidriera para plebiscitar su mandato. Las versiones que lo ubican, por reclamos del establishment o del peronismo opositor, como jefe de Gabinete en remplazo de Marcos Peña lo sulfuran.

“Es un disparate, no hay ninguna posibilidad”, sostuvo este sábado en diálogo con el periodista Marcelo Bonelli en Radio Mitre. “Está muy bien en su lugar, es un hombre de confianza del Presidente con el que yo trabajo hace 15 años y es uno de los pilares de Cambiemos”,  dijo a modo de elogio para Peña. Como argumento para frenar las especulaciones, agregó: "A mí la gente me eligió por 4 años, tengo que cumplir mi mandato, tengo un montón de proyectos en marcha en la Ciudad".

 

 

En menos de 48 horas, Rodríguez Larreta negó dos veces que pudiera reemplazar a Marcos. Fueron días de plenos rumores: al calor de la presión de parte de la tropa PRO y del empresariado, que se vivió claramente durante la ceremonia del Consejo de las Américas, Peña estaba en la cuerda floja y hasta se especuló con el acercamiento del peronista Ramón Puerta -amigo del Presidente- al Gobierno de Cambiemos. Pese a que muchos lo desean, Peña no está ni estará alejado del gobierno y su función en los planes de Mauricio Macri. Como contó Letra P, el Presidente lo considera el cerebro de su administración y lo defiende en cada reunión, pública o privada. La profundización de la crisis cambiaria podrá disolver ministerios, pasar a retiro a ministros o generar cortocircuitos, pero el bloque Macri – Peña se mantiene firme por ahora.

Rodríguez Larreta siempre esquivó el tema, pero ante la caótica semana para el gobierno de Cambiemos, la incógnita volvió a flotar y el propio alcalde salió a negar los rumores y respaldar públicamente a Peña, a pesar de las diferencias que mantiene con el funcionario más cercano al presidente Macri. No está solo en sus diatribas de gestión o estilo con Peña, también marcan distancia con el ministro coordinador el resto del staff del ala política de Cambiemos: la gobernadora María Eugenia Vidal, el ministro Rogelio Frigerio (Interior), el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, como también Ernesto Sanz y Alfredo Cornejo, el dueto radical que, a veces, escucha Macri.

 

 

Sanz se lo dijo abiertamente a Larreta meses atrás, cuando ya se especulaba con un salto a la Casa Rosada y un sector de Cambiemos despotricaba a sottovoce contra el jefe de Gabinete. Desayunaban en Pizza Cero, búnker predilecto del alcalde, cuando el radical lo interrumpió y le dijo que si el Presidente no modificaba la toma de decisiones y abría el gobierno terminaría chocando contra el empresariado y sus principales socios políticos. En rigor, el ex senador fustigó contra Peña. Fiel a su estilo, Larreta negó un virtual desembarco en el gabinete nacional y no cuestionó a Marcos. Esas apreciaciones se las guarda para dialogar con su mesa política, que rigurosamente lo escucha todos los lunes, a la luz del alba, en el café La Biela.

Las diferencias entre Peña, Vidal y Larreta se acrecentaron durante los últimos días. Desde distintas interpretaciones públicas sobre la situación de la economía, plena escalada y paranoia del dólar mediante, hasta el inveterado pedido de los gobernandores estrellas del PRO para "abrir" el gabinete y avanzar en un entendimiento con el peronismo, en especial desde que se inició la negociación del Presupuesto 2019, que tendrá al alcalde y la gobernadora como los hacedores del "ajuste modelo" tras la decisión de Macri de cortar los subsidios a las tarifas de luz y transporte que la Nación gira a la Provincia y la Ciudad. Rodríguez Larreta se puso al hombro esa discusión y habló con gobernadores a la par de Frigerio, que junto a su par de Hacienda, Nicolás Dujovne, son los dos funcionarios nacionales que llevan adelante el diálogo con las provincias.

 

 

Pese a sus discusiones, Peña, Vidal y Larreta son miembros estables de la mesa chica PRO y siempre confluyen. Los tres fueron citados este sábado a la Quinta Presidencial de Olivos para discutir la antesala del anuncio económico del lunes y analizar una probable reestructuración del gabinete, que para la gobernadora y el jefe de Gobierno debe contemplar una fusión de ministerios y un gesto a los aliados. En tanto, Peña y Macri descreen que la eliminación de ministerios mueva la vara ante la crisis. La reunión se extenderá hasta el final de la tarde y también se espera la presencia de Dujovne y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

Las aspiraciones nacionales del jefe de Gobierno siguen a flor de piel, pero, abanderado de la perseverancia, esperará su tiempo. Quiere y trabajará para la relección de Macri, de quien también depende su suerte, aunque la imagen de su gestión y la intención sean las más altas dentro de la coalición Cambiemos, según las encuestas propias que lee junto a Jaime Duran Barba y Santiago Nieto. En confianza, recuerda su primer dibujo en épocas de jardín de infantes. La maestra les pidió a los alumnos que dibujasen cómo se imaginaban años después o que expresen alguno de sus más profundos deseos: Rodríguez Larreta se dibujó vistiendo la banda presidencial.

