28|7|2022

El dúo “Los Panchos” y un mar de rumores en Producción

22 de junio de 2018

22 de junio de 2018

El corrimiento de Cabrera preservó un esquema resistido que tiene eje en dos de sus hombres: el jefe de Gabinete, Ignacio Pérez Riba, y un subalterno que maneja el registro de importaciones.

La decisión de Mauricio Macri de comunicar el despido del ministro de la Producción, Francisco Cabrera, un sábado a la noche graficó un desorden casi tan grande como el que quedó en la cartera industrial tras la salida de uno de los amigos más queridos por el Presidente. La noticia de la llegada a ese puesto del ex consultor y asesor Dante Sica representa un paso adelante para un Círculo Rojo que discutía como un matrimonio desgastado con Cabrera. Pero en la cartera quedó un esquema que fue el corazón de la gestión saliente, un eje que genera rechazo en sectores empresarios y en algunos altos mandos del propio Ejecutivo. Esa política, que fue la que terminó eyectando al ahora jefe del BICE, subsiste en algunos cuadros estratégicos.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Pérez Riba, en el centro, un alfil político que dejó Cabrera tras su salida. 

 

 

En medio de la razzia que ordenó Macri en Industria, en la Casa Rosada se preguntaban algunos cómo habían dimitido Cabrera y el secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro, entre otros, sin mover a las cabezas políticas de la cartera. La referencia es, sobre todo, para el jefe de Gabinete de Producción, Ignacio Pérez Riba. Hijo del ex presidente de la Cámara de Importadores Darío Pérez Santisteban, “Nacho” Pérez Riba es un histórico militante del PRO que fue miembro de la Fundación Pensar. En el correr de la gestión Cambiemos, actuó como una especie de comisario político de Cabrera, con gestiones directas en el Círculo Rojo, pedidos, "sugerencias" y recomendaciones varias. El garante, por caso, de la rúbrica de los últimos acuerdos voluntarios con empresarios. 

 

Pérez Riba, admiten en su entorno, tiene buena relación, buen diálogo con Sica. Pero los que charlan con él seguido no se explican cómo no dio un paso al costado con el resto de los funcionarios salientes de Producción, algo que ocurre en la generalidad de los casos. Suele suceder que los que llegan entran con gabinete propio, más aún en el caso de un hombre muy vinculado al sector, como el ex titular de la consultora Abeceb. Pero Riba aún mantiene apoyos internos que lo sostienen en el cargo, pese a las turbulencias. “Piensa todo el tiempo en irse con Pancho al BICE, pero quieren que se quede”, adujo una alta fuente de la cartera a Letra P.

 

 

Sica, el nuevo ministro, ya conocía a Cabrera. Algunos le piden que desembarque con Gabinete propio.

 

 

Este heredero de Cabrera tiene bajo su tutela a un hombre con una relación particular con empresarios, sobre todo con los industriales. La referencia es para Pablo Lavigne, otro PRO puro, que actúa como director nacional de Facilitación del Comercio Exterior del Ministerio de Producción. “Es el embudo de la importación, el filtro”, contó un jefe de una entidad comercial. Tutela uno de los problemas más serios de las fábricas, y sobre todo de la Unión Industrial Argentina (UIA): la habilitación al ingreso de productos importados. Los empresarios están de punta con el tema, dado que entienden que el gobierno nacional demora la entrega de las cifras reales de importados. El problema es tan serio que hasta puso los pelos de punta en el sector alimentos, que había sido uno de los que históricamente pedía apertura de mercados. “Pero hoy ya hay una inundación de productos que es un inconveniente”, contaron fuentes a Letra P.

 

 

 

La semana previa al juramento de Sica en Industria, casi todos los nombres estaban en ronda de observaciones. A priori, los cargos que permanecerán son los de los dos ex UIA Martín Etchegoyen y Fernando Grasso en la Secretaría de Industria y Mesas sectoriales; y el de Miguel Braun en la Secretaría de Comercio. En duda aparece la figura del secretario PYME, Mariano Mayer.

 

En este escenario, en el entorno de Sica afirman que la idea es “relanzar” la relación con los sectores productivos para encontrar salidas a los temas que llevaron al desplazamiento de Cabrera.