X
Seis de las trece provincias que no nacionalizaron su sistema jubilatorio no recibirán más fondos hasta que normalicen sus cuentas. El tironeo de una frazada corta mientras se define el Presupuesto.
Por 09/08/2018 20:52

Antes de definir la letra chica del ajuste fiscal que tendrá el Presupuesto 2019, el Gobierno trazó la línea divisoria entre las 13 provincias que tienen sus cajas previsionales sin transferir al sistema nacional que administra la Anses. Lo hizo mediante la publicación en el Boletín Oficial del decreto 730/2018, que establece, sin grandes precisiones, un “nuevo régimen de asistencia financiera” para las cajas provinciales que necesitan ayuda federal para pagar los haberes. Si bien el decreto no menciona a los distritos involucrados, este medio pudo saber que el mecanismo le permitirá al organismo presidido por Emilio Basavilbaso auditar esos fondos pero, por sobre todo, frenar el envío de dinero a aquellas que no hayan hecho los deberes y destrabar finalmente el pago para aquellas que cumplieron con los trámites de “armonización” que acordaron durante la firma del Pacto Fiscal de 2016.

 

 

LISTA CORTA. De las trece provincias que no transfirieron sus cajas previsionales, las que no cumplieron (hasta la firma del decreto) son dos norteñas y cuatro patagónicas: Corrientes, Chaco, Chubut, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Fuentes de la Casa Rosada confiaron a Letra P que hay una zona gris donde está Buenos Aires, “que aún no cumplió, pero está por cumplir”, seguida por un pelotón de aquellas que ya completaron los requerimientos. Esa nómina arranca con Córdoba, que fue la primera en acordar la normalización, y continúa con Entre Ríos, Formosa, La Pampa, Misiones y Santa Fe.

“La clave de este decreto pasa por dos ejes: las provincias que no cumplieron tendrán dificultades para recibir los fondos hasta que normalicen sus compromisos pero, al mismo tiempo, la Nación ya no puede dar más vueltas para desembolsar lo que nos deben a las cajas provinciales”, explicó a Letra P un miembro del gabinete que encabeza el cordobés Juan Schiaretti. La provincia mediterránea fue la primera en realizar el proceso de “armonización”, definido como “burocráticamente muy tortuoso” y hasta ahora las arcas federales le deben 6.000 millones de pesos, a razón de 500 millones mensuales.

 

 

En Balcarce 50 confirmaron el freno al envío de fondos para las cajas que dependen del correntino Gustavo Valdés (UCR); el chaqueño Domingo Peppo (PJ); el neuquino Omar Gutiérrez (MPN); la santacruceña Alicia Kirchner (FpV-PJ); la fueguina Rosana Bertone (PJ); y el chubutense Mariano Arcioni, que este jueves fue recibido en la Casa Rosada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aunque la reunión se concretó bajo estricta reserva y sin fotografías.

Las cuatro provincias patagónicas afectadas vienen de un duro tironeo desde hace dos semanas, cuando todas las provincias de esa región pusieron el grito en el cielo ante el recorte de las asignaciones familiares. La pulseada entró en un compás de espera de 30 días, luego de una reunión de urgencia, encabezada por el jefe de Gabinete Marcos Peña con los diputados, intendentes y autoridades partidarias de Cambiemos del sur del país, donde dio marcha atrás con el régimen de reducción para iniciar una nueva negociación de ajuste que sigue sin desenlace. 

 

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni.

 

SOSPECHAS OFICIALES. “A partir de julio se cortaron los fondos para las provincias que no cumplieron con el documento firmado en el Pacto Fiscal, donde se comprometían a trabajar en la armonización. De los 18.000 millones para este año, ya transferimos 7.500 millones. Pero desde el mes pasado se cortaron los fondos para aquellas provincias que no regularizaron y no tienen estimado el déficit que habrá que cubrir de ahora en adelante”, resumió un alto funcionario de la Casa Rosada para deslizar que las auditorías del Ansesbuscarán revisar el destino de los fondos.

En rigor, esa formalidad busca reclamarle a cada provincia un detalle del destino de los fondos que envía para cubrir cada déficit. “Muchas veces no sabemos si los fondos que giramos van realmente para esa finalidad y queremos saberlo en base a los plazos del decreto, que no es ninguna novedad para los gobernadores, todos ya sabían que lo íbamos a publicar”, completó la fuente.

 

 

PRONÓSTICO RESERVADO. El decreto fue publicado un día después de la reunión que mantuvieron los ministros de Hacienda de las 24 provincias en la ciudad de San Juan, para participar de una nueva ronda del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal, formalmente presidido por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y sus pares de Mendoza, Lisandro Nieri, y de Córdoba, Osvaldo Giordano. En esta oportunidad no estuvo el ministro sino el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena, junto al subsecretario de Relación con las Provincias del Ministerio del Interior, Paulino Caballero.

Aunque la negociación de las cajas provinciales no forma parte de la discusión del Presupuesto del año próximo, las fuentes oficiales consultadas confiaron que “era necesario terminar de emprolijar ese tema antes de entrar en la etapa fina de la negociación presupuestaria”.

 

 

En la Casa Rosada vaticinaron que “la semana próxima” se realizarán reuniones con distintos representantes provinciales para entrar en la “etapa definitoria” para diseñar el presupuesto del año próximo, que deberá respetar una reducción del déficit fiscal del 1,3% en 2019, de acuerdo a las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI).

A contrapelo del optimismo que buscaron exhibir los funcionarios nacionales, los voceros provinciales anticiparon que “todavía está todo muy verde”, porque “todavía no hay un acuerdo entre las partes sobre las partidas presupuestarias que serán resignadas de acuerdo al ajuste que reclama la Nación”.

