Lo que dejó el periplo oficial

Macri en el BRICS: pose de "líder regional" y ensayo para el G20

En Sudáfrica, el Presidente dijo que "el multilateralismo no es, ni debe ser, un ritual de fotos para la prensa". Y testeó el discurso pro ajuste que utilizará a fin de año en Buenos Aires.

Calzado en el traje de "lider regional", el presidente Mauricio Macri fue uno de los oradores de la cumbre del BRICS, el bloque integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, país que fue sede del evento, realizado hasta este viernes en Johannesburgo, su capital. El mandatario argentino habló como invitado en su calidad de presidente temporario de la cumbre del G20 y puso a prueba un discurso donde reinvidicó su intransigencia en la aplicación del ajuste e intentó mostrar un perfil realista sobre la capacidad del mutilateralismo para resolver los problemas globales. Fueron los dos ejes de su última escala pública en la visita oficial a Sudáfrica, antes de regresar al país. 

 

Ante las consultas de Letra P, fuentes de la Casa Rosada consideraron que "fue cumplido el objetivo de la visita: mostrar el rol argentino en el escenario global y en especial junto a Brasil en una cumbre donde ese país es uno de los miembros plenos", analizó un funcionario del Palacio San Martín sobre la minigira oficial. Uno de los puntos centrales de la visita era la participación de Macri en el plenario de esas naciones y en la foto de familia, como parte de la explotación de los dividendos públicos de la agenda internacional de la administración de Cambiemos, cuando faltan cuatro meses para la realización de la cumbre del G20 en Buenos Aires. En ese momento, cuando Macri juegue como anfitrión, utilizará un tono similar al que enunció en Johannesburgo este viernes.

 

 

“Hace unas semanas, la economía hizo frente a una tormenta debido a la volatilidad externa y a algunos factores domésticos”, pero “tenemos las herramientas para superarla y mantener el curso. Estamos convencidos de que estamos haciendo los esfuerzos correctos”, aseguró. Fue la única mención que hizo sobre la situación local, ante las incógnitas que despierta en el mundo el desarrollo de la crisis argentina y el futuro de Cambiemos. Tal como lo hizo la semana pasada durante la visita de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, para participar de la reunión de ministros de Finanzas del G20, Macri volvió a exhibir el apoyo externo ante la crisis. 

 

“Los argentinos decidimos avanzar en un nuevo camino, enfrentando los problemas y tratando de resolverlos en lugar de esconderlos“, dijo y apeló a la escena que encabezará en diciembre, cuando reciba en Buenos Aires a sus pares del G20. "La clave para avanzar en nuestra ambiciosa agenda ha sido y continuará siendo el consenso. Con este mismo espíritu estamos presidiendo el G20. Días atrás, en la reunión de ministros de Finanzas, respaldamos un amplio menú de políticas sobre el futuro del trabajo y renovamos nuestro compromiso de promover la infraestructura como una nueva clase de activo. Prevaleció el espíritu de consenso”, resaltó. 

 

 

 

Uno de los tramos más particulares de la alocución presidencial fue cuando intentó mostrar sus objetivos como anfitrión de la cumbre del organismo internacional, jaqueada por la guerra comercial de Estados Unidos con China. “La escalada de medidas unilaterales y de represalias tienen un potencial impacto sistémico en el crecimiento y ejercen presión sobre la eficacia del multilateralismo”, dijo y arengó a sus pares para que sean "capaces de construir consensos que acomoden las diferencias e impulsen los intereses comunes. Es momento de fortalecer la gobernanza global, con franqueza pero con respeto; con principios pero con soluciones prácticas. "El multilateralismo no es ni debe ser un ritual de fotos para la prensa” sino ”un seguro contra la discrecionalidad del poder y un compromiso con la coexistencia global a la que estamos destinados”, aseguró. 

 

 

 

La intervención de Macri fue uno de los puntos principales de su agenda en Johannesburgo, luego de mantener reuniones bilaterales con los presidentes de Rusia, Vladimir Putin; de China, Xi Jinping y de la India, Narendra Modi. Macri no fue el único invitado de la cumbre. Compartió la escena con los demás "presidentes integrantes del Africa Outreach Group, como Angola, Burundi, Etiopía, Gabón, Namibia, Rwanda, Senegal, Togo y Uganda. 

 

En la última jornada de su estadía en la capital sudafricana, Macri se reunió con su par brasileño Michel Temer y monitoreó la firma de un acuerdo entre la empresa estatal FAdeA (Fábrica Argentina de Aviones) y la empresa Paramount Group de Sudáfrica para "crear una base de cooperación mutua en el desarrollo de la industria aeroespacial y en Defensa".
 

 

¿un nuevo cientificidio?
Javier Milei, junto a Mauricio Macri y Patricia Bullrich.

También te puede interesar