EL PACTO CON EL FMI

Frente a la crisis interna, postergan por 30 días el ajuste de las asignaciones

Cuatro ministros tuvieron que realizar una reunión de urgencia con los cuadros patagónicos de Cambiemos. Duros cruces partidarios y tregua por un mes para buscar dónde ajustar. La desconfianza.

Luego de una tensa reunión de casi tres horas en el Salón Sur de la Casa Rosada, el Gobierno retrocedió sobre sus pasos para frenar la crisis política que estalló dentro de Cambiemos por los ajustes en las asignaciones familiares. Como resultado de un extenso contrapunto, el Ministerio de Trabajo comunicó que suspende “por 30 días corridos las modificaciones establecidas sobre las zonas diferenciales" que había implementado la semana pasada, con el decreto 702/2018, que puso en pie de guerra a los diputados patagónicos del oficialismo y a distintos gobernadores, especialmente de la UCR.

 

El anuncio corrió por cuenta la cartera laboral, que anunció escuetamente el freno al recorte e informó que los montos de las asignaciones volverán a calcularse (por ahora) como se pagaban antes de la publicación del decreto.

 

En rigor, se trata de un compás de espera de un mes para negociar otras vías de ajuste que permitan preservar los montos de las asignaciones familiares, especialmente en la Patagonia. “La máxima innegociable es reducir el 1,3% del presupuesto del año que viene y de eso no nos movemos, pero abrimos la negociación para consensuar el ajuste en mesas de trabajo y encontrar una salida, especialmente al tema de las zonas desfavorables. Había mucha bronca con eso desde la semana pasada, porque se enteraron por los medios, y nadie les avisó nada”, confió una fuente oficial a la salida del encuentro.

 

La respuesta de los ministros del Ejecutivo tuvo contornos partidarios, porque les recordaron a sus interlocutores que “en algunas provincias no habían armado las mesas de Cambiemos tal como habían acordado y, sin esa coordinación, era muy difícil que se enteraran de estas medidas”, confió una fuente del PRO.

 

 

El paso atrás sintetiza la preocupación que manifestaron los presentes. La medida fue oficializada por la cartera laboral, luego de la cita que encabezaron el jefe de Gabinete Marcos Peña y los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne; de Interior, Rogelio Frigerio y de Trabajo, Jorge Triaca, con legisladores y autoridades partidarias de Cambiemos en la Patagonia que presentaron un proyecto de ley para reformar el decreto y exigir “la restitución de los diferenciales por zona en las asignaciones familiares en los distintos subsistemas contemplados en la Ley 24.714, dejando sin efecto la supresión efectuada por el Decreto 702/18 en sus anexos I, II, IV y VI”.

 

En los cruces con Peña, Dujovne, Triaca y Frigerio, los patagónicos insistieron en las consecuencias políticas del ajuste, especialmente en los asalariados de sus provincias, cuyos ingresos podrían reducirse sensiblemente con la fórmula que estableció el decreto. Algunos incluso, desconfiaron de la vigencia de la medida y la interpretaron como una forma de forzar la negociación.

 

 

 

EFECTO BOLA DE NIEVE. La bronca de los gobernadores patagónicos y de sus legisladores estalló apenas fue publicado el decreto, pero sumó picos de malestar este martes, en el CCK, cuando el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso y Triaca presentaron el proyecto de asignaciones ante legisladores de Cambiemos de todo el país. Los radicales se alzaron en armas y les preguntaron por qué no habían sido graduales, postergando el ajuste tema para 2019 en lugar de arrancar el recorte en septiembre.

 

La molestia fue, además, política, porque los amparos presentados en la Justicia unieron a aliados y adversarios. También encendió luces de alarma en los cuadros del oficialismo que buscan recuperar sus provincias, como el senador santacruceño Eduardo Costa, que liberó su furia en las redes con la misma vehemencia que mostró la mandataria fueguina, Rosana Bertone (PJ) o la ofensiva judicial que impulsó el mandatario chubutense Mariano Arcioni, otro peronista que buscó unificar reclamos.

 

 

 

RONDA DE QUEJIDOS. Tal como anticipó Letra P, la reunión fue reclamada por los firmantes del proyecto, que fueron recibidos en el Salón Sur este jueves por la tarde, en un encuentro organizado con “urgencia”. Según pudo saber este medio, estuvieron políticos de Cambiemos provenientes de todas las provincias patagónicas. Por Neuquén participaron los diputados nacionales Leandro López y David Schlereth; el intendente de la ciudad capital de la provincia, Horacio Quiroga; el titular del PRO local Marcelo Bermúdez; y hasta la titular del ARI neuquino Karina Montecinos. En el caso de Rio Negro, participaron los diputados nacionales Sergio Wisky y Lorena Matzen; el intendente de Viedma, José Luis Foulkes; el jefe comunal de Cipoletti, Anibal Tortoriello; el interventor del PRO, Enrique Braun; el presidente de la UCR, Darío Berardi; y el interventor del ARI, Facundo Del Gaiso.

 

Por Chubut se pudo ver al diputado nacional Gustavo Menna; el titular del PRO local, Daniel Laudonio; y el titular de la UCR chubutense, César Herrrera. Por Santa Cruz fueron los senadores nacionales Costa y Belén Tapia; y los diputados nacionales por esa provincia Roxana Reyes, Antonio Carambia y Nadia Ricci. Junto a ellos llegaron la senadora nacional por Tierra del Fuego Miriam Bodyadjian; y el diputado nacional fueguino Gastón Roma. La lista se completó con el secretario de Deportes, Javier MacAllister; los diputados nacionales pampeanos Martin Maquieyra, Francisco Torroba y Daniel Kroneberger; junto a los jefes provinciales del MID, Manuel Traba; del PRO, Martín Ardohain; y del Mofepa, José Vázquez.

 

milei respaldo a pettovello: le saco la careta al peronismo
Soplan Vientos Liberales es el nombre del último libro en el que Caíto Leconte defiende las ideas del liberalismo desde Corrientes. 

También te puede interesar