Rodríguez Larreta despeja rumores y blanquea su plan reeleccionista

Volvió a negar que salte al gobierno nacional. “Es un disparate”, rugió. Respaldo a Peña y “mucho laburo” en la Ciudad de Buenos Aires.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quiere seguir en la Ciudad de Buenos Aires. En su horizonte político esta la reelección como alcalde y una fecha: mayo de 2019, período en el que los planners de su administración le prometieron que estará reluciente el plan de obras que diseñó como vidriera para plebiscitar su mandato. Las versiones que lo ubican, por reclamos del establishment o del peronismo opositor, como jefe de Gabinete en remplazo de Marcos Peña lo sulfuran.

“Es un disparate, no hay ninguna posibilidad”, sostuvo este sábado en diálogo con el periodista Marcelo Bonelli en Radio Mitre. “Está muy bien en su lugar, es un hombre de confianza del Presidente con el que yo trabajo hace 15 años y es uno de los pilares de Cambiemos”,  dijo a modo de elogio para Peña. Como argumento para frenar las especulaciones, agregó: "A mí la gente me eligió por 4 años, tengo que cumplir mi mandato, tengo un montón de proyectos en marcha en la Ciudad".

 

 

En menos de 48 horas, Rodríguez Larreta negó dos veces que pudiera reemplazar a Marcos. Fueron días de plenos rumores: al calor de la presión de parte de la tropa PRO y del empresariado, que se vivió claramente durante la ceremonia del Consejo de las Américas, Peña estaba en la cuerda floja y hasta se especuló con el acercamiento del peronista Ramón Puerta -amigo del Presidente- al Gobierno de Cambiemos. Pese a que muchos lo desean, Peña no está ni estará alejado del gobierno y su función en los planes de Mauricio Macri. Como contó Letra P, el Presidente lo considera el cerebro de su administración y lo defiende en cada reunión, pública o privada. La profundización de la crisis cambiaria podrá disolver ministerios, pasar a retiro a ministros o generar cortocircuitos, pero el bloque Macri – Peña se mantiene firme por ahora.

Rodríguez Larreta siempre esquivó el tema, pero ante la caótica semana para el gobierno de Cambiemos, la incógnita volvió a flotar y el propio alcalde salió a negar los rumores y respaldar públicamente a Peña, a pesar de las diferencias que mantiene con el funcionario más cercano al presidente Macri. No está solo en sus diatribas de gestión o estilo con Peña, también marcan distancia con el ministro coordinador el resto del staff del ala política de Cambiemos: la gobernadora María Eugenia Vidal, el ministro Rogelio Frigerio (Interior), el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, como también Ernesto Sanz y Alfredo Cornejo, el dueto radical que, a veces, escucha Macri.

 

 

Sanz se lo dijo abiertamente a Larreta meses atrás, cuando ya se especulaba con un salto a la Casa Rosada y un sector de Cambiemos despotricaba a sottovoce contra el jefe de Gabinete. Desayunaban en Pizza Cero, búnker predilecto del alcalde, cuando el radical lo interrumpió y le dijo que si el Presidente no modificaba la toma de decisiones y abría el gobierno terminaría chocando contra el empresariado y sus principales socios políticos. En rigor, el ex senador fustigó contra Peña. Fiel a su estilo, Larreta negó un virtual desembarco en el gabinete nacional y no cuestionó a Marcos. Esas apreciaciones se las guarda para dialogar con su mesa política, que rigurosamente lo escucha todos los lunes, a la luz del alba, en el café La Biela.

Las diferencias entre Peña, Vidal y Larreta se acrecentaron durante los últimos días. Desde distintas interpretaciones públicas sobre la situación de la economía, plena escalada y paranoia del dólar mediante, hasta el inveterado pedido de los gobernandores estrellas del PRO para "abrir" el gabinete y avanzar en un entendimiento con el peronismo, en especial desde que se inició la negociación del Presupuesto 2019, que tendrá al alcalde y la gobernadora como los hacedores del "ajuste modelo" tras la decisión de Macri de cortar los subsidios a las tarifas de luz y transporte que la Nación gira a la Provincia y la Ciudad. Rodríguez Larreta se puso al hombro esa discusión y habló con gobernadores a la par de Frigerio, que junto a su par de Hacienda, Nicolás Dujovne, son los dos funcionarios nacionales que llevan adelante el diálogo con las provincias.

 

 

Pese a sus discusiones, Peña, Vidal y Larreta son miembros estables de la mesa chica PRO y siempre confluyen. Los tres fueron citados este sábado a la Quinta Presidencial de Olivos para discutir la antesala del anuncio económico del lunes y analizar una probable reestructuración del gabinete, que para la gobernadora y el jefe de Gobierno debe contemplar una fusión de ministerios y un gesto a los aliados. En tanto, Peña y Macri descreen que la eliminación de ministerios mueva la vara ante la crisis. La reunión se extenderá hasta el final de la tarde y también se espera la presencia de Dujovne y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

Las aspiraciones nacionales del jefe de Gobierno siguen a flor de piel, pero, abanderado de la perseverancia, esperará su tiempo. Quiere y trabajará para la relección de Macri, de quien también depende su suerte, aunque la imagen de su gestión y la intención sean las más altas dentro de la coalición Cambiemos, según las encuestas propias que lee junto a Jaime Duran Barba y Santiago Nieto. En confianza, recuerda su primer dibujo en épocas de jardín de infantes. La maestra les pidió a los alumnos que dibujasen cómo se imaginaban años después o que expresen alguno de sus más profundos deseos: Rodríguez Larreta se dibujó vistiendo la banda presidencial.