9 DE JULIO POLÍTICO

La Iglesia hizo del Tedeum en Tucumán una tribuna anti aborto

El arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, ofició la tradicional misa por el 9 de Julio. “No hay (vidas) sobrantes en la Argentina”, dijo. Michetti reemplazó a Macri.

Sin Mauricio Macri y con la vicepresidenta, Gabriela Michetti, como representante del Gobierno nacional, el arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, ofició este lunes el tradicional tedeum por el Día de la Independencia en la catedral provincial, que convirtió en un fuerte alegato contra la legalización del aborto.

 

"Respetemos este derecho fundamental que tiene todo ser humano, todo argentino. Vale toda vida, no hay sobrantes en la Argentina", sostuvo el arzobispo. "El aborto es la muerte de un inocente. No nos engañemos ni dejemos engañar”, indicó ante Michetti, el gobernador Juan Manzur y otras autoridades.

 

"Nadie tiene derecho a eliminar la vida de otro ser humano", indicó el religioso en otro tramo.

 

"Tenemos que seguir edificando la Nación de roca sólida. En la base de nuestra sociedad está el valor inalienable de la vida. Por lo tanto, respetemos este derecho de la vida que tiene todo ser humano, que tiene todo argentino", recalcó. Y pidió "oír la voz de los que no tienen voz, de los marginales de la patria, de los que están en el seno materno, y no de los que más gritan".

 

En su homilía del 25 de mayo, Sánchez ya había llamado a los diputados a oponerse al proyecto sobre el que debían votar.

 

La presencia este lunes de la vicepresidenta Michetti le ahorró a Macri el mal trago del mensaje. Si bien los dos miembros del Poder Ejecutivo se declaran contrarios a la legalización de las interrupciones de los embarazos, el Presidente habilitó el debate de la norma y se mantuvo al margen de lo ocurrido en Diputados, donde ya obtuvo sanción. Eso lo ha enfrentado con la Iglesia. En cambio, Michetti convirtió su rol como titular de la Cámara alta en una oportunidad para militar la oposición, intentando incluso demorar el tratamiento del texto a través del giro a varias comisiones, maniobra que finalmente no prosperó.

 

Sin embargo, el Presidente está en esa ciudad, donde tenía previsto encabezar el acto central por los 202 años de la independencia.

 

A pesar de que se trata de una celebración por el 9 de Julio, el discurso Sánchez renovó las críticas de la Iglesia católica a la legalización del aborto, que desde este martes se comenzará a discutir en el Senado.

 

Se espera ahora que ese cuerpo vote el proyecto el 8 de agosto próximo.

 

La Iglesia está ejerciendo fuertes presiones sobre los senadores. Esto, que se observó en el tedeum de este lunes en Tucumán, también se registró el domingo en Luján durante la multitudinaria misa que ofició el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea.

 

Según dijo Ojea en su homilía, la aprobación de la ley "legitimaría la eliminación de un ser humano por otro ser humano”.

 

El obispo se declaró, asimismo, "perplejo y dolorido ante la posibilidad de que se sancione la ley de despenalización del aborto".

 

Miles de personas se congregaron desde el sábado en Luján exhibiendo los ya habituales pañuelos celestes que llevan los detractores de la legalización del aborto. El lema del encuentro fue "Misa por la Vida".

 

el escandalo en el senado freno la suba de las dietas que se negociaba en diputados
Sergio Massa reúne al Frente Renovador. 

También te puede interesar