X
Radiografía de una dura puja por acceder a uno de los espacios de control y designación de magistrados. Un bonaerense pica en punta en un año electoral intenso dentro de la abogacía y la judicatura.
Redacción 11/07/2018 14:46

La ley impulsada por Cristina Fernández de Kirchner, que ha superado las pruebas  judiciales y sigue vigente, le impide la reelección al actual presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación (CMN), Miguel Piedecasas.

Así, con fecha de vencimiento, este abogado de extracción radical busca, para antes del 21 de agosto próximo, mantener la alianza que lo llevó al CMN hace cuatro años, en representación de los abogados del interior.

 

 

Aquel acuerdo, anudado entre la lista clásica de la UCR (que consagró en 2006 a Pablo Mosca y en 2010 al mendocino Daniel Ostropolsky) y las universidades de Mar del Plata y de Lomas de Zamora con el nuevo Consejero Académico (2018-2022) Diego Molea y el ex diputado provincial del PJ, Litman Carlos Malis, logró vencer al kirchnerismo, aunque no sin sostener una fuerte puja.

Los sectores K, por entonces gobierno, presentaron como candidato al hombre de Rosario, Santa Fé, César Grau, e hicieron transpirar la camiseta al acuerdo radical-massista-PJ clásico, que se impuso finalmente por unos 1000 votos entre más de 20000 votantes .

Ahora Piedecasas, consagrado en su momento por la Universidad Nacional del Litoral, Ernesto Sanz y todo el espectro radical santafecino, muestra un armado superador al que ha incluido fuerte presencia en el NOA y en el NEA , y cuenta con la simpatía del PRO que no repetiría una lista propia como la que sostuvo Daniel Angelici en 2014 con el armado de sus ex lugartenientes Daniel Lipovetzky y Juan De Stefano, que llevaron a Alvarado Velloso a sumar unos 3000 votos que hicieron temblar la alianza de Piedecasas.

 

 

Mientras la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA) no decide su candidato ( para esa institución rige la “ Ley del ex”, e impulsarían a su último presidente, en este caso el hombre de San Nicolás, Ricardo De Felipe), el que talla fuerte es el presidente quilmeño, Bienvenido Rodríguez Basalo.

El presidente del Colegio de Abogados de Quilmes, viene de asegurar su elección 2020 en el Colegio Provincial, imponer sus condiciones en la mesa y en los Consejeros de las Magistratura provinciales y fortalecer la Presidencia de la Caja para Daniel Burke, limpiándole el camino para su próximo mandato sin alternativa a la vista.

Este  combo fue logrado gracias a los horrores de los alfiles de Molea en el nuevo Departamento Judicial de Avellaneda-Lanús, que sufrieron una derrota inapelable luego de una fallida intervención judicial, que derivó en múltiples denuncias y juicios políticos impulsados por el histórico presidente de San Isidro, Guillermo Sagues y el actual jefe del Colegio Provincial, Mateo Laborde.

La candidatura frustrada de Gabriel De Pascale, ex vicepresidente del Colegio de Abogados de Lomas, en el nuevo departamento que vuelve a conducir Adriana Coliqueo, se llevó puesto al ahora ex vicepresidente de la Caja, Ignacio Biglieri, que aspiraba a suceder a Burke más temprano que tarde. De ese grupo, por poquito salvó la ropa la titular del Colegio de Abogados de Lomas de Zamora, Victoria Lorences, gracias a que había jurado en el Consejo de la Magistratura bonaerense hasta 2020.

 

 

Así es que ahora aparece como candidato de la colegiación bonaerense unificada, Rodríguez Basalo, que promete sumar a todo el arco peronista nacional y erigirse en “el hombre que hace falta para recuperar” el Consejo de la Magistratura federal.

Falta mucho por decir, y un mes después de la feria todo puede cambiar, pero por ahora Basalo pica en punta y suma acuerdos fuertes con el oficialista Fernando Levene, de La Plata, y  Marcos Vilaplana de San Martín, que sumados a Coliqueo, y los debutantes presidentes de Morón y San Isidro (Jorge Frega y Santiago Quarneti) le aseguran una holgada diferencia en el conurbano para aguantar la falta de presencia propia en el interior. Y por ahora nadie se atreve a contradecir su pronóstico.

 

Consejo de la Magistratura: la batalla secreta por el cargo de Miguel Piedecasas

Radiografía de una dura puja por acceder a uno de los espacios de control y designación de magistrados. Un bonaerense pica en punta en un año electoral intenso dentro de la abogacía y la judicatura.

La ley impulsada por Cristina Fernández de Kirchner, que ha superado las pruebas  judiciales y sigue vigente, le impide la reelección al actual presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación (CMN), Miguel Piedecasas.

Así, con fecha de vencimiento, este abogado de extracción radical busca, para antes del 21 de agosto próximo, mantener la alianza que lo llevó al CMN hace cuatro años, en representación de los abogados del interior.

 

 

Aquel acuerdo, anudado entre la lista clásica de la UCR (que consagró en 2006 a Pablo Mosca y en 2010 al mendocino Daniel Ostropolsky) y las universidades de Mar del Plata y de Lomas de Zamora con el nuevo Consejero Académico (2018-2022) Diego Molea y el ex diputado provincial del PJ, Litman Carlos Malis, logró vencer al kirchnerismo, aunque no sin sostener una fuerte puja.

Los sectores K, por entonces gobierno, presentaron como candidato al hombre de Rosario, Santa Fé, César Grau, e hicieron transpirar la camiseta al acuerdo radical-massista-PJ clásico, que se impuso finalmente por unos 1000 votos entre más de 20000 votantes .

Ahora Piedecasas, consagrado en su momento por la Universidad Nacional del Litoral, Ernesto Sanz y todo el espectro radical santafecino, muestra un armado superador al que ha incluido fuerte presencia en el NOA y en el NEA , y cuenta con la simpatía del PRO que no repetiría una lista propia como la que sostuvo Daniel Angelici en 2014 con el armado de sus ex lugartenientes Daniel Lipovetzky y Juan De Stefano, que llevaron a Alvarado Velloso a sumar unos 3000 votos que hicieron temblar la alianza de Piedecasas.

 

 

Mientras la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA) no decide su candidato ( para esa institución rige la “ Ley del ex”, e impulsarían a su último presidente, en este caso el hombre de San Nicolás, Ricardo De Felipe), el que talla fuerte es el presidente quilmeño, Bienvenido Rodríguez Basalo.

El presidente del Colegio de Abogados de Quilmes, viene de asegurar su elección 2020 en el Colegio Provincial, imponer sus condiciones en la mesa y en los Consejeros de las Magistratura provinciales y fortalecer la Presidencia de la Caja para Daniel Burke, limpiándole el camino para su próximo mandato sin alternativa a la vista.

Este  combo fue logrado gracias a los horrores de los alfiles de Molea en el nuevo Departamento Judicial de Avellaneda-Lanús, que sufrieron una derrota inapelable luego de una fallida intervención judicial, que derivó en múltiples denuncias y juicios políticos impulsados por el histórico presidente de San Isidro, Guillermo Sagues y el actual jefe del Colegio Provincial, Mateo Laborde.

La candidatura frustrada de Gabriel De Pascale, ex vicepresidente del Colegio de Abogados de Lomas, en el nuevo departamento que vuelve a conducir Adriana Coliqueo, se llevó puesto al ahora ex vicepresidente de la Caja, Ignacio Biglieri, que aspiraba a suceder a Burke más temprano que tarde. De ese grupo, por poquito salvó la ropa la titular del Colegio de Abogados de Lomas de Zamora, Victoria Lorences, gracias a que había jurado en el Consejo de la Magistratura bonaerense hasta 2020.

 

 

Así es que ahora aparece como candidato de la colegiación bonaerense unificada, Rodríguez Basalo, que promete sumar a todo el arco peronista nacional y erigirse en “el hombre que hace falta para recuperar” el Consejo de la Magistratura federal.

Falta mucho por decir, y un mes después de la feria todo puede cambiar, pero por ahora Basalo pica en punta y suma acuerdos fuertes con el oficialista Fernando Levene, de La Plata, y  Marcos Vilaplana de San Martín, que sumados a Coliqueo, y los debutantes presidentes de Morón y San Isidro (Jorge Frega y Santiago Quarneti) le aseguran una holgada diferencia en el conurbano para aguantar la falta de presencia propia en el interior. Y por ahora nadie se atreve a contradecir su pronóstico.