Ajuste: el Gobierno mete las cajas previsionales en la negociación

Seis de las trece provincias que no nacionalizaron su sistema jubilatorio no recibirán más fondos hasta que normalicen sus cuentas. El tironeo de una frazada corta mientras se define el Presupuesto.

Antes de definir la letra chica del ajuste fiscal que tendrá el Presupuesto 2019, el Gobierno trazó la línea divisoria entre las 13 provincias que tienen sus cajas previsionales sin transferir al sistema nacional que administra la Anses. Lo hizo mediante la publicación en el Boletín Oficial del decreto 730/2018, que establece, sin grandes precisiones, un “nuevo régimen de asistencia financiera” para las cajas provinciales que necesitan ayuda federal para pagar los haberes. Si bien el decreto no menciona a los distritos involucrados, este medio pudo saber que el mecanismo le permitirá al organismo presidido por Emilio Basavilbaso auditar esos fondos pero, por sobre todo, frenar el envío de dinero a aquellas que no hayan hecho los deberes y destrabar finalmente el pago para aquellas que cumplieron con los trámites de “armonización” que acordaron durante la firma del Pacto Fiscal de 2016.

 

 

LISTA CORTA. De las trece provincias que no transfirieron sus cajas previsionales, las que no cumplieron (hasta la firma del decreto) son dos norteñas y cuatro patagónicas: Corrientes, Chaco, Chubut, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Fuentes de la Casa Rosada confiaron a Letra P que hay una zona gris donde está Buenos Aires, “que aún no cumplió, pero está por cumplir”, seguida por un pelotón de aquellas que ya completaron los requerimientos. Esa nómina arranca con Córdoba, que fue la primera en acordar la normalización, y continúa con Entre Ríos, Formosa, La Pampa, Misiones y Santa Fe.

“La clave de este decreto pasa por dos ejes: las provincias que no cumplieron tendrán dificultades para recibir los fondos hasta que normalicen sus compromisos pero, al mismo tiempo, la Nación ya no puede dar más vueltas para desembolsar lo que nos deben a las cajas provinciales”, explicó a Letra P un miembro del gabinete que encabeza el cordobés Juan Schiaretti. La provincia mediterránea fue la primera en realizar el proceso de “armonización”, definido como “burocráticamente muy tortuoso” y hasta ahora las arcas federales le deben 6.000 millones de pesos, a razón de 500 millones mensuales.

 

 

En Balcarce 50 confirmaron el freno al envío de fondos para las cajas que dependen del correntino Gustavo Valdés (UCR); el chaqueño Domingo Peppo (PJ); el neuquino Omar Gutiérrez (MPN); la santacruceña Alicia Kirchner (FpV-PJ); la fueguina Rosana Bertone (PJ); y el chubutense Mariano Arcioni, que este jueves fue recibido en la Casa Rosada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aunque la reunión se concretó bajo estricta reserva y sin fotografías.

Las cuatro provincias patagónicas afectadas vienen de un duro tironeo desde hace dos semanas, cuando todas las provincias de esa región pusieron el grito en el cielo ante el recorte de las asignaciones familiares. La pulseada entró en un compás de espera de 30 días, luego de una reunión de urgencia, encabezada por el jefe de Gabinete Marcos Peña con los diputados, intendentes y autoridades partidarias de Cambiemos del sur del país, donde dio marcha atrás con el régimen de reducción para iniciar una nueva negociación de ajuste que sigue sin desenlace. 

 

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni.

 

SOSPECHAS OFICIALES. “A partir de julio se cortaron los fondos para las provincias que no cumplieron con el documento firmado en el Pacto Fiscal, donde se comprometían a trabajar en la armonización. De los 18.000 millones para este año, ya transferimos 7.500 millones. Pero desde el mes pasado se cortaron los fondos para aquellas provincias que no regularizaron y no tienen estimado el déficit que habrá que cubrir de ahora en adelante”, resumió un alto funcionario de la Casa Rosada para deslizar que las auditorías del Ansesbuscarán revisar el destino de los fondos.

En rigor, esa formalidad busca reclamarle a cada provincia un detalle del destino de los fondos que envía para cubrir cada déficit. “Muchas veces no sabemos si los fondos que giramos van realmente para esa finalidad y queremos saberlo en base a los plazos del decreto, que no es ninguna novedad para los gobernadores, todos ya sabían que lo íbamos a publicar”, completó la fuente.

 

 

PRONÓSTICO RESERVADO. El decreto fue publicado un día después de la reunión que mantuvieron los ministros de Hacienda de las 24 provincias en la ciudad de San Juan, para participar de una nueva ronda del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal, formalmente presidido por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y sus pares de Mendoza, Lisandro Nieri, y de Córdoba, Osvaldo Giordano. En esta oportunidad no estuvo el ministro sino el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena, junto al subsecretario de Relación con las Provincias del Ministerio del Interior, Paulino Caballero.

Aunque la negociación de las cajas provinciales no forma parte de la discusión del Presupuesto del año próximo, las fuentes oficiales consultadas confiaron que “era necesario terminar de emprolijar ese tema antes de entrar en la etapa fina de la negociación presupuestaria”.

 

 

En la Casa Rosada vaticinaron que “la semana próxima” se realizarán reuniones con distintos representantes provinciales para entrar en la “etapa definitoria” para diseñar el presupuesto del año próximo, que deberá respetar una reducción del déficit fiscal del 1,3% en 2019, de acuerdo a las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI).

A contrapelo del optimismo que buscaron exhibir los funcionarios nacionales, los voceros provinciales anticiparon que “todavía está todo muy verde”, porque “todavía no hay un acuerdo entre las partes sobre las partidas presupuestarias que serán resignadas de acuerdo al ajuste que reclama la Nación”.