X

"Si cambia las retenciones, Macri va a defraudar al campo"

El empresario agrario quiere desbancar al ala tradicional que lidera Etchevehere y ser el nuevo presidente de la Sociedad Rural. Denuncia "lobbys" para no exportar con valor agregado.
GABINO REBAGLIATI 10/07/2018 18:09

En septiembre, y después de 28 años, volverá a haber elecciones sin lista de consenso en la Sociedad Rural Argentina (SRA). Alberto Ruete Güemes, acompañado por un grupo de grandes empresarios de la entidad, busca desbancar a los sectores más tradicionales, ligados al actual ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, y al actual presidente, Daniel Pelegrina.

En una charla con Letra P en el predio de la SRA de Palermo, Ruete Güemes dijo que “la gestión de Etchevehere le dio un sesgo político a la entidad” y propone “profesionalizar” y “federalizar” la SRA. Además, definió la situación social del país como “durísima”, pero insistió en que “no hay ningún margen para tocar las retenciones”. Además, destacó que “sólo con los dólares del campo a la Argentina no le alcanza” y que “hay lobbys muy fuertes que trabajan para que el país no exporte con valor agregado”.

 

BIO. Tiene 60 años y es productor agropecuario en Cañuelas. Desde los 18 años maneja campos, fue presidente de ACREA entre 1991 y 1993 y fue director de la Sociedad Rural hasta que renunció por diferencias con el actual ministro de Agroindustria. Es padre de Rodrigo Ruete, que fue el segundo de Diego Bossio en la ANSES y actual concejal en Cañuelas por Unidad Ciudadana, al tiempo que otro de sus hijos es funcionario de Horacio Rodríguez Larreta. El año pasado, luego del episodio del bono de 500 mil pesos que recibió Etchevehere, un grupo destacado de socios lo fue a buscar para impulsar una renovación de la entidad. Entre esos pesos pesados está Martín Goldstein, Ignacio Lartirigoyen, Marcos Pereda Born y David Lacroze, entre otros. En septiembre enfrentará a Daniel Pelegrina por la conducción de la Rural, que cuenta con el apoyo de los ex presidentes y los sectores más tradicionales.

 

 

-¿Cómo le está yendo al campo?

-Es un año raro. El productor había hecho una gran apuesta a la producción y al aumento de rendimientos, con mucha fertilización, pero la sequía nos pateó la cabeza. Nos descolocó, al Gobierno y a nosotros.

-¿Y cómo manejan la posibilidad de frenar la baja de retenciones a la soja y de volver a gravar al trigo y al maíz? Es algo que evalúa el Ejecutivo.

-Muy mal. En este escenario va a hacer bajar las expectativas, la confianza, todo el esfuerzo que viene haciendo el campo. Yo espero que el Gobierno sea sensato, porque si cambian las retenciones (el Presidente, Mauricio) Macri va a haber defraudado al campo. Sería perder confianza, con precios internacionales de la soja en el mínimo en 9 años, con aumento de costos alto por la suba del dólar, no hay escenario donde me parece que hacer cambios en retenciones no sea una locura.

-¿Cómo ve la situación social?

-Es durísima. No podemos vivir con un 30 por ciento de pobreza, no hay forma. La Rural tiene que comprometerse en eso, aportar ideas para generar trabajo y producción. Tenemos que recuperar a la gente que se fue a las ciudades, generar trabajo en el campo. La sojización fue muy mala para la distribución demográfica y eso llevó todavía más pobreza a los centros urbanos.

"Para llegar a producir y desarrollar acá hay que enfrentar a los lobbys que están hace años, muy cómodos con vender con el menor valor agregado posible."

-¿Al Gobierno le falta sensibilidad social como muchas veces se dice?

-Es difícil. Me cuesta pensar que alguien no tenga sensibilidad social. Yo creo que todos tenemos una, pero también es cierto que plantear una reestructuración económica como intenta el Gobierno tiene una consecuencia. Pero quiero pensar que no, que todos tienen una sensibilidad social.

-Y en esa situación social que describe, ¿no es posible pensar que el campo haga un aporte como fue en el gobierno de Eduardo Duhalde, cuando volvieron las retenciones?

-Primero, hay que destacar que no es el mismo contexto que en 2002. Ahí la devaluación fue de 1 a 4, con trueque, cuasimonedas, corralito. Hoy gracias a Dios no estamos en esa situación ni por asomo. El Gobierno tiene que tener visión a largo plazo y apostar a la producción con valor agregado y eso tiene como condición principal que se cumplan las reglas del juego.

-Por primera vez en varias décadas hay un ministro de Agroindustria, Etchevehere, que viene de La Rural. ¿Que evaluación hace de él y su gestión?

-Siempre es positivo que el ministro sea del sector, tenía un conocimiento muy importante. Creo que el tema de todos los problemas que tuvo al principio de su gestión en la Rural, su performance, lo están haciendo trabajar muy profundamente en muchos temas que estaban demorados. Ahora, si la pregunta es si fue bueno para la Rural, yo creo que Etchevehere le dio un perfil muy alto a la entidad y muy político, y en eso quedamos muy pegados al Gobierno. Se cometió un gran error, que fue darle un perfil político a una entidad gremial y eso termino afectándonos. Nosotros queremos una entidad que esté cerca de los productores, no del Gobierno, aunque podamos tener acuerdos y diferencias.

 

 

-¿Fue muy duro el efecto del bono?

-No fue bueno para nadie, fue un apresuramiento que terminó mal. Yo no estuve en la comisión directiva, pero puedo decir que dejó muy dañados al ministro y al actual presidente de la Rural. Pienso que muchos quisieron acompañarlo y se equivocaron. Faltó diálogo, sin apuro y sin urgencias.

-Con perspectiva, ¿el salto de Etchevehere al ministerio fue positivo o negativo?

-Es difícil. Por un lado tener a alguien de la entidad y del sector en el Ministerio es importante. Pero creo que al haberse sesgado tanto su actuación en la Rural, queda sesgada la Rural con él como ministro. Fue una gestión que sesgó a la Rural. Si me toca ser presidente voy a buscar algo totalmente distinto, federalizando la entidad y profesionalizándola. Volviendo a la pregunta, creo que el balance es positivo, pero muy, muy finito.

-Hace menos de un año el Gobierno apostaba al atraso cambiario y tuvo que dar un giro de 180 grados. ¿Cómo le pega al sector la devaluación?

-Al campo lo agarra en un momento muy complicado, no hay ninguna provincia que se salve por un cultivo. Yo creo que la devaluación benefició a algunos pero a otros los mata con los insumos para la nueva cosecha, que es algo a lo que apuesta el Gobierno. Si producís para el mercado interno, estás sonado por la suba de costos y la gran mayoría está en ese lugar. Por eso es que yo quiero recuperar la agenda del interior para la Rural.

 

 

-¿A qué agenda se refiere?

-La lechería, por ejemplo, que está muy castigada. O las economías regionales. Hoy esto no está en la agenda de la Rural y mucho menos en la de Etchevehere, que parece más preocupado por las semillas que por este tema.

-Por un lado, la industria se queja de la suba de las importaciones y, por el otro, la apuesta de Macri por el supermercado del mundo no está funcionando. ¿Cómo ve esta situación?

-Está claro que los dólares del campo, que son muchos, al país no le alcanzan. Para llegar a producir y desarrollar acá hay que enfrentar a los lobbys que están hace años, muy cómodos con vender con el menor valor agregado posible. Trabajan para impedir que produzcamos con valor agregado. El obstáculo es mas interno que externo. Tenemos que construir un camino donde podamos generar oportunidades de empleo y arraigo en el interior, y para eso es fundamental agregar valor en nuestro país.

"Si cambia las retenciones, Macri va a defraudar al campo"

El empresario agrario quiere desbancar al ala tradicional que lidera Etchevehere y ser el nuevo presidente de la Sociedad Rural. Denuncia "lobbys" para no exportar con valor agregado.

En septiembre, y después de 28 años, volverá a haber elecciones sin lista de consenso en la Sociedad Rural Argentina (SRA). Alberto Ruete Güemes, acompañado por un grupo de grandes empresarios de la entidad, busca desbancar a los sectores más tradicionales, ligados al actual ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, y al actual presidente, Daniel Pelegrina.

En una charla con Letra P en el predio de la SRA de Palermo, Ruete Güemes dijo que “la gestión de Etchevehere le dio un sesgo político a la entidad” y propone “profesionalizar” y “federalizar” la SRA. Además, definió la situación social del país como “durísima”, pero insistió en que “no hay ningún margen para tocar las retenciones”. Además, destacó que “sólo con los dólares del campo a la Argentina no le alcanza” y que “hay lobbys muy fuertes que trabajan para que el país no exporte con valor agregado”.

 

BIO. Tiene 60 años y es productor agropecuario en Cañuelas. Desde los 18 años maneja campos, fue presidente de ACREA entre 1991 y 1993 y fue director de la Sociedad Rural hasta que renunció por diferencias con el actual ministro de Agroindustria. Es padre de Rodrigo Ruete, que fue el segundo de Diego Bossio en la ANSES y actual concejal en Cañuelas por Unidad Ciudadana, al tiempo que otro de sus hijos es funcionario de Horacio Rodríguez Larreta. El año pasado, luego del episodio del bono de 500 mil pesos que recibió Etchevehere, un grupo destacado de socios lo fue a buscar para impulsar una renovación de la entidad. Entre esos pesos pesados está Martín Goldstein, Ignacio Lartirigoyen, Marcos Pereda Born y David Lacroze, entre otros. En septiembre enfrentará a Daniel Pelegrina por la conducción de la Rural, que cuenta con el apoyo de los ex presidentes y los sectores más tradicionales.

 

 

-¿Cómo le está yendo al campo?

-Es un año raro. El productor había hecho una gran apuesta a la producción y al aumento de rendimientos, con mucha fertilización, pero la sequía nos pateó la cabeza. Nos descolocó, al Gobierno y a nosotros.

-¿Y cómo manejan la posibilidad de frenar la baja de retenciones a la soja y de volver a gravar al trigo y al maíz? Es algo que evalúa el Ejecutivo.

-Muy mal. En este escenario va a hacer bajar las expectativas, la confianza, todo el esfuerzo que viene haciendo el campo. Yo espero que el Gobierno sea sensato, porque si cambian las retenciones (el Presidente, Mauricio) Macri va a haber defraudado al campo. Sería perder confianza, con precios internacionales de la soja en el mínimo en 9 años, con aumento de costos alto por la suba del dólar, no hay escenario donde me parece que hacer cambios en retenciones no sea una locura.

-¿Cómo ve la situación social?

-Es durísima. No podemos vivir con un 30 por ciento de pobreza, no hay forma. La Rural tiene que comprometerse en eso, aportar ideas para generar trabajo y producción. Tenemos que recuperar a la gente que se fue a las ciudades, generar trabajo en el campo. La sojización fue muy mala para la distribución demográfica y eso llevó todavía más pobreza a los centros urbanos.

"Para llegar a producir y desarrollar acá hay que enfrentar a los lobbys que están hace años, muy cómodos con vender con el menor valor agregado posible."

-¿Al Gobierno le falta sensibilidad social como muchas veces se dice?

-Es difícil. Me cuesta pensar que alguien no tenga sensibilidad social. Yo creo que todos tenemos una, pero también es cierto que plantear una reestructuración económica como intenta el Gobierno tiene una consecuencia. Pero quiero pensar que no, que todos tienen una sensibilidad social.

-Y en esa situación social que describe, ¿no es posible pensar que el campo haga un aporte como fue en el gobierno de Eduardo Duhalde, cuando volvieron las retenciones?

-Primero, hay que destacar que no es el mismo contexto que en 2002. Ahí la devaluación fue de 1 a 4, con trueque, cuasimonedas, corralito. Hoy gracias a Dios no estamos en esa situación ni por asomo. El Gobierno tiene que tener visión a largo plazo y apostar a la producción con valor agregado y eso tiene como condición principal que se cumplan las reglas del juego.

-Por primera vez en varias décadas hay un ministro de Agroindustria, Etchevehere, que viene de La Rural. ¿Que evaluación hace de él y su gestión?

-Siempre es positivo que el ministro sea del sector, tenía un conocimiento muy importante. Creo que el tema de todos los problemas que tuvo al principio de su gestión en la Rural, su performance, lo están haciendo trabajar muy profundamente en muchos temas que estaban demorados. Ahora, si la pregunta es si fue bueno para la Rural, yo creo que Etchevehere le dio un perfil muy alto a la entidad y muy político, y en eso quedamos muy pegados al Gobierno. Se cometió un gran error, que fue darle un perfil político a una entidad gremial y eso termino afectándonos. Nosotros queremos una entidad que esté cerca de los productores, no del Gobierno, aunque podamos tener acuerdos y diferencias.

 

 

-¿Fue muy duro el efecto del bono?

-No fue bueno para nadie, fue un apresuramiento que terminó mal. Yo no estuve en la comisión directiva, pero puedo decir que dejó muy dañados al ministro y al actual presidente de la Rural. Pienso que muchos quisieron acompañarlo y se equivocaron. Faltó diálogo, sin apuro y sin urgencias.

-Con perspectiva, ¿el salto de Etchevehere al ministerio fue positivo o negativo?

-Es difícil. Por un lado tener a alguien de la entidad y del sector en el Ministerio es importante. Pero creo que al haberse sesgado tanto su actuación en la Rural, queda sesgada la Rural con él como ministro. Fue una gestión que sesgó a la Rural. Si me toca ser presidente voy a buscar algo totalmente distinto, federalizando la entidad y profesionalizándola. Volviendo a la pregunta, creo que el balance es positivo, pero muy, muy finito.

-Hace menos de un año el Gobierno apostaba al atraso cambiario y tuvo que dar un giro de 180 grados. ¿Cómo le pega al sector la devaluación?

-Al campo lo agarra en un momento muy complicado, no hay ninguna provincia que se salve por un cultivo. Yo creo que la devaluación benefició a algunos pero a otros los mata con los insumos para la nueva cosecha, que es algo a lo que apuesta el Gobierno. Si producís para el mercado interno, estás sonado por la suba de costos y la gran mayoría está en ese lugar. Por eso es que yo quiero recuperar la agenda del interior para la Rural.

 

 

-¿A qué agenda se refiere?

-La lechería, por ejemplo, que está muy castigada. O las economías regionales. Hoy esto no está en la agenda de la Rural y mucho menos en la de Etchevehere, que parece más preocupado por las semillas que por este tema.

-Por un lado, la industria se queja de la suba de las importaciones y, por el otro, la apuesta de Macri por el supermercado del mundo no está funcionando. ¿Cómo ve esta situación?

-Está claro que los dólares del campo, que son muchos, al país no le alcanzan. Para llegar a producir y desarrollar acá hay que enfrentar a los lobbys que están hace años, muy cómodos con vender con el menor valor agregado posible. Trabajan para impedir que produzcamos con valor agregado. El obstáculo es mas interno que externo. Tenemos que construir un camino donde podamos generar oportunidades de empleo y arraigo en el interior, y para eso es fundamental agregar valor en nuestro